fbnoscript
11 de julio de 2019

Mendoza: Cambiemos y el PJ trabajan para el Supervielle

Cornejo y Sagasti cierran la “grieta” en defensa de los banqueros
Por Héctor Fresina
Trabajador Bancario y Candidato a Intendente de Godoy Cruz

La "grieta" en Mendoza desaparece cuando se trata de garantizarles jugosas ganancias a los banqueros y a los especuladores financieros.

El gobierno del radical Alfredo Cornejo, de Cambiemos, tiene la intención de crear un banco provincial que cumpla el rol de agente financiero de la provincia, una propuesta copiada de la que formulara hace cuatro años Jorge Tanús, hoy candidato a vicegobernador en la fórmula con Anabel Sagasti del justicialismo.

Ambos proyectos tienen en común que la participación del sector privado será fundamental y que el gerenciamiento del banco será privado.  

Esta es la vía que han elegido la UCR y el justicialismo para que la banca privada se quede con el manejo de los $150 mil millones del presupuesto provincial y los 90 mil clientes que son los trabajadores del Estado que hoy cobran sus salarios en el Nación.

Los contratos de "agente financiero" duran cinco años, y cada renovación abre una aguda disputa entre la banca privada por un lado, y sectores de la burguesía local por el otro, que usan al Nación para ser rescatados de sus crisis y que prefieren que los sucesivos gobiernos lo utilicen para concederles financiamiento barato para sus empresas y para el funcionamiento de su propio estado. Esto último es lo que viene sucediendo desde 1999.

El próximo vencimiento es en 2021 y la ofensiva de la banca privada, encabezada por el Supervielle, ya se ha lanzado. Esto explica el apuro por convertir en ley el próximo año la creación del "banco mixto".

Los vínculos del Supervielle con la UCR y el PJ se vienen consolidando con los contratos de agente financiero en los municipios gobernados por los dos partidos. Cornejo fue pionero en esto mientras fue intendente de Godoy Cruz. Ahora, en la provincia, el banco Superville es parte de quienes se encargan de la colocación de deuda provincial en los mercados financieros.

El directorio del Banco Nación es parte activa de la política del gobierno de Macri y el FMI de destrucción de la banca pública, lo que se condice con su absoluta complicidad en dejar en manos privadas el rol de agente financiero de la provincia.

El argumento que se utiliza para desplazar al Nación es que "falta financiamiento productivo", lo que tiene como responsable a un gobierno que se ha dedicado a favorecer los intereses del capital financiero y a atacar los ingresos y conquistas de las familias trabajadoras.

Esta ofensiva para desplazar al Nación, abre un nuevo capítulo en la histórica lucha de los trabajadores bancarios y de los sectores populares en defensa de la banca pública. El vaciamiento del Banco conlleva, entre otras cosas, el peligro de la pérdida de las fuentes de trabajo de sus empleados. Planteamos el rechazo al proyecto de “Banco Provincial Mixto" y la defensa del Nación como agente financiero de la provincia de Mendoza.

El camino es la nacionalización total de la banca, para poner el ahorro nacional al servicio de un plan económico de industrialización ordenado y controlado por los trabajadores. De esta forma se enfrentará la especulación y la fuga de capitales. Es lo contrario a lo que preparan radicales y justicialistas.

Compartir

Comentarios