fbnoscript
27 de junio de 2019 | #1554

Un salto en la crisis, en el final del régimen de Urtubey

Renunció el jefe de gabinete de Salta

Un diputado oficialista acaba de denunciar al vicegobernador y candidato a gobernador del PJ, Miguel Isa, como responsable de las amenazas y el espionaje que provocaron hoy la renuncia del jefe de gabinete Fernando Yarade, un hombre del Banco Macro y su rival en la interna del frente oficial por la gobernación.

Nuevamente se pone de manifiesto un régimen que funciona sobre la base de las conspiraciones de los aparatos de inteligencia y de la garantía de impunidad que la justicia otorga a los funcionarios corruptos.

Ya en el pasado, en dos oportunidades, Claudio Del Plá y Pablo López denunciaron espionaje sobre la actividad de los legisladores del PO ante la justicia federal, sin que la causa avanzara en absoluto. Es sobre aquella impunidad que se reproducen ahora los casos de espionaje, esta vez para desplazar a competidores en la cúspide de la interna oficial.

La acelerada devaluación del gobierno de Juan Manuel Urtubey de los últimos meses, se agravó enormemente con el fracaso de Alternativa Federal y su asociación de última hora como “segundón” de Roberto Lavagna. Paso seguido, el senador Juan Carlos Romero abandonó la adhesión a la candidatura nacional de Urtubey para apoyar la fórmula Macri-Pichetto.

La burguesía local disputa todavía cuál va a ser la conformación final de los bloques que van por la gobernación en las elecciones desdobladas del 11 de noviembre. Todo indica que finalmente Urtubey apoyará a Gustavo Saenz, el intendente de Salta, que fue el principal alfil de Macri en la última elección, pero que se presenta ahora como “prescindente” en la elección presidencial, al estilo de Juan Schiaretti en Córdoba. Del otro lado, junto a los K de Sergio Leavy, podría terminar agrupándose el PJ oficial que hoy es el eje del frente gobernante. La presentación de las listas nacionales marcó el inicio de esta migración con Lucas Godoy, principal vocero de Urtubey en Diputados, encabezando una  de las listas de diputados nacionales del  frente Fernández-Fernández. En este cuadro de máxima tensión, se explican las denuncias de amenazas y espionaje. Así las cosas, el aparato del Estado, los intendentes, podría terminar divididos en los diversos bloques.

La movilización obrera impacta en la crisis política

El triunfo de los docentes autoconvocados a principios de año desató a su vez un proceso de lucha de los precarizados de la salud, luego de los viales tercerizados en los municipios, y ahora de los 450 ex docentes de religión a los que el gobierno prometió ubicar en nuevas funciones en educación, que reclaman su titularización. Ante estas nuevas luchas el gobierno echa lastre, al menos parcialmente, para zafar de un “acoso” permanente de las movilizaciones en casa de gobierno. Todo esto ha creado un nuevo cuadro sobre todo entre los trabajadores estatales que salen a plantear las reivindicaciones postergadas durante doce años del gobierno que está pronto a terminar.

El Partido Obrero y el FIT-U. El inicio de la campaña electoral

El PO y el FIT-U presentó sus candidatos en medio de esta crisis de régimen y de una intensa participación en apoyo de estas luchas obreras, de los esfuerzos de un nuevo activismo que pugna por la recuperación de la Agremiación Docente Provincial, de la presentación, por primera vez, de la Naranja en docentes universitarios y en las elecciones de  ATE en la capital, Orán y San Martin.
Pablo López y Violeta Gil, dirigente de la UJS y periodista, encabezan nuestras listas a Diputados y al Senado.

La vuelta de Pablo López al Congreso lleva implícito todo un programa: fue el único en defender la causa del aborto legal en el Congreso (los 7 diputados de Salta votaron en contra), fue un impulsor clave de conquista de la ley de indemnización a los ex trabajadores de YPF y fue vocero de todas las causas de los trabajadores. Los demás han sido levanta-manos del ajuste, de los ataques a los jubilados, de la aprobación de los presupuestos del FMI.

El eje de la campaña será que la clase obrera intervenga con una política y un programa propios. Opondremos al continuismo del régimen oligárquico y descompuesto de los Romero y Urtubey, la lucha por una salida obrera que proceda a una reorganización social de conjunto, partiendo de la base de los intereses de los trabajadores.

Compartir

Comentarios