fbnoscript
25 de abril de 2019 | #1545

Salta: Cuando el barco se hunde… desdoblan elecciones

El gobernador Juan Manuel Urtubey decidió desdoblar y postergar las elecciones provinciales: para el 6 de octubre las Paso y el 10 de noviembre las generales.

La maniobra responde primero al reclamo de todas las facciones burguesas de la provincia que, como en el resto de los distritos, no quieren ser arrastradas por el hundimiento del macrismo, del que fueron representantes directos y cómplices de primer orden los últimos tres años.

Gustavo Sáenz (intendente de la capital y referente de Cambiemos en la última elección), Juan Carlos Romero (actual senador y ex gobernador), el devaluado Alfredo Olmedo, la UCR y hasta el Partido de la Victoria de Sergio “Oso” Leavy, festejaron la decisión.
La maniobra incluye el acuerdo de casi todos de cerrar filas con Urtubey presidente en las Paso del 11 de agosto, pero también tratativas para integrar un gobierno fuerte, de unidad provincial, que integre a Romero-Urtubey y Sáenz, todo esto auspiciado por el Banco Macro, que como otros sectores de la burguesía, temen una atomización a sabiendas que tendrán que imponer un brutal ajuste antiobrero. Son el tren fantasma del FMI a escala provincial.

El gobierno de Urtubey viene devaluándose en el final de su tercer mandato. No tiene autoridad para imponer un heredero. Los docentes le han impuesto una derrota con una paritaria del 38% más cláusula de ajuste trimestral, que se extiende a todos los estatales, mientras la situación fiscal empeora, ya que la recaudación provincial crece un 20% menos que la inflación por el parate de la economía.

El kirchnerismo negocia un frente con el PJ oficial, que también quiere una suerte de frente patriótico, en esa variante buscarían que la elección se convierta en una suerte de interna de los popes del régimen que viene gobernando Salta los últimos 24 años. En tanto, el centroizquierda de Libres del Sur hace campaña con Tumini, acompañando a Urtubey.

Entre los trabajadores la victoria de los docentes ha desatado una intensa deliberación y la burocracia de ADP ha debido convocar a asamblea extraordinaria el 27 para tratar la expulsión de la secretaria general, en un hecho inédito que promete movilizar a centenares o miles y que podría forzar la convocatoria a elecciones limpias en el gremio.

Desde el PO apuntamos a la irrupción de los trabajadores en la lucha contra el ajuste fondomonetarista y a través de una alternativa política propia para que la crisis la paguen los capitalistas y pongamos fin al régimen oligárquico que maniobra para quedarse en el poder. El PO tiene historia para acreditar en esta lucha política en la provincia.

Compartir

Comentarios