fbnoscript
9 de mayo de 2019

Misiones: la vivienda propia cada vez más lejos

Por Eduardo Cantero candidato a vicegobernador del PO

Hace una semana, el gobernador de Misiones Hugo Passalacqua anunció en la apertura de las sesiones de la legislatura provincial la puesta en marcha de un “Procrear misionero” para paliar el “déficit habitacional estructural de  la provincia” (sic) y reactivar la construcción.

“Construyo mi casa” es un crédito hipotecario entregado por el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IProDHa) que va de los $350.000 a los $500.000. Para acceder a ellos el núcleo familiar deberá tener ingresos de entre $20.000 y $50.000 y ser propietario de un terreno. Aunque en caso de no poseerlo, el IProDha los vende desde $450.000. 

Además los créditos se calculan en UVA y las cuotas no tienen tope, lo que en una situación inflacionaria como la actual significa intereses anuales que rondan el 40%. Sobre todo si tenemos en cuenta que en el Noreste la inflación es superior a la media.

La política de la Renovación (gobierno provincial) transforma al IProDHa en una empresa inmobiliaria y financiera  que otorga créditos a cuotas altísimas, perdiendo todo el sentido “social” de su creación. Algo que ya viene ocurriendo con los barrios construidos por el Instituto donde las cuotas  de las  casas nuevas van de los $5.000 a $12.000 y en los últimos 5 años las  cuotas de las casas llegaron a subir un 400%. 

El “Procrear misionero” es una inviabilidad por donde se lo mire. Primero, porque $500.000 no alcanzan para construir una casa en ningún lugar de la provincia. A los precios de mercado de hoy, para construir una casa se necesitan mínimamente $2.000.000, esto sin contar el terreno. Segundo, porque con los salarios de miseria que se pagan en la provincia, los sueldos promedio no superan los $15.000 y cuando la Canasta Básica supera los $32.000, pagar cuotas indexadas mensualmente por inflación es imposible.

Una salida obrera a la falta de vivienda

Los trabajadores no podemos esperar que un gobierno patronal que aplicó en Misiones el ajuste nacional de Cambiemos nos presente mejora alguna. 

Desde el Partido Obrero denunciamos esta “política social” maquillada de la Renovación. La crisis habitacional no se soluciona con créditos inmobiliarios impagables sino con un verdadero plan de construcción viviendas populares financiado con impuestos a las grandes empresas, bajo control obrero del financiamiento  y la ejecución de la obra; con un plan de pago con cuotas que no superen el 20% del salario y con un salario igual a la canasta familiar, hoy en $40.000, que no transforme al pago de la cuota en algo imposible.

¡Que la crisis la paguen los capitalistas! ¡Fuera Macri, Passalacqua y el FMI! ¡Por una salida de la izquierda y los trabajadores!

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios