fbnoscript
18 de julio de 2019

General Godoy: el gobierno del PJ-FpV, sinónimo de ilegalidad, abuso de poder e impunidad

Por Gabriel Musa
concejal del Partido Obrero y precandidato a senador nacional por el Frente de Izquierda-Unidad

El gobierno de General Godoy (Río Negro), encabezado por el recientemente reelecto intendente Luis Ivancich del Partido Justicialista-FPV, puede tener como sinónimos las palabras ilegalidad, abuso de poder e impunidad.

Desde la conquista de la banca en el Concejo Deliberante de la localidad en el año 2017 por parte del Partido Obrero no se ha dejado de señalar las sistemáticas irregularidades con las que se maneja el Poder Ejecutivo municipal, con la complacencia de representantes de otras fuerzas políticas como la UCR o Juntos Somos Río Negro (el partido de gobierno provincial), que ocupan importantes cargos en el Tribunal de Cuentas pero que han optado por el silencio ante los pedidos de informes y ante la exigencia de nuestro bloque del cumplimiento de sus funciones legales. En respuesta a nuestras solicitudes en el Tribunal argumentaron la última vez que, por consejo de una de las contadoras, “no era conveniente dar a conocer información que roce cuestiones personales”.

A las irregularidades existentes debe sumarse la presentación de proyectos como el presupuesto 2018 y el del 2017 modificados durante los últimos días de diciembre y luego aprobados por el oficialismo en el Concejo Deliberante, sin debate alguno, lo que era una clara señal de que se estaba en presencia de un gobierno que se manejaba con un grado de ilegalidad e impunidad total.

Y, además, ejerciendo abuso de poder, al punto de llegar a la violencia contra quienes reclamamos por derechos colectivos y cuestionamos estas irregularidades.

De manera totalmente irregular, las autoridades rigen su actividad por una ley –que no respetan- ya que aún no se dictó la Carta Orgánica para regular las funciones de los funcionarios. Algo similar sucede con otras leyes como la de identificación de los automóviles de uso municipal, que el intendente vetó luego de una aprobación unánime por el Concejo, o la del basurero a cielo abierto, que luego de una aprobación también unánime al día de hoy no se ha cumplido.

El gobierno de Ivancich no cumple tampoco con la presentación trimestral que debe hacer ante el Concejo sobre las finanzas municipales, y no da ninguna respuesta a los pedidos de informes presentados una y otra vez en estos últimos 18 meses por la bancada del Partido Obrero.

Un gobierno alcanzado por la crisis

En las recientes elecciones, el peronismo alcanzó el 52% de los votos, asentado en un aparato clientelar salido de las arcas de las cuentas municipales, sus relaciones con las burocracias sindicales locales y el clero y algunas obras públicas sobre las cuales no ha presentado informes. En segundo lugar, se ubicó Juntos Somos Río Negro, con el 45% de los votos. El Frente de Izquierda-Unidad obtuvo 1,6%.

Tras la reelección, Ivancich deberá sin embargo hacer frente a la crisis social, económica y política que atraviesa el país y que se refleja en General Godoy con desocupación, pérdidas de trabajo y bajos salarios. El intendente, atravesado a su vez por los grandes escándalos y denuncias penales sobre su espalda, deberá ser capaz de contener las luchas que sin dudas surgirán ante la profundización del ajuste que todos los bloques tienen en carpeta.

Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda-Unidad denunciamos las ilegalidades que siguen sucediéndose en el municipio de General Godoy, y advertimos de las políticas anti obreras y anti populares que se vienen aplicando y que se agravarán detrás de las alternativas que apuestan a seguir tutelados por el FMI.

Convocamos a seguir desarrollando una alternativa política propia de los y las trabajadoras y la izquierda, para que la crisis la paguen los capitalistas.

En esta nota:

Compartir

Comentarios