fbnoscript
23 de mayo de 2019

En Mendoza vamos con el FIT, contra el FMI y sus candidatos

Elecciones PASO provinciales.

El 9 de junio los mendocinos votan en las elecciones PASO para definir los candidatos a gobernador, intendentes, senador, diputados y concejales. Las mismas están marcadas por el impacto del hundimiento económico del país y por un creciente malestar social, centralmente en el movimiento obrero, los sectores populares y que se empieza a extender a los sectores medios.

El adelantamiento del turno electoral obedeció a la necesidad de Alfredo Cornejo de despegarse de la figura presidencial, en caída libre en todas las encuestas.

El clima social lo registramos con la campaña electoral del FIT-PO en las recorridas casa por casa, mateadas, reuniones y actos en los lugares de trabajo. El repudio a Macri y al gobierno, resultado de brutales ataques a nuestras condiciones de vida, se han convertido en un sentimiento popular.

A pesar de los intentos de Alfredo Cornejo por provincializar la elección, ésta se encuentra surcada por las tensiones nacionales y expresa la disgregación de los bloques políticos patronales, camino a las elecciones presidenciales de octubre, en múltiples internas.

El bloque gobernante dirime candidaturas entre el radical Rodolfo Suarez, intendente de la ciudad de Mendoza y el presidente del PRO mendocino, Omar De Marchi quien es intendente de Lujan de Cuyo.

Rodolfo Suarez promete “la continuidad”, mantener el legado de Cornejo profundizando la política de ajuste y ataque al pueblo trabajador, por eso cuenta con el respaldo de las grandes patronales de la provincia.

Los capitalistas saludan los “logros de la gestión”, es decir las reformas anti laborales, “ítem aula”, reducciones salariales mediantes techos e inflación, criminalización de la protesta, reducción en ingresos brutos y otras cargas impositivas. Todos virulentos ataques contra las condiciones vida y trabajo del pueblo explotado y en favor de las patronales. Por otro lado el macrista Omar De Marchi ha sumado la adhesión del viejo Partido Demócrata y dirigentes desplazados del radicalismo y pejotismo.

La interna del PJ se dirime entre los intendentes, más cercanos a Lavagna y Unidad Ciudadana, que responde a CFK. Estos últimos ha reclutado al ex gobernador Celso Jaque y el ex intendente de Las Heras, Guillermo Amstutz, recordados por su militancia clerical y anti derechos.

El Frente de Izquierda

La lista del frente de izquierda está encabezada por Noelia Barbeito y Soledad Sosa. Desde el Partido Obrero hemos propuesto a los compañeros del PTS una campaña común y un acuerdo integral de todas las candidaturas, para impulsar una movilización política sobre la base de un programa de independencia de la clase obrera. No se trata de la unidad de la izquierda en abstracto, se trata de transformar al FIT en un canal de organización de lo mejor de la clase obrera para que intervenga como tal en la crisis.

Hasta el momento las acciones unitarias no pasan de un spot y fotografía de las principales candidatas, al tiempo que los compañeros del PTS siguen dilatando el cierre de listas nacionales con una mezquina especulación de cargos.

El PO ha concentrado la lucha en despegar al nacionalismo burgués de los trabajadores y sectores populares, teniendo como eje la ruptura con el FMI y con sus candidatos y llamando a sumarse de manera activa a la campaña del FIT.

Como nunca la demagogia está a la orden del día. Sobre la base de la ilusión de una hipotética vuelta a los gobiernos anteriores, “menos malos”, se preparan para cumplir con las deudas y reformas anti populares con el FMI y el reclamo del gran capital.

La campaña del PO en el FIT va sumando voluntarios a las brigadas de militantes que barren los barrios obreros, las reparticiones públicas, las escuelas y las fábricas agitando la necesidad de organizarse y luchar por una perspectiva centrada en la ruptura con el FMI.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios