fbnoscript
25 de abril de 2019 | #1545

XXVI Congreso | Informe de apertura

El informe de apertura al XXVI Congreso del PO estuvo a cargo de Gabriel Solano. Dada su extensión, reproducimos a continuación extractos de su intervención.

“(…) Con el macrismo fracasó la llamada 'normalización económica' que había comenzado con el kirchnerismo, cuando Kicillof acordó con el Club de París, dolarizó las naftas y pactó la entrega de Vaca Muerta a Chevron. El macrismo prometió una 'lluvia de inversiones' y una integración de la Argentina a la economía mundial. Pero sucedió lo contrario. El levantamiento del cepo dio lugar a una intensa fuga de capitales, que fue financiada con deuda. La dolarización de las tarifas impactó en los costos de la economía, pero no logró eliminar los subsidios a las concesionarias de servicios públicos. El déficit fiscal se agravó, como resultado del pago de la deuda y del saqueo de los capitalistas a su propio Estado. El pago de la deuda, sumado a la fuga de capitales y el giro de dividendos, produjo un déficit de la cuenta corriente que llevó a sucesivas devaluaciones. Sobre la base de este análisis fue que nuestro XXV Congreso anticipó que el gobierno pediría el rescate del FMI…

”(…) Nuestra caracterización de la crisis mundial se mostró más adecuada que la del macrismo. La sobreproducción de mercancías y capitales condujo a la guerra comercial, e incluso a las guerras entre Estados. La salida a la crisis vía las exportaciones fue bloqueada. Y la insolvencia de las corporaciones capitalistas, sobre todo en Estados Unidos, produjo una suba de la tasa de interés que aceleró la fuga de capitales de la periferia capitalista hacia el centro…

”(… ) A pesar de su sistemático ataque a las conquistas sociales de los trabajadores, el macrismo no logró llevar adelante una ofensiva de las dimensiones que la crisis reclamaba. El llamado gradualismo fue la expresión de esta limitación de fondo. Las jornadas del 14 y 18 de diciembre fueron un antes y un después para el gobierno, que no pudo aprobar su paquete de leyes reclamado por las patronales…
”(…) El pacto con el FMI salvó al gobierno de su caída, pero al costo de agravar todas las contradicciones. Asistimos a un derrumbe económico de dimensiones pocas veces vistas. Y como lo anticipamos en el informe de convocatoria al XXVI Congreso, este pacto con el FMI dejó abierta la posibilidad de nuevas corridas cambiarias y bancarias en el transcurso mismo de la campaña electoral (…) Es lo que estamos viendo ahora mismo, dejando al país al borde de una hiperinflación o de un nuevo corralito bancario…

”(…) La bancarrota económica produjo un distanciamiento de la clase capitalista con el gobierno. Los capitalistas reclaman subsidios y un salvataje del Estado, pero esto choca con el pacto con el FMI. Sin embargo, más allá de estas contradicciones, la burguesía nacional sigue en la órbita del gran capital financiero, porque necesita acceder al financiamiento internacional. No hay un planteo nacionalista en curso ni  un planteo de cambio de frente hacia políticas que rompan con el FMI y el gran capital internacional…

”(…) La cuestión de la deuda ocupa el centro de la situación económica. La deuda argentina equivale ya al 90% del PBI y los vencimientos que deberá enfrentar el próximo gobierno son impagables -más de 150.000 millones de dólares. La deuda explica también la inflación, al generar un déficit de la cuenta corriente que conduce a recurrentes devaluaciones. Sólo el Frente de Izquierda plantea no pagar la deuda y romper con el FMI…

”(…) Cada día que pasa es más difícil que Macri pueda ganar las elecciones. Asistimos a una creciente división dentro de Cambiemos y al creciente pedido de que Macri deponga su candidatura en favor de Vidal. La subida del riesgo país demuestra que hasta los fondos de inversión amigos del gobierno se suman a este reclamo. No podemos descartar que el gran capital imponga este recambio apelando a una corrida cambiaria de mayores proporciones. Un gobierno de Vidal buscaría un esquema de 'unidad nacional' con sectores del peronismo y el radicalismo. Es también el planteo que ha hecho Lousteau. La 'unidad nacional' es la comprensión por parte del capital y sus partidos que necesitan apelar a un gran frente contra la clase obrera…

”(…) El planteo de Lavagna se inscribe en esta orientación. Rechaza ir a las Paso del Peronismo Federal porque busca un acuerdo que incluya a sectores de Cambiemos y de la centroizquierda. Sin embargo, las exigencias de Lavagna no se condicen con su registro electoral. La disgregación de los partidos históricos del capital le dan preminencia a la disputa de camarillas, que bloquea muchos acuerdos…

”(…) El kirchnerismo representa otra variante de la 'unidad nacional' del capital. Para levantar el veto a su candidatura, Cristina Kirchner ha respaldado al pejotismo en todas las elecciones locales. Este pejotismo ha sido un activo colaborador del macrismo. El programa del kirchnerismo se reduce a una renegociación con el FMI sobre los términos del acuerdo, para tener un poco más de margen de intervención. Es el modelo de Portugal (ver contratapa), donde se procedió a una enorme desvalorización de la fuerza de trabajo (…) A pesar de este programa, la candidatura de Cristina Kirchner sigue generando resistencia en el capital. Puede darse una corrida si ella gana las Paso, o antes si confirma su candidatura…

”(…) La burocracia sindical le ha dado una tregua al gobierno, dejando pasar los despidos, las suspensiones y la rebaja salarial. El kirchnerismo fue la pata política de esta tregua al plantear prematuramente “hay 2019” para sacar a las masas de la calle y allanar el camino electoral…

”(…) La bancarrota capitalista y la crisis más general del régimen, que incluye a todos los poderes del Estado, no se transforma en una situación prerrevolucionaria porque aún las masas no logran superar la contención política y de la burocracia. Nuestra gran tarea radica en abrirle a las masas una vía para superar estos bloqueos…

”(…) Las elecciones en las provincias realizadas hasta ahora confirmaron a los gobiernos locales, varios de ellos del PJ, y no mostraron por el momento un giro a la izquierda. Estas elecciones locales son una contención a la crisis del régimen, pero están lejos aún de una salida, en tanto quienes ganan no tributan a ninguna de las alternativas políticas nacionales más importantes…

”(…) Nuestro pronóstico no descarta el estallido de una crisis en la previa a la campaña electoral o en su propio desarrollo. Intervenimos en las luchas en la perspectiva de impugnar a todo el régimen, empezando por el gobierno de Macri, y planteamos la Asamblea Constituyente soberana para incentivar un planteo insurreccional…

”(…) La campaña electoral será un gran terreno de lucha, en especial contra el kircherismo, que es con quien disputamos la atención de las masas más activas. Nuestras consignas de que la crisis la paguen los capitalistas, fuera el FMI, por una salida de los trabajadores y la izquierda, delimitan de fondo con el nacionalismo burgués, que se postula a gobernar para los capitalistas que se la llevaron en pala bajo sus doce años de gobierno…

”(…) El rechazo al golpismo proimperialista en Venezuela será parte central de nuestra campaña electoral. El gobierno macrista y el pejotismo apoyan a Guaidó y, a pesar de ello, el kirchnerismo le propone una alianza, mostrando que no tienen diferencias de principios. El FIT deberá levantar bien alto la defensa de Venezuela, en la perspectiva de la Unidad Socialista de América Latina…

”(…) Al Frente de Izquierda le hemos planteado una acción de frente único para enfrentar la ofensiva capitalista y ofrecer un programa de salida independiente. Con retraso, finalmente, estamos llegando a un acuerdo integral. Le planteamos ahora la convocatoria a un Congreso del FIT, para ofrecer un canal de intervención a la vanguardia obrera, de la mujer y de la juventud. Hacemos un llamado a toda la izquierda a concretar una lista común, con un programa de independencia clase…

”(…) A nivel internacional estamos asistiendo a una reversión de tendencias en la lucha de las masas, como lo muestra Argelia, Haití, Sudán o los "chalecos amarillos" en Francia. Esta reversión de tendencias es la expresión subjetiva del agotamiento de los recursos económicos con que los principales Estados capitalistas quisieron salir de la crisis del 2008 (...) Nuestra acción internacional, en el cuadro de la CRCI, apunta a impulsar la formación de partidos obreros en todos los países, el rechazo a la colaboración de clases y la lucha por el gobierno de los trabajadores…”.

Compartir

Comentarios