fbnoscript
13 de junio de 2019 | #1552

Gabriel Solano, candidato a jefe de Gobierno del FIT

Asamblea del PO Capital

El último sábado, en pleno microcentro porteño, se llevó adelante la Conferencia electoral de la Capital con una importante representación de la militancia regional que resolvió, luego de un debate con más de 50 intervenciones, los ejes principales de la campaña de cara a las Paso del 11 de agosto y los candidatos del PO para integrar la lista del Frente de Izquierda.

El documento aprobado por más de 93% de los votos y sin votos en contra comenzaba analizando la novedad que significa que las elecciones porteñas vayan en simultáneo a las nacionales. El cuestionado gobierno de Macri buscó valerse de la otrora alta imagen positiva de Horacio Rodríguez Larreta para impulsar su campaña presidencial. La realidad -como muestran la totalidad de las elecciones anticipadas- es que MM es un ancla para cualquier gobernador que vaya bajo su bandera, llevando a la paradoja de que la “incuestionable” reelección de Larreta hoy está cuestionada. Dicho de otra forma, es más lo que pierde Larreta pegando su boleta a la de Macri que lo que gana Mauricio pegando la suya a la de Horacio. El documento también caracterizó de modo concreto la tendencia a la polarización, presente tanto a nivel nacional como distrital, que se caracteriza por un movimiento al centro de todos los espacios políticos, buscando representar los mismos intereses capitalistas. En el caso de la Ciudad, la resolución y el debate posterior enfatizaron que el pasaje de la centroizquierda y el llamado 'progresismo' al campo de la candidatura Fernández-Fernández abre una lucha política para mostrarle a los trabajadores y la juventud que la única lista que defiende las reivindicaciones populares y plantea una transformación social es la del Frente de Izquierda. Esa derechización del centroizquierdismo es un dato político mayúsculo para desarrollar una gran campaña política.  

Con esta caracterización de fondo, la conferencia sacó la conclusión de que la campaña porteña iba a estar fuertemente atravesada por las grandes cuestiones nacionales: la usuraria deuda externa que lleva al país a un nuevo default, la lucha por los derechos de la mujer trabajadora con el derecho al aborto y la ESI como puntos altos y todas las reivindicaciones obreras en el marco de una ofensiva de clase capitalista destacando que nuestro partido es el que ha estado al pie del cañón en cada conflicto contra los despidos, en defensa del salario y de las condiciones de vida de los trabajadores.

Al mismo tiempo, se discutió una campaña específica con las problemáticas propias de la ciudad, que han dado lugar a diversos movimientos de lucha y sus respectivas iniciativas parlamentarias las cuales, a su vez, han servido para potenciar esas luchas como la de terciarios, enfermería, docentes, vivienda, entre otras. El PO interviene diariamente sobre cada conflicto que ocurre, tenemos una autoridad ganada en una cantidad de frentes que debemos explotar positivamente en la campaña.

Una campaña militante

La conferencia sirvió también como radiografía del partido que va a ponerse al hombro esta campaña. Por un lado, porque mientras los partidos patronales cuentan con recursos económicos inimaginables y los moviliza el control de nuevas cajas nosotros contamos con un recurso que es la envidia de todos ellos: la militancia convencida de luchar por los intereses de la clase obrera. Al mismo tiempo, la conferencia contó con la participación de uno de cada diez militantes de la regional que fueron democráticamente elegidos por sus propios compañeros y compañeras.

Una campaña electoral, contra lo que muchos creen, es una enorme oportunidad para desarrollar planteos socialistas. Es una tribuna inmensa para hablarle a millones de trabajadores acerca de todas las manifestaciones de opresión a las que estamos sometidos bajo este régimen social y de darle una salida superadora a esos problemas, que por supuesto no van a ver solucionados en una elección. Un partido revolucionario se vale revolucionariamente de las ilusiones democráticas que las elecciones generan.

Resoluciones

El Comité de la Capital aportó a la conferencia un documento que orienta la campaña, que traza importantes iniciativas como la asamblea de la juventud el 22 de junio, la Asamblea de Mujeres en apoyo al FIT en julio, o el asado de la Coordinadora Sindical Clasista el próximo 29. Al mismo tiempo, hizo una propuesta de candidatos, entendiendo quiénes eran los que mejor podían llevar adelante ese programa y esa orientación. En ese sentido se aprobó por la amplísima mayoría de los delegados presentes la candidatura a Jefe de Gobierno de la Ciudad del legislador del PO Gabriel Solano, con el 94,5% de los votos. Se nominó para el segundo lugar de la lista de diputados nacionales a Fernando Ramal, presidente de la Fuba, y a Vanina Biasi, dirigente nacional del PO y del PdT y delegada no docente de la UBA, que ocupará el tercer lugar y rotará la banca con Myriam Bregman. Para la Legislatura se aprobaron las candidaturas para el segundo y tercer lugar de Facundo Lahitte, dirigente del PO de la Capital y secretario parlamentario de nuestra banca en la Legislatura, y Amanda Martín, secretaria adjunta del sindicato docente Ademys. Junto con ellos se votaron más de una decena de luchadores y luchadoras del PO para integrar las listas y realizar una campaña en toda la Ciudad. La candidatura de Marcelo Ramal a jefe de Gobierno recibió el 5,4% de los votos.

Las distintas propuestas fueron discutidas en más de 50 intervenciones, es decir que más de la mitad de los presentes tomaron la palabra planteando sus posiciones personales y marcando un apoyo inmensamente mayoritario a esa orientación y esa nómina de candidatos.
La conferencia electoral de la capital fue una nueva instancia de debate colectivo y democracia partidaria. Los militantes elaboramos y discutimos aportando a desarrollar la mejor campaña socialista y revolucionaria, en un marco de polarización, para que la crisis la paguen los capitalistas.
 

Compartir

Comentarios