fbnoscript
26 de febrero de 2019

Nuevamente, crisis de inundaciones en La Plata

De Scioli-Bruera a Vidal-Garro, son todos responsables.

El fuerte temporal que azotó a La Plata, Berisso y Ensenada el pasado 22 de febrero puso al desnudo la perfidia de los mentirosos spots televisivos de campaña electoral de la gobernadora Vidal y el intendente Julio Garro, anunciando la “finalización de obras hídricas estructurales” para que la región “no vuelva a inundarse”. Los pomposos anuncios del gobierno provincial y municipal fueron desmentidos rápidamente por la cruda realidad cuando, en tan sólo 20 minutos, barrios enteros quedaron bajo el agua. Las fuertes ráfagas de viento dejaron como saldo la caída de cientos de árboles, voladuras de techos y destrozos en los hogares. Durante varios días, miles de vecinos estuvieron con el servicio de luz cortado y varias de las instalaciones del hospital Rossi de La Plata cedieron por la caída de agua.

Esta situación se repite, con un grado de mayor o menor de gravedad, cada vez que llueve.

Esta situación es una confesión del fracaso del mandato del macrista Julio Garro, que desembarcó en la Municipalidad de La Plata en 2015 tras el rechazo que cosechó el gobierno del kirchnerista Pablo Bruera por la devastadora inundación del 2 de abril de 2013, que dejó alrededor de un centenar de muertes.

Lejos de resolverse, la crisis de las inundaciones se ha agravado. Básicamente, se debe a una continuación de la política del ex intendente Bruera.

En los últimos meses el gobierno municipal platense ha habilitado la puesta en marcha de megaemprendimientos inmobiliarios, como el proyecto de construcción de un shoping y un complejo hotelero por parte de la empresa IRSA S.A., que ocupará 78.000 metros cuadrados pertenecientes a una cantera, que funcionaba como reservorio de agua para mitigar el impacto de las inundaciones, ubicada en la localidad de Gonnet a metros del Arroyo del Gato.

Apoyándose en el artículo 267º del COUT (Código de Ordenamiento Urbano y Territorial), que le da el poder al ejecutivo municipal de rezonificar por decreto tierras que eran consideradas zonas de reserva urbana, Garro ha dado vía libre a la construcción de barrios residenciales sin tener en cuenta el impacto ambiental que esto genera. Uno de ellos, a la vera del Arroyo Carnaval ya venía siendo impulsado por Bruera, vía decreto, en el 2014. Esta rezonificación de tierras, no pretende dar respuesta a los graves problemas de vivienda que colocan a la región encabezando el ranking de municipios con mayor déficit habitacional y acceso a la tierra. Los proyectos impulsados, antes por Bruera y ahora por Garro, son emprendimientos inmobiliarios millonarios que nada tienen que ver con las necesidades populares, encarecen el valor de la tierra, que se vuelve inaccesible para las familias trabajadoras, y las expulsa hacia la periferia. Esto ha provocado en el último tiempo un crecimiento exponencial de asentamientos y barrios con viviendas precarias que no cuentan con los servicios básicos de luz, gas y agua potable.

La precariedad del desarrollo urbano lleva también a la interrupción sistemática de servicios básicos como el agua o la electricidad. Ello, en un cuadro de tarifazos confiscatorios, motivó piquetes vecinales en numerosos puntos de la región, que llegaron incluso a enfrentarse con la policía.

La inundación del pasado 22 de febrero volvió a poner de manifiesto el cheque en blanco para los inundadores que significó el mega endeudamiento de 3.158 millones, votado en la Legislatura bonaenerse por todos los bloques políticos con la única excepción del diputado Guillermo Kane del Frente de Izquierda. También, el presupuesto de ajuste 2019, que reduce las partidas para obra pública, salud, vivienda y educación, que contó para su aprobación con los votos del peronismo y que será un nuevo masazo para las mayorías trabajadoras de la provincia.

A pocos días de comenzar el juicio por el crimen social del 2 y 3 de abril de 2013, la justicia y el gobierno macrista han montado un nuevo operativo de impunidad para rescatar a los responsables políticos de esta tragedia. Como ya se ha adelantado en Prensa Obrera y como lo vienen denunciando las asambleas de inundados, este juicio deslinda de toda responsabilidad a la ex presidenta Cristina Kirchner, al ex gobernador Scioli, al ex intendente Pablo Bruera, para juzgar únicamente a un funcionario municipal de tercera línea y que puede esquivarlo con​ una multa irrisoria. Este encubrimiento pretende desligar no solo al gobierno anterior por el crímen social del pasado, sino sobre todo sentar un precedente para absolver al gobierno de Garro, Vidal y Macri por los futuros desastres a que están condenando a la región.

Desde el Partido Obrero impulsamos la lucha por la derogación del COUT hecho a la medida de la especulación inmobiliaria, y por la reorganización integral del territorio en función de las necesidades de las grandes mayorías trabajadoras de la región; por la implementación urgente de un plan de construcción de viviendas populares, bajo control de vecinos y trabajadores; resarcimiento económico para todas las familias afectadas y un verdadero plan de contingencia; abajo la impunidad para los inundadores, juicio y castigo a los responsables políticos del crimen social del 2 y 3 de abril de 2013.

Con este programa impulsamos la solidaridad y la organización en cada barrio.

Compartir

Comentarios