fbnoscript
10 de junio de 2019

Chubut: el Partido Obrero militó un programa de salida a la crisis y es cuarta fuerza provincial

Por Corresponsal
Comité provincial del Po-Chubut

Con la totalidad de las mesas escrutadas y con un 72.99 % de participación en Chubut ha sido reelecto el actual gobernador Mariano Arcioni con un 38,02%, candidato encuadrado en términos nacionales con Alternativa Federal, pero especialmente con Sergio Massa, quien incluso viajó a Chubut para esperar los resultados de su único gobernador alineado. Lo siguió el candidato del PJ-kirchnerismo Carlos Linares con un 31,23%, y en tercer lugar se colocó el candidato macrista y diputado nacional Gustavo Menna, con el 14,25%. La lista del Partido Obrero, encabezaba por Gloria Sáez logró un 2.79 % para la categoría gobernador y un 2,74% para diputados, ubicándose, al igual que en las PASO, como la cuarta fuerza más votada.

El dato político más relevante, que permite sacar conclusiones acerca del rol de la fórmula Fernández-Fernández, lo anticipó una nota de Prensa Obrera horas antes de la elección, donde denunciamos: “el kirchnerismo ‘dejó en banda’ a su candidato y apoya al ajustador Mariano Arcioni”.

La caracterización se corroboró: Ningún Fernández apoyó a Linares, el actual intendente de Comodoro Rivadavia, que por cierto hizo campaña proponiendo el “refinanciamiento” de la deuda provincial y “paz social” con los sindicatos. Pero Alberto sí apoyó a Jorge “Loma” Ávila, del sindicato de petroleros, la espada más fuerte que tuvo Arcioni por parte de la burocracia sindical. Esta “traición” además la confesó el mismo Linares al declarar públicamente, horas antes de la elección, que desde el Instituto Patria “le bajaron” a fines del 2018 que el candidato era el ajustador de docentes y estatales Arcioni, que tenía que disciplinarse e ir a unas PASO o Ley de Lemas para definir un único candidato del PJ, contra Cambiemos. Lo cierto es que lo que las elecciones provinciales enfrentaron, primero el saludo a Schiarettiluego el acercamiento de Massa al kirchnerismo y la subordinación a la fórmula Fernández-Fernández, ahora unirán. Ante el derrumbe del candidato macrista, la elección en Chubut fue en términos políticos una falsa polarización, una lucha entre camarillas del PJ y fracciones de la burocracia sindical. 

Una campaña ejemplar por un programa obrera y socialista

En este sentido, el Partido Obrero de Chubut desarrolló una gran campaña bajo la consigna “los candidatos del FMI o el Frente de Izquierda” ), hemos desplegado nuestro programa de salida a la crisis y hemos dado un salto en la estructuración política en la provincia. 
Con el foco puesto en la crisis, denunciamos que todos los candidatos patronales están comprometidos con el pago de la deuda provincial y nacional, que es la causa del ajuste en educación, salud y obra pública en la provincia. Pretenden que Chubut se convierta en una zona de sacrificio a cambio de más endeudamiento y ajuste para el pueblo trabajador: vienen por la megaminería, el fracking y un mayor saqueo de las costas y el conjunto de los recursos naturales. En tanto, desde el Partido Obrero planteamos la ruptura con el Fondo y el no pago e investigación de la deuda, así como un rotundo no al avance de la megaminería en la provincia, atacando el planteo demagógico y “federal” de la “defensa de Chubut”, blandido por todos los candidatos patronales como un eje central de campaña.
Los tarifazos son la otra cara del ajuste, y hemos denunciado los planes de Arcioni y la oposición para después de las elecciones 

CAMMESA, que depende en última instancia del gobierno nacional, aumentó más del 1200 por ciento el costo de la electricidad en la provincia, mientras que las cooperativas locales, en manos del ChuSoTo y el PJ reclaman autorización para aplicar más tarifazos, estando cuatro de ellas judicializadas por sus deudas, al mismo tiempo que anticipan cortes del servicio con apagones masivos, con solicitadas publicadas en los diarios de la Capital Federal. 

Contra los tarifazos, reclamamos que se abran las cuentas de las empresas de energía y agua, para conocer en qué se gasta la plata. Reclamamos además la nacionalización del sistema eléctrico y de producción de energía bajo control de los trabajadores. 

Como parte de la campaña, denunciamos y nos movilizamos por la situación edilicia y las carencias en la calefacción de las escuelas, lo que cobró mayor notoriedad de la mano de un nuevo entramado de corrupción con sobreprecios en la obra pública, por el cual debió renunciar a pocos meses de la elección la Ministra de Educación Graciela Cigudosa,  ahora flameante diputada electa por la alianza Chubut al Frente.

Un aspecto importante es la denuncia de la precarización laboral, empezando por el Estado provincial que mantiene pagos escalonados, paga aumentos en diferido, amenaza con no pagar aguinaldos y mantiene a ramas enteras de trabajadores por fuera de los convenios de trabajo. Hemos dado una gran lucha por el pase a planta de los trabajadores de la salud pública, por la defensa de los salarios y el cumplimiento de los convenios de trabajo. 

Denunciamos la superexplotación laboral del sector pesquero, con contratos basura y condiciones laborales semi-esclavas, como la de las obreras de la estiva.  Anunciamos la aplicación de la reforma laboral en la adenda firmada por la burocracia petrolera, que ya puso en marcha reformas antiobreras como la suba de la edad jubilatoria hasta los 65 años en sectores fuera de la boca de pozo; así como el carnereaje de la burocracia de Ávila en los dos últimos paros generales , preparando el terreno para avanzar con un convenio flexibilizador, similar al de Vaca Muerta para regimentar el derecho a la huelga. 

En defensa de las fuentes de trabajo planteamos medidas contra los cierres de fábricas que avanzan en la provincia y que afectan especialmente a Trelew, que es la ciudad con mayor desempleo de toda la Patagonia. Prohibición de despidos y suspensiones, reparto de horas de trabajo sin afectar el salario. Defensa de los convenios colectivos de trabajo y la ocupación de la fábrica que cierre o despida. Para los desocupados reclamamos trabajo genuino, y la apertura y aumento del monto de los programas sociales. Colocamos la necesidad de un plan de industrialización sobre la base de la nacionalización y el control popular de los recursos naturales estratégicos: el petróleo, el aluminio y la pesca.

Un capítulo importante de la campaña ha sido la lucha por los reclamos de las mujeres y la juventud. Comenzando por el fallido intento de proscripción por parte de la justicia provincial de la única lista encabezada por dos luchadoras 

Desde cada tribuna planteamos la necesidad de la conquista del Aborto Seguro, Legal y Gratuito, la Educación Sexual Integral, y la Separación de la Iglesia y del Estado, así como nos movilizamos denunciando la responsabilidad del estado en la violencia contra las mujeres. 

Por otra parte rechazamos la escalada represiva que quiere imponer el gobierno de Arcioni para hacer pasar el ajuste.

Decretos fascistas contra migrantes, discursos de “mano dura” y la venia en la baja de la edad de imputabilidad, que buscan encubrir que el delito se organiza desde el Estado, que ampara a las mafias de todo pelaje. Si hay que hablar de robo es necesario apuntar a los negociados que se cocinan con los intereses de la deuda pública o a los terratenientes como Benetton y Lewis, con miles de hectáreas protegidas a sangre y fuego por el Estado y la justicia cómplice, como lo demuestran los casos disciplinadores de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y la criminalización de todo el pueblo mapuche. 

Desarrollando a fondo estos planteos hemos avanzado en poner en pie una alternativa obrera y socialista en la provincia.
 

 

Compartir

Comentarios