fbnoscript
25 de julio de 2019

Acto del PO frente al Anses en rechazo a la reforma previsional

Hablaron Solano, Bravetti y compañeras jubiladas

El Partido Obrero desarrolló este jueves un acto frente a las oficinas centrales del Anses en la Capital Federal en el que participaron candidatos del Frente de Izquierda Unidad.

El candidato a jefe de gobierno por el FIT-U, Gabriel Solano, denunció que tanto el macrismo como la dupla de los Fernández coinciden en la aplicación de una nueva reforma previsional que supondrá otra confiscación a los jubilados.

“Repudiamos y rechazamos la pretensión de todos los partidos patronales de imponer una nueva reforma previsional, que agravaría todavía más la situación de los futuros jubilados, subiendo la edad mínima para el retiro a los 70 años para hombres y mujeres, cambiar la fórmula para calcular el haber inicial para reducirlo en un 20% respecto de los ya bajos niveles actuales y modificar el índice de actualización para alejarlo cada vez más del aumento de los precios, a lo que se suma la intención de liquidar todos los regímenes especiales, como el de los docentes”, dijo Solano.

Esto –acotó- “cuando la jubilación mínima, que cobra más de la mitad de los beneficiarios, está en $11.500, mientras que el costo de la canasta de los jubilados oscila en los 35.000 pesos”.  

La reforma previsional en carpeta está directamente vinculada con la reforma laboral que también se quiere imponer ya que la intención es que las patronales paguen menos y aporten también menos para “bajar el costo del trabajo” y así se desfinanciará totalmente al Anses y se reducirían las jubilaciones.

Solano polemizó con las propuestas de la fórmula F-F. “Ayer salió publicada la propuesta de Alberto Fernández para su eventual gobierno, que no se diferencia prácticamente en nada de la propuesta del macrismo. Solo dice que las jubilaciones tendrán una mejora respecto de la inflación pero solo si crece la recaudación. Pero ahora, por ejemplo, hace 18 meses que la recaudación está cayendo, es decir que los jubilados no recibirían ninguna mejora”, explicó. Recordó que Cristina vetó una ley de movilidad jubilatoria bajo su mandato y denunció el apoyo del PJ en el Congreso a la reforma previsional aprobada en diciembre de 2017.

“El Frente de Izquierda –contrapuso- plantea un cambio radical. En primer lugar restablecer el 82% móvil. No puede ser que un trabajador al jubilarse vea caer su nivel de vida drásticamente y, por ejemplo, pase de ganar 28 mil de sueldo a cobrar 12 mil de jubilación”. Asimismo, planteó “reponer el porcentaje de aportes patronales que redujo Domingo Cavallo cuando era ministro y los que está implementando ahora el macrismo. Y el blanqueo de todos los trabajadores en negro”. Planteó también un salario igual a la canasta familiar y la dirección del Pami por trabajadores y jubilados.

Falsa grieta

Por su parte, el candidato a senador provincial, Miguel Bravetti, también destacó la falsa polarización entre el macrismo y la fórmula de los Fernández.

“La oposición de los Fernández –dijo- acaba de presentar un documento denominado Agenda Urgente para una Sociedad del Trabajo donde dicen que van a modificar la fórmula de actualización de los haberes previsionales siempre y cuando lo permita la recaudación. Y dos renglones más abajo dice que van a reducir de manera segmentada los aportes jubilatorios que deben realizar las patronales, de tal manera que las empresas más pequeñas realicen un aporte mínimo. 

“Y todos sabemos que los capitalistas son especialistas en este tipo de fraudes. Vamos así a un desfinanciamiento del sistema jubilatorio que abrirá las puertas a la reforma previsional que los Fernández dicen rechazar”.

Llamó a romper la tregua de la burocracia sindical que se ha alineado con Alberto Fernández y a avanzar hacia un paro activo de 36 horas como puntapié inicial de un plan de lucha para liquidar el ajuste. El voto al FIT se coloca en esta perspectiva.

Una salida

También intervinieron la compañera Aurora, jubilada, militante del PO y candidata a comunera en la Ciudad de Buenos Aires, quien destacó que “con lo que cobramos como jubilación no alcanzamos a cubrir siquiera la canasta de alimentos. No hablemos de lo que necesitamos para medicamentos, ropa, y otros consumos básicos. No tenemos ni siquiera el derecho de poder sentarnos a tomar un café. Es decir que estamos dentro de la franja de indigencia.”

“El precio de los medicamentos –continuó  los hace inalcanzables y la situación del Pami es terrible. En los hospitales, donde capitamos muchos jubilados no hay médicos suficientes, los turnos son a dos y tres meses, no hay operaciones por falta de insumos. Y esto afecta no solo a los jubilados sino cada día más a sectores de trabajadores que se quedan desocupados y sin obra social.

“Por eso –dijo- desde el Plenario de Jubilados pedimos:

Aumento inmediato que lleve el haber mínimo a un monto igual al costo de la canasta de los jubilados. El 82% móvil de lo que percibe un trabajador en actividad. Y que el dinero del Fondo no lo desvíen para otros destinos ya que se trata de dinero de los jubilados.

Cerró la compañera Diana, del Plenario de Jubilados de Caballito, quien hizo un repaso de la situación crítica que viven los jubilados y trabajadores en distintos países en América Latina.

Compartir

Comentarios