fbnoscript
9 de junio de 2019

Chubut: el kirchnerismo “dejó en banda” a su candidato y apoya al ajustador Mariano Arcioni

Frente al intento de polarización de los candidatos del FMI, vamos con el Partido Obrero
Por Corresponsal

El cierre de campaña en Chubut dejó en claro, que a pesar del “desdoblamiento” de las elecciones, la disputa por la gobernación de la provincia está fuertemente marcada por el escenario político nacional.

El dato político más relevante de las últimas semanas es el apoyo del kirchnerismo al gobernador actual, el ajustador serial Mariano Arcioni, candidato a la reelección por Chubut Al Frente (ChuSoTo, el partido fundado por el fallecido Mario Das Neves). Ni Alberto Fernández, ni Cristina Kirchner se han pronunciado a favor del candidato “puro” del kirchnerismo, Carlos Linares del Frente Patriótico, actual intendente de Comodoro Rivadavia. Pero Alberto Fernández sí ha saludado al burócrata Jorge “Loma” Ávila, del poderoso sindicato de petroleros, sin dudas el apoyo más fuerte que tiene Arcioni por parte de la burocracia sindical peronista, tanto es así que su cierre de campaña ha sido en Cerro Dragón, el yacimiento petrolero más grande del país. Todo un guiño también a las operadoras como Panamerican Energy (PAE). Arcioni se ha colocado como el candidato más potable de la burguesía, y el kirchnerismo lo ha apoyado, en otro capítulo más, similar al de Córdoba con Schiaretti, de su subordinación al pejotismo más conservador, en pos de “la unidad contra Macri”.

Este hecho político no son especulaciones de Prensa Obrera, sino que lo ha confesado por estas horas y públicamente el mismo Linares, que ha dado información sobre reuniones con allegados del Instituto Patria, que antes de las PASO, “le bajaron” que el candidato era Arcioni y que tenía que ir a unas PASO o Ley de Lemas para definir un único candidato del PJ, contra Cambiemos. Esto se corrobora por otros dichos de Alberto Fernández: “En Chubut han primado los intereses personales y no la unidad”, en claro reproche a Linares, dicho sea de paso el candidato del “refinanciamiento” de la deuda provincial y el negador del aborto legal, como le reconoció a Gloria Saéz en el debate de candidatos en la Univeridad de Comodoro Rivadavia.

Linares sí ha recibido el apoyo de la burocracia moyanista de Camioneros (que antes apoyaba a Das Neves) y del Partido Socialista Auténtico (Anselmo Montes) - y del PCR y la CCC. Otro capítulo del seguidismo al PJ por parte de estos sectores tan cercanos al Vaticano. Luego están “los grises”: como Adrián Maderna, el intendente evangelista de Trelew, la ciudad donde más impacta la crisis provincial, quien manifestó que el lunes 10 convocará a la oposición “a defender Trelew”, es decir, al Frente Patriótico. Tanto Maderna, como Sastre, el compañero de fórmula de Arcioni, son elementos del PJ que arreglaron a último momento con el oficialismo provincial.

En Chubut, está en marcha una reconfiguración del mapa del peronismo: los “adversarios” de hoy, se preparan para unificarse en torno a Alberto Fernández y su proyecto nacional y popular a la medida del FMI.

Falsa polarización

Este intento de polarización entre variantes peronistas, está relegando principalmente al candidato de Cambiemos, el radical Menna, quien sólo recibió el apoyo del jefe de su partido, el mendocino Cornejo, quien en un video de minuto y medio llamo a “darle una oportunidad”. El retroceso de Menna, tiene su razón fundamental en el fracaso de Macri, cuya imagen sigue en caída desde las PASO del 7 de abril.
Lo que crece en Chubut es el rechazo al régimen de ajuste: la peculiaridad de esta elección provincial, a diferencia de todas las elecciones en que los Gobernadores han sido reelectos en un voto anti Macri, es el voto en blanco y el ausentismo: en Trelew el voto en blanco alcanzó el 21% y en Esquel el 24%.

La campaña del Partido Obrero ha obtenido un fuerte impulso a partir de los debates públicos entre los candidatos a Gobernadores, donde Gloria Saez (candidata a Gobernadora por el Partido Obrero), desarrolló planteos antagónicos a los de las fuerzas del régimen: la investigación de la deuda provincial y su no pago, el rechazo de los tarifazos y la apertura de los libros de las cooperativas provinciales, la necesidad de volcar recursos a la economía local para poner fin al ajuste sobre salarios estatales y sobre la educación y la salud, el rechazo a la megaminería, el derecho al aborto legal y la aplicación de la ESI.

La instalación de una alternativa la izquierda revolucionaria a nivel provincial ha sido hasta aquí la principal conquista de esta campaña. La intensa actividad callejera desplegada los últimos días en Trelew, Madryn, Comodoro y en la Comarca Andina, redundaron en la inclinación de muchos trabajadores y jóvenes que habían votado en blanco o se mantenían aun indecisos, pero que se plantearon la necesidad de una “tercera alternativa” (en rechazo a la polarización del PJ). También se verificó un ascenso de la campaña en la conquista de nuevos fiscales y en un interés inédito de los medios de prensa.

La presencia de Romina del Plá el pasado 4 de junio, que incluyó la cobertura de medios provinciales y una importante actividad en las fábricas Aluar e INFA, le dio un carácter nacional y estratégico a la elección chubutense, en la lucha por separar a los trabajadores de los partidos patronales y los candidatos del FMI, y abrir paso a una alternativa independiente de los trabajadores.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios