fbnoscript
17 de mayo de 2019

¿Cambiemos manda a Macri al banco?

Después de conocerse los resultados de la elección provincial en Córdoba, la octava con una elección perdidosa para la coalición de gobierno, todas las tendencias a la disgregación de la coalición Cambiemos se han repetido a una escala agravada.

No sólo ha sido una formalidad la aceptación de María Eugenia Vidal de la orden de bajarse de la presentación  a la candidatura presidencial sino que Clarín de hoy informa que Federico Salvai, su jefe de gabinete y principal armador, está sondeando al gobernador pejotista de Salta, Juan Manuel Urtubey para integrar junto a ella una fórmula presidencial, habiendo fracasado el intento de Macri de convencer al reelecto Schiaretti a integrar una formula junto a Macri.

Alfredo Cornejo, gobernador mendocino y presidente de la UCR propuso en la AmChan, cámara de comercio norteamericana, cuatro medidas políticas para transitar el recambio de gobierno que significan la licuación definitiva de la autoridad de Macri y su camarilla: que Macri dimita su candidatura a favor de Vidal u otro candidato alternativo; que en todo caso, habilite una interna por la candidatura presidencial; que se proponga a Alternativa Federal sumarse a Cambiemos, cambiando su nombre y, finalmente, que sean expulsados el jefe de gabinete Macos Peña y el consultor Jaime Durán Barba del gobierno nacional. Estos planteos, que de conjunto equivalen a firmar la muerte política del presidente fueron discutidos por Cornejo con varios miembros del gabinete. Los medios dicen que no hubo enojos y que se respondió que las propuestas serían evaluadas.

Al salir de la reunión, Rogelio Frigerio, Ministro del Interior y ligado por negociaciones constantes con los gobernadores del PJ, consideró posible tanto la ampliación de Cambiemos hacia esas fuerzas, como la posibilidad de que Macri dimita ante otro candidato “si hay alguien mejor para el electorado”.

Mientras tanto Elisa Carrió se ha dedicado estos días a insultar públicamente a los dirigentes del PRO por no haber apoyado la candidatura de Mario Negri, presidente del interbloque de Cambiemos, en Córdoba. Más allá de la división en dos listas de la UCR y Cambiemos en la provincia, la ausencia de Macri en la campaña fue sobre todo, como en Santa Fe, para intentar deshacerse del impacto negativo que tendría una nueva derrota. Evidentemente la política de disimular la debacle electoral en dos de las provincias centrales del país no le está evitando que proliferen todas las tendencias a la ruptura del frente de gobierno, o a su reorganización a costas de la cabeza de su líder, Macri.

Se han puesto en marcha distintos movimientos en estos meses para buscar una “base de sustentación política mayor”, al decir de Frigerio, para el próximo gobierno que pretenda avanzar con el programa del capital local e internacional expresado en los “10 puntos” de Macri y el FMI, apoyado por todas las cámaras empresariales locales. Van por la austeridad para el pago de deuda, por la reforma laboral y una nueva reforma previsional. Operan desesperados, en plena crisis política y económica para reunir el personal político idóneo para un relevo patronal.

Impulsamos la pelea por derrotar los planes del gobierno sin esperar elección alguna. Vamos por una gran campaña del Frente de Izquierda que oponga nuestro programa de reclamos de la clase obrera a los relevos patronales en curso. ¡Que la crisis la paguen los capitalistas!

En esta nota:

Compartir

Comentarios