fbnoscript
8 de julio de 2019

La crisis se siente con fuerza en San Marcos Sierras, el noroeste cordobés

En las últimas semanas se pararon todas las obras en la calle y el municipio cesanteó o despidió a muchos empleados municipales en San Marcos Sierras. El empleo público es una de las fuentes más importantes de trabajo del pueblo. 

El municipio dice que no reciben los fondos comprometidos por el gobierno de la provincia, que a su vez aduce no recibir la coparticipación por regalías que le corresponden de Nación. 

El municipio agrega que la recaudación de impuestos al agua y la propiedad es bajísima en estos momentos, por lo que no tuvo más remedio que tomar esas medidas porque no podía seguir afrontando el pago de sueldos.

Aclaremos que antes de las elecciones municipales, el intendente, Cesar “Pipón” Briguera, del Movimiento de Acción Vecinal, quien fue reelecto, obtuvo préstamos para obras como la puesta en funcionamiento de la pileta de natación, una obra que le aseguraba votos, en lugar de prever recursos para la crisis que se venía. Un mes y medio después, despide trabajadores por falta de recursos.

Esta decisión tiene consecuencias gravísimas. Entre los despedidos se encuentran los que oficiaban de enfermeros en la ambulancia y ayudaban al médico en las emergencias. 

En este pueblo la ambulancia es vital porque soluciona casi todas las urgencias, los profesionales denuncian que frente a un ACV por ejemplo ellos no pueden actuar sin ayuda de enfermero o paramédico. 

La crisis en toda su agudeza se remata con la falta de medios de transporte tanto dentro del pueblo como hacia otras ciudades y Córdoba Capital. No hay forma de ir a trabajar, al médico, de compras, a las escuelas o que lleguen turistas. Los trabajadores de la empresa Sarmiento decidieron un paro por tiempo indeterminado. El paro es legítimo porque la empresa les depositó solo el 50% del sueldo. La empresa argumenta que la provincia le cortó subsidios y le debe el boleto escolar y que la recaudación es baja porque el transporte va vacío. Lo que no aclaran es que en los últimos meses se ha producido un fenomenal aumento del costo de los pasajes.

En San Marcos como en otros pueblos de economías reducidas se puede ver con toda agudeza como el ajuste recae con toda fuerza sobre los trabajadores y los sectores más vulnerables del pueblo, mientras los gobiernos hacen uso del dinero que les correspondería para pagar los compromisos con el gran capital.

Está circulando una nota para firmar pidiendo la reincorporación de los despedidos para ser llevada al Concejo Deliberante esta semana. Proponemos una gran asamblea popular para definir un curso de lucha de todo el pueblo por el pliego de reclamos completo. Ya San Marcos Sierras supo actuar así ante la crisis del agua. 
 

Compartir

Comentarios