fbnoscript
12 de julio de 2019

Catamarca: contra los candidatos del FMI, la izquierda tiene que estar

Por Pedro Saracho
candidato a primer diputado provincial

El próximo 11 de agosto en Catamarca, además de los candidatos nacionales, se votará para gobernador, legisladores provinciales, intendentes y concejales. El panorama nacional de aguda crisis se replica en la provincia con los índices de desocupación más altos de las últimos años, con el cierre de las fábricas más importantes de la provincia y un tendal de despidos en el comercio sumado a esto el salario que cobramos en promedio los catamarqueños está por debajo de los niveles de pobreza, destacando que una porción importante trabaja precarizada en el sector privado y mayoritariamente en el Estado, en el caso de los precarizados cobrando salarios por debajo de las niveles de indigencia, agudizando el proceso en los municipios del interior. El Frente de Todos (PJ) y  Juntos por el Cambio (exFCS) son los únicos responsables locales de esta situación, ambos gobernaron la provincia en los últimos 25 años.

Los cierres de las listas de los frentes gobernantes fueron puras maniobras para beneficiar a uno u otro sector de los aparatos, ya que en el fondo todos tienen un acuerdo de programa, el impuesto por el FMI.

Raúl Jalil el candidato por el PJ es el mejor representante del macrismo, durante su gestión en el municipio de la Capital todos hablaban de su pase al macrismo, con la candidatura de Dusso en la vicegobernación es la fórmula perfecta de los empresarios de la provincia, ya que Jalil es un empresario de la salud y del negocio inmobiliario y Dusso es el mandamás de la obra pública desde hace más de 15 años, dos empresarios que seguirán los pasos que ordené el capital. 

Llamó la atención que Lucía Corpacci que ganaba casi plebiscitariamente según todas las encuestas haya desistido de ir por un nuevo mandato y aparezca como candidata a diputada nacional.  El paso de Lucía Corpacci a la diputación nacional expresa un agotamiento del proceso político encabezado por ella que si bien hoy es la aglutinadora del poder político en la provincia es también la responsable de la situación de bancarrota, la crisis que afrontaremos durante y posterior a octubre solo se podría manejar con nuevo personal político y renovadas fuerzas, es parte del traspaso de manos a un sector mejor visto por el capital y la Iglesia para hacer el  ajuste nacional en la provincia.

En el mismo sentido está la candidatura a intendente de la Capital de Gustavo Saadi, el diputado que en su paso por el parlamento nacional apoyó la reforma previsional que es el robo a nuestros jubilados, las leyes que permitieron la dolarización de las tarifas que provocaron el tarifazo y 100 leyes que le permitieron al macrismo desarrollar su ataque a los trabajadores. Su función es claramente de un contenedor de los conflictos y alguien que puede mantener la estructura del PJ conexionada, él es el próximo armador político.

El FCS, hoy "Cambiemos Juntos", después de muchos esfuerzos por no ir dividido a las Paso (ya que esto lo único que generaría es que la diferencia entre el PJ y ellos sería mayor) colocó a Roberto Gómez como candidato a la gobernación, empresario de la salud que en las elecciones pasadas a intentó pelear en las primarias esa candidatura y que en esta oportunidad le cedieron este lugar ya que se entiende que no hay chances frente al PJ.

El final del armado de listas no trajo calma sino nuevos procesos de quiebres y reagrupamientos, una línea de la UCR pasó entera al GEN. Las fichas del FCJ están puestas en ganar la Capital, con el actual rector de la UNCa, Flavio Fama, una cara renovada de las desgastadas presencias de una fuerza política en retroceso, pero sin dejar de lado que es el Rector que ha defendido a las corporaciones mineras, que se ha presentado adherente al achique presupuestario en las universidades y que durante su gestión en la UNCa intentó prohibir a las organizaciones políticas en las facultades, la nuevo no es sinónimo de bueno.

El estallido del UCR y de FCJ generó que el GEN partido que estaba con muy pocas posibilidades de armados en la provincia se fortaleciera con todos los radicales heridos por el acuerdo provincial. Generando una fuerza política que no disputara la gobernación, pero se presenta como la tercera opción en la provincia, no por un planteo progresista sino que es porque disputará el campo electoral de un radicalismo destrozado. El GEN es hoy el reciclado de las listas patronales.

La última fuerza que se presenta será la que lidera comandada por Luis Barrionuevo: Consenso Federal, con Lavagna como candidato a presidente. El gastronómico armó una lista que busca restar votos al PJ local sin más expectativas que meter algún legislador, lleva a la cabeza al Grillo Ávila a gobernador y el mismo Barrionuevo a diputado nacional. El actual diputado Ávila era de Unión Ciudadana y fue expulsado de su fuerza y hoy va con uno de los opositores históricos del CFK. Esta lista es una de las más reaccionarias ya que se ha presentado abiertamente como la representante del voto provida, y buscando explotar esta variante irán a fondo con sus planteos de ataque a los derechos de las mujeres. 

EL FIT Unidad y el Partido Obrero

La referencia histórica de la izquierda en la provincia ha sido el Partido Obrero, esta referencia se consiguió gracias a la militancia y constante posicionamiento política, en las elecciones anteriores el PO casi ingresa a la cámara de Diputados de la provincia lo que hizo que nos convirtamos en una fuerza política que en lo electoral puede ser una alternativa, hoy el Frente con el MST fortalece esa referencia colocando a la izquierda como la única alternativa de los trabajadores catamarqueños. Nos presentamos en siete intendencias, además de a lista completa para la legislatura provincial.

Con Ariel López a gobernador, Ana Clara Barros y Daniel Blanes diputados nacionales, Estela Moreno como intendenta de la Capital y Pedro Saracho, Dayana Yapara diputados provinciales y una lista llena de referentes y luchadores vamos a las Paso, con todos estos compañeros vamos por un primer objetivo de obtener 5.000 votos y superar el piso proscriptivo.

El FIT- Unidad tendrá su prueba más fuerte el próximo 11 de agosto; tenemos la obligación de pararnos con una tribuna de denuncia de los que nos han gobernado y sus variantes locales y los que durante el gobierno de Corpacci también han jugado el mismo rol de ajustadores que Macri en la nación.

Las elecciones en Catamarca se polarizaron en la superficie entre Frente de Todos y el Frente Juntos por el Cambio, pero ambos son los que han arrastrado a la provincia a la miseria y hoy no pueden presentar una salida a esta situación.

El FIT-Unidad mostrará que la polarización tiene que venir desde los trabajadores, las mujeres, la juventud, los jubilados en contra de los candidatos del Ajuste y el FMI.

Por todo esto la izquierda tiene que estar.

Compartir

Comentarios