fbnoscript
11 de junio de 2019

Abren un McDonald’s en la villa 31

Comida chatarra, casas chatarra, empleo chatarra.
Por Corresponsal

En el día de ayer, con la presencia del Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, se inauguró la obra de un local de McDonald’s en el barrio Carlos Mugica, ex Villa 31.

Rodríguez Larreta destacó la “generación de nuevos empleos” para los jóvenes del barrio, pero lo que no dice es que se trata de contratos basura, de carácter precario y marcados por la superexplotación y salarios de miseria, que oscilan entre los 10 mil y los 12 mil pesos.

Los contratos basura son, en verdad, moneda común en los barrios populares de la ciudad, con las cooperativas promovidas por el gobierno anterior y reconvertidas durante el gobierno de Cambiemos. A esto se le suma la novedad de las ultraprecarizadoras apps de reparto: ya pueden verse vecinos de la 31 trabajando bajo esta modalidad.

Casas chatarra

La edificación del McDonald’s tiene lugar en el marco de una agobiante situación para los vecinos, cuando son inminentes las relocalizaciones forzosas en el sector llamado “bajo autopista”.

La avanzada se encuadra en el proyecto del gobierno de poner en venta los terrenos del barrio y sus alrededores, para su copamiento por parte de los especuladores financieros-inmobiliarios (un viejo anhelo de la burguesía). Este miércoles, en la  Legislatura porteña, se tratará el proyecto de Ley que pondrá en venta los terrenos para pagar con ello una parte del crédito contraído para financiar el Paseo del Bajo: es decir, subsidiar con la tierra habitada por los trabajadores más pauperizados  los negocios de los pulpos del comercio exterior, que son los principales beneficiados por ese emprendimiento vial.

Las construcciones de nuevas viviendas son rechazadas por el conjunto de los vecinos que ya han sido relocalizados, como los que han podido verlas, debido a su precaria constitución y a la utilización de materiales baratos pero con un elevado costo, que generarán una enorme deuda difícil de afrontar.

Comida chatarra

La celebración y fomento de Larreta a la instalación del local de comida rápida no deja de impactar en el cuadro de hambre creciente en el barrio, como resultado de las políticas gubernamentales.

En la 31 existen muchos comedores populares, organizados por múltiples organizaciones de diferentes tintes políticos, que sin embargo no son suficientes ante el aumento de la pobreza y la desocupación. Así lo han denunciado los miles y miles de compañeros del Polo Obrero de los diferentes barrios, que frente a esta situación se movilizan por la apertura de nuevos comedores y la defensa de los conquistados, que son amenazados por los funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social.

Una salida de fondo

La juventud del Polo Obrero ha realizado este sábado su congreso fundacional, donde se debatieron los diferentes problemas de la juventud cada vez más precarizada, demostrando la necesidad de organizar a los pibes y pibas de los barrios populares.

Llamamos al barrio a movilizar a la Legislatura en el día de mañana en defensa de la vivienda y dando un repudio masivo de la empresa de “comida rápida”, por más terrenos para viviendas y no para especulación inmobiliaria; por una urbanización real.

Compartir

Comentarios