fbnoscript
25 de febrero de 2019

El gobierno sigue sin pagar 300.000 juicios de los jubilados con sentencias firmes

Anses abona 30.000 por año e ingresan otros tantos nuevos reclamos.

Pese a que el reciente fallo de la Corte Suprema sobre el tema del índice a aplicar en los juicios por actualización de haberes liquidó el último argumento del Anses para postergar el pago a los más de 300.000 jubilados que tienen sentencia favorable en primera y segunda instancia, el organismo oficial sigue sin cumplir con las decisiones judiciales y se limita a abonar los que alcancen con la partida arbitrariamente establecida en el Presupuesto de cada año.

Así, en todo el 2018, pagó un total de 30.737 juicios, es decir el 10% del total adeudado (Clarín, 25/2). De mantenerse ese ritmo, los jubilados que ya debieran cobrar el aumento que les corresponde y el retroactivo por el tiempo transcurrido desde que iniciaran su demanda, deberían esperar otros 10 años para recibir los beneficios que le corresponden.

Pero, además, de manera permanente se suman nuevos juicios de recientes beneficiarios a los que el Anses sigue calculándole a la baja su jubilación y que se ven obligados a iniciar un interminable reclamo judicial para que se le actualicen sus haberes. En el 2018, el total de nuevos juicios fue casi similar a los que pagó el Anses: 30.535, lo cual hace mantener sin variantes la cantidad total de sentencias impagas.

A su vez, muchas de las sentencias finalmente abonadas por el Anses, son por montos menores al establecido en el fallo, lo que obliga a un nuevo reclamo que posterga aún más el cumplimiento.

Este cuadro muestra, lateralmente, el fracaso de la estafa oficial de la “Reparación Histórica” que pretendió liquidar la masa de los juicios ofreciendo una cantidad mínima – no más del 10 al 15 por ciento – de lo que le corresponde legalmente al jubilado. Esta espera de años para lograr la actualización de los haberes es, justamente, lo que el gobierno utiliza para que los jubilados – en especial los de mayor edad o con problemas de salud o económicos – se vean presionados para aceptar el “acuerdo” de la “Reparación”.

La excusa del gobierno para postergar los pagos de los juicios –al igual que para mantener en la miseria a los haberes jubilatorios de la inmensa mayoría de los beneficiarios – es que “el sistema está quebrado”. Pero, al mismo tiempo, sostiene una política de desfinanciamiento de las cajas de jubilaciones, porque mantiene –al igual que el kirchnerismo durante doce años– la rebaja de los aportes patronales decidida por Domingo Cavallo cuando era ministro, y avanza con una baja progresiva o la eliminación definitiva de esos aportes.

Además, ha ido esquilmando y desfinanciado al el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses, que es dinero de los jubilados, para utilizarlo en otros gastos del Estado.

Está planteado el reclamo de un inmediato pago de la totalidad de las sentencias. Basta de estafas a los jubilados. Por el 82% móvil. Por una jubilación mínima equivalente a la canasta del jubilado.

En esta nota:

Compartir

Comentarios