fbnoscript
28 de marzo de 2019 | #1542

Chubut: La campaña electoral y los planteos del FIT

Por Gloria Sáez candidata a gobernadora

La campaña electoral en Chubut se desarrolla en un fuerte cuadro de disgregación política y crisis económica. La única encuesta publicada arroja un 30% de indecisos en las ciudades más importantes, Trelew, Rawson, Puerto Madryn, Esquel y Comodoro Rivadavia.

El candidato de Cambiemos, Gustavo Menna, se ha despegado de Macri tras las caídas en La Pampa, Neuquén y la crisis en Córdoba, y la va de “radical crítico”; el PJ-kirchnerismo enfrenta unas Paso entre tres candidatos que no levantan cabeza, y el oficialismo del partido dasnevista Chubut Somos Todos, representado por el actual gobernador Mariano Arcioni, enfrenta fuego amigo por parte de diputados de su propio bloque, como Alejandro Albaini. Tras no ser incluidos en las listas electorales, salen a denunciar públicamente que Arcioni ya está negociando la llegada de la megaminería contaminante a la provincia, prohibida por la Ley 5.001, sancionada en 2003, tras la lucha de Esquel y los pueblos de la Cordillera; según estas denuncias, Puerto Madryn sería la boca de entrada del cianuro requerido para este tipo de explotación y la salida de los minerales para exportación.

Por debajo, la economía es una bomba de tiempo: para pagar los sueldos de marzo, Arcioni ha tenido que pedir por adelantado al gobierno los fondos de coparticipación provincial; se ha anunciado la toma de deuda con el Fondo Fiduciario para después de las elecciones con el objetivo de honrar el pago de la deuda que tienen las cooperativas provinciales de servicios públicos con Cammesa, es decir el Estado Nacional. Tras esta maniobra que pagarán los y las chubutenses, el gobierno provincial se juntaría con los municipios para discutir la magnitud de los nuevos tarifazos.

Además, por estos días corren rumores acerca de la postergación de los comicios de Chubut por falta de recursos. En tanto precandidata a gobernadora, siento la necesidad de insistir con un tema que figura en la plataforma programática del espacio que represento, el Partido Obrero y el Frente de Izquierda, y sobre el cual ninguno de los precandidatos aún ha fijado posición: la deuda pública de la provincia, en dólares. Una bola de nieve verde que crece a medida que el peso se devalúa.

En 2016, el gobernador Mario Das Neves emitió el famoso bono Bocade, por 650 millones de dólares. El contador general de la provincia, Mario Glades, envió un informe a la Legislatura provincial con fecha 6 de marzo de 2018, donde figuran los detalles de pagos, pero sin ninguna especificación acerca de los conceptos de dichos gastos. Tampoco existe claridad en relación con el destino de la deuda contraída, tanto por el gobernador filo-kirchnerista Martín Buzzi como por el actual gobernador, Mariano Arcioni.

¿Quiénes son los acreedores de la deuda? ¿En qué se utilizaron dichos recursos? Ni Menna (candidato radical) ni Arcioni, ni los candidatos del PJ hablan de esto.

Lo cierto es que el pago de esta deuda es incompatible con el desarrollo de la provincia, ya que el recorte del salario real, las paritarias a la baja, los tarifazos, el menor presupuesto para educación, salud y obra pública tienen en la base el pago en término de compromisos de dudosa legitimidad. Lo seguro es que quieren trasladar la bomba de tiempo de la deuda a los trabajadores, las trabajadoras, la juventud y los jubilados. Desde el Partido Obrero y el Frente de Izquierda decimos No: no se paga. Se debe investigar, la población merece saber quién es quién en este juego, a quiénes está votando y cuáles son los planes que se esconden tras el marketing y las campañas electorales vacías, donde no se dice lo que se piensa hacer, sino se dice lo que se quiere oír, en el mejor de los casos.

Nuestro planteo ya lo han recogido los medios de comunicación de la provincia(*) y consideramos que plantea interrogantes válidos sobre los cuales el resto de los espacios políticos deben dar explicaciones. Lo mismo corre a nivel nacional: el Frente de Izquierda es la única fuerza política que plantea tajantemente, a diferencia de Macri y los gobernadores de todo pelaje, romper con el FMI y no pagar la deuda usuraria.

(*) "El Partido Obrero promueve el no pago de la deuda externa provincial" (artículo de El Patagónico)
"El PO y el FIT proponen dejar de pagar la deuda externa de Chubut" (artículo de El Extremo Sur de la Patagonia)

Compartir

Comentarios