fbnoscript
25 de junio de 2019

Piquetes en La Plata por un apagón que dejó a 80 mil personas sin luz desde el sábado

Fuera Edelap, apertura de los libros y control popular del servicio

Desde el sábado a la noche, por lo menos 15.000 hogares continúan sin electricidad en la zona norte de La Plata, City Bell, Villa Elisa, Villa Castels, Hernández, Arturo Seguí y Gorina. A solo 6 días del apagón histórico que afectó a todo el país, alrededor de 80 mil personas quedaron sin luz por una falla en un cable de alimentación de alta tensión que conecta la subestaciones de Tolosa y City Bell, según informó Edelap, la empresa concesionaria del servicio.

El prolongado corte generó la falta de agua en toda la zona afectada, motivo por el cual se suspendió el dictado de clases en 23 escuelas y jardines. Los vecinos denuncian aumentos especulativos de los precios de los productos esenciales como velas, agua y pilas. Para colmo, la Policía liberó la zona para que proliferen robos en casas y comercios. Indignados por esta situación mientras confiscan sus ingresos con sucesivos tarifazos, los habitantes de esas localidades organizaron piquetes en distintas alturas del Camino Centenario y el Camino General Belgrano.

Vaciamiento

El desperfecto pinta de cuerpo entero el estado del tendido eléctrico de la región. Toda la zona se abastece de un único cable subterráneo de 4km de extensión, el cual según afirmaron fuentes de la UNLP tendría unos 50 años de uso. Ante la interrupción de ese suministro, no existe ninguna vía alternativa para atender la demanda. Este retrato del vaciamiento de Edelap explica el por qué de los reiterados cortes de luz en distintas zonas, que se cansan de denunciar entre otros los médicos y trabajadores del Hospital San Martín.

La empresa había afirmado que restituiría el servicio a la totalidad de los afectados para el lunes al mediodía, pero hasta hoy siguen la mayoría de ellos sin electricidad. Resulta que los trabajos de reparación demandan días, pero afirmaban que con el alquiler de generadores se normalizaría la situación. En lugar de ello, los vecinos denuncian que la mayor parte no recibió la provisión de luz alternativa, y quienes sí fueron conectados afirman que se abastece de muy baja tensión, insuficiente para los electrodomésticos y dar arranque a los motores para tener agua. Tan escaso es el suministro que hacia la noche muchos sufrieron nuevos cortes.

Desmintiendo al gobierno, que justificaba los tarifazos aludiendo que se terminaría el vaciamiento energético, queda en evidencia que los aumentos fueron aprobados sin el menor control del estado de mantenimiento e inversión de las empresas. Macri y Vidal habilitaron la dolarización de las tarifas para ahorrarse una parte de los subsidios millonarios sin afectar el negocio de las privatizadas.

Los zares de la energía

Tanto el régimen de subsidios que aún defiende el kirchnerismo como el régimen de tarifazos permanentes apuntan en una dirección: favorecer la concentración monopólica. Edelap, al igual que las otras tres distribuidoras de electricidad que operan en el interior de la Provincia de Buenos Aires, está en manos de Rogelio Pagano, un ex ejecutivo del grupo Mindlin. Entre DESA de Pagano y Pampa de Mindlin tienen cautivo a más de un tercio de los usuarios de energía eléctrica del país. 

La venta de Edelap en 2017 fue aceitada gracias a que Cammesa (organismo del Estado nacional) condonó a fines de 2016 una deuda que tenía esta empresa por 1.798 millones de pesos. Luego de habilitar la compra, OCEBA (órgano de control del Estado provincial) incrementó los subsidios que brinda a las distribuidoras de 550 millones de pesos en 2017 a más de $1.355 millones en 2019. El Estado es el principal garante de la monopolización del servicio eléctrico. Un negocio redondo a costa de los usuarios, que acumulan un 2000% de aumentos durante los últimos años.

Apertura de los libros y control popular

El intendente Julio Garro, de Cambiemos, ha salido a desmarcarse de lo sucedido, hablando de la impericia de Edelap y amenazando con pedir la cancelación del contrato de concesión. Con esta pirotecnia verbal Garro en realidad pretende ocultar su propia impericia, porque el municipio brilló por su ausencia, poniendo nuevamente de manifiesto la ausencia de todo plan de contingencia para atender cualquier situación que se presenta. Por eso la bronca que expresan los vecinos en los piquetes.

Este nuevo apagón que llega en el inicio de la campaña electoral muestra la justeza del programa que levanta el Partido Obrero en el Frente de Izquierda – Unidad, exigiendo la apertura de los libros contables de las privatizadas para dar con el desfalco perpetrado todos estos años, rescindir los contratos de concesión y proceder a la estatización sin pago para poner el servicio bajo control de trabajadores y usuarios.

Este programa es el único que apunta a terminar con el régimen menemista de las privatizadas de servicios. Los Fernández se limitan a una demagogia contra los tarifazos, pero defienden los subsidios a estos estafadores. Los seis precandidatos a intendente del Frente Todos en La Plata hicieron su presentación en la sede del Partido Justicialista que controla el ex intendente Pablo Bruera, principal responsable del colapso de la ciudad al entregarla al boom de la especulación inmobiliaria sin invertir en la necesaria infraestructura, factor fundamental de la saturación del tendido eléctrico. Para terminar con estos oscuros negociados, tenemos que desarrollar nuestra propia alternativa política.
 

Compartir

Comentarios