fbnoscript
29 de julio de 2019

"Enfrentar la falsa polarización entre variantes capitalistas"

Discurso completo de Néstor Pitrola en Argentinos Juniors

El sábado 27, el Partido Obrero realizó un multitudinario acto en el estadio cubierto de Argentinos Juniors por el voto al Frente de Izquierda – Unidad, contra el régimen del FMI y por una salida de los trabajadores y la izquierda. A continuación, compartimos el discurso completo de Néstor Pitrola, candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires.

Hola compañeras, compañeros, compañeres. No hablo el lenguaje inclusivo, pero hoy sí, quiero tirarle onda a la UJS que hace La Caldera en lenguaje inclusivo, a las mujeres desafiantes, a la juventud rupturista. Siempre supe que la lengua es un resultado de la historia y el marxismo me enseñó que la historia es la historia de la lucha de clases. Así que bienvenido este lenguaje, no porque con él vayan a cambiar el mundo, claro, pero sí porque quizás sea un reflejo más de la potencialidad de estos movimientos de masas en los cuales luchamos y lucharemos para que cambien el mundo enterrando la explotación de la mujer y de las disidencias bajo los escombros de toda explotación humana. Que viva el discurso de Eduardo Salas para mojarle la oreja a la monarquía española reivindicando la lucha catalana ante la presencia repugnante del Rey de España en la Córdoba del Cordobazo, justamente en el congreso de la lengua. Estoy convencido que un gobierno de les trabajadores habrá acabado igualmente con la dictadura del capital. El alcance histórico de esta cuestión lo dirá el tiempo, pero sepan que el comité nacional que Uds eligieron en el XXVI Congreso no les dirá cómo hablar para llevar a la juventud por la ruta de la unidad obrero estudiantil, por la ruta del gobierno de la clase obrera.

Cuando el molinete de este estadio cantó 7000 y tuvimos que dejar 2000 compañeros afuera pensé: esta campaña electoral el PO ya la ganó. Sin nadie de Córdoba o de Tucumán (donde vi las imágenes de un acto masivo ayer de 350 personas), de Salta o de Mendoza, de Neuquén, Río Negro o Santa Cruz, todos lugares donde las compañeras y compañeros están haciendo sus propios actos, sin nadie de Catamarca, La Rioja, Chaco, Misiones, Formosa o Tierra del Fuego, donde Romina estuvo días pasados haciendo actos, estamos superando ahora mismo lo que reunimos hace cuatro años en el Luna Park. Sí, si ya no ganamos esta campaña por lo menos arrancamos con un gol desde el vestuario, porque semejante militancia sale a enfrentar el operativo de la burguesía para polarizar al país entre dos variantes diferentes, de historias distintas, de diferente relación con la clase capitalista  y con las masas, pero igualmente fondomonetaristas y por lo tanto igualmente antiobreras en su contenido final y estratégico.

Saben, me encantó Gabriel con sus palabras sobre el congreso del PO. Porque pintó el contraste con el derrumbe de los partidos de la burguesía. Pero este XXVI Congreso quedará en la historia porque superó todos los anteriores en democracia interna, donde no hubo centenares de delegados escuchando una voz, sino que hubo centenares de delegados representando a miles de militantes que mostraron su enorme politización. En este congreso, como en este acto, en esta tribuna y en esas tribunas, emergió el rugido consciente de las generaciones que llevarán a la victoria las banderas de la generación de trotskistas que en tiempos de la revolución cubana, del mayo francés y del Cordobazo fundó este hermoso partido. Los veteranos en la construcción revolucionaria en la clase obrera como yo, otros no tanto, como María [Demateis, delegada de Textilana, oradora del acto] estamos felices de que eso esté ocurriendo. Hemos visto que a los editores de Clarín les chorrea la sangre por los colmillos al escribir sobre el debate en el PO, pero tal vez pierdan de vista que están ante el parto de una nueva etapa que hace del PO el partido que llevará al poder a la clase obrera argentina, porque su método colectivo y el crisol de generaciones que integran sus cuadros y su dirección esté asegurando su sobrevivencia histórica definitiva en la ruta del Programa de Transición, de la cuarta internacional, de la unidad socialista de América Latina y del socialismo en el mundo.

Precisamente, es lo que hemos transmitido a los compañeros del CRCI en la reciente reunión de Atenas. La voluntad del PO, de hacer los esfuerzos más extremos para salvar la unidad del partido sobre la base de la intervención común en la lucha de clases y en la campaña electoral en curso, del centralismo democrático, de las conclusiones y la política resuelta en el XXVI Congreso, de sus organismos y consignas que están ya mismo pasando la prueba de los acontecimientos. Por ello tomamos como base un texto formulado por los compañeros para discutir enmiendas y llegar a un curso común. No fue posible, la reunión fue dinamitada. Pero seguiremos en la misma línea contra el rupturismo. Nos encontramos aquí con columnas pintadas con la consigna Fuera Macri, Asamblea Constituyente. Fuera Macri, cuando faltan dos semanas para votar y al frente está la fórmula de los Fernández y Massa. Asamblea Constituyente cuando por ejemplo en Tucumán los partidos de la burguesía, todos derechistas, sacaron el 99,05% de los votos, darían lugar a constituciones reaccionarias, peores que la del pacto de Olivos. El sentido de esa consigna se asocia a una irrupción de las masas por la que tenemos que luchar, a una crisis de poder que tenemos que desenvolver. No compañeros, fuera el régimen del FMI. Desnudamos a Macri y Pichetto, que gestionan el gobierno del FMI, que marcaron la cancha del proceso electoral con los diez puntos redactados en Washington y a los Fernández-Fernández-Massa que presentan la variante más pérfida para hacer pasar la agenda antiobrera de la reforma laboral, previsional, la agenda del repago de una deuda que nos llevará al desangre y a nuevas crisis y choques.

Otro acierto político del XXVI Congreso. Advertimos desde el primer día del año que el peronismo se reagrupaba para poner a punto un recambio fondomonetarista. Ese papel jugó en todas las elecciones provinciales y preparó esta oferta reaccionaria que será una sombra del bonapartismo tardío de Cristina y Kicillof de los últimos años. No hay vuelta al 2015. Y lo pudimos caracterizar en cada episodio de la lucha de clases, de las huelgas del período 2018, ante el moyanokirchnerismo y su consigna “hay 2019”. Han sido un factor para que la clase obrera llegue atomizada al escenario electoral y vote atomizada, convalidando ella misma con su voto la variante de sus verdugos. El economista liberal Guillermo Calvo, emocionó a Pagina 12 de ayer, porque dijo que lo mejor que le puede pasar a la Argentina es que gane Cristina, pero lo fundó, justamente, en que sería el gobierno más apto para “hacer cosas que son impopulares y que romperán la economía”.

O sea que sería el más apto para evitar la irrupción de la clase obrera en la crisis y en la descarga brutal de esa crisis sobre las espaldas de las masas que significarán la aplicación de los diez puntos del FMI, de su política. Y nuestra política es, justamente, contribuir, preparar, ayudar a madurar la intervención de la clase obrera como conjunto en la crisis. De allí la importancia de la consigna del paro activo de 36 horas en la tradición del Cordobazo, y del planteo de que la crisis la paguen los capitalistas como planteo electoral al servicio de esa irrupción, ofreciendo un programa de salida de los trabajadores y la izquierda. Marcamos en esta campaña y en cada provincia, como nunca, un programa de poder que expresa en cada consigna la perspectiva del gobierno obrero. Para contribuir a la condición subjetiva de una clase obrera que llega atomizada al proceso electoral, porque ha sido atomizada en su lucha por el peronismo.

Hemos visto al marxismo estos días volver de pronto a la edad de piedra, más atrás de “El izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo” de Lenin. A una suerte de guevarismo o de infantilismo senil en la frase de un compañero de Campana. Como dijo Pablo Rieznik en un discurso ante la asamblea de intelectuales con su tradicional socarronerismo: ¿Vamos a tener que discutir cada vez la importancia de tener diputados obreros y socialistas? ¿Vamos a oponer ahora la revolución social a la lucha por diputados revolucionarios que ayudan a la revolución de la conciencia política imprescindible para cualquier revolución social? ¿Nos vamos a negar a agotar las ilusiones democráticas de las masas laboriosas? ¿Y vamos a tener que discutirlo después que esos diputados protagonizaron 80 audiencias públicas apoyando ocupaciones y huelgas obreras o abriendo el camino en el Congreso a los juicios a Milani al que ahora le piden 18 años de condena, que hicieron echar como Soledad [Sosa] a un diputado misógino de la comisión de la mujer, que llevaron la proclama de la caducidad de la burguesía a la asamblea legislativa del Bicentenerio, que le marcaron al país el derrotero que tendría el pacto con los fondos buitres que trenzaron Macri, Pichetto, Massa, Schiaretti y Bossio con  la oposición trucha de Kicillof que quería pagarle unos dólares menos? ¿Después de los cuatro años brillantes de Pablo López y de toda la trayectoria parlamentaria del PO salteño, siempre al lado de la clase obrera? ¿Después que persiguieran a Cintia Frencia por estar al frente de la lucha contra Monsanto como ahora a Patricia [Jure] por saltar las rejas para defender a los municipales de Neuquén? ¿Después que Romina [Del Plá, otra de las oradoras del acto] se puso a la cabeza de la participación de clase  y socialista en la lucha de masas del aborto legal, después de la gran diputación de Guillermo Kane que arrancó la media sanción de la educación sexual integral? No, ahora no vamos a discutir eso. Ahora vamos por uno, cinco, diez diputados obreros para contribuir con ellos a la irrupción  de los trabajadores en la crisis que es el camino de la revolución social. Ellos contribuirán a que Argentina tenga un puertorriqueñazo con la clase obrera a la cabeza. A darle en la Argentina ese contenido al proceso de rebeliones populares que conmueve al mundo desde los chalecos amarillos, las revoluciones árabes o la rebelión que llevó a la caída del gobierno títere de los EEUU en Puerto Rico.

Para finalizar. Rescatamos desde esta tribuna el esfuerzo mayúsculo de nuestra clase obrera en cada lucha. Desde la heroica huelga en el bajo cero de Río Grande de Tecnomyl, hasta la autoconvocatoria docente salteña y la rebelión estatal en Chubut, desde las ocupaciones de Mielcitas o Molinos Minetti en Córdoba, hasta las huelgas de la aceitera Bio Ramallo o de la curtiembre Donto en Baradero, de la combativa paritaria del Sutna clasista hasta la rebelión de los obreros mineros de Jujuy del Aguilar o la huelga de las obreras de Textilana, como lo hicimos con las grandes huelgas del INTI, de Télam, de las ocupaciones de AGR o Interpack, de las grandes huelgas docentes y docentes universitarias. El soberbio movimiento de la mujer por el aborto legal y todas sus reivindicaciones, del Polo Obrero y el movimiento piquetero que lucha por pan y por trabajo desafiando la cooptación del asistencialismo y uniendo la lucha de ocupados y desocupados con los métodos piqueteros contra el punterismo. Nuestra campaña está al servicio de todas las luchas de los explotados para llevarlas a la victoria a partir de la superación de la burocracia sindical. Para ello impulsamos el Plenario Sindical Combativo que ha sido la voz de la izquierda en el movimiento obrero en cada paro nacional y en cada lucha y que fue el antecedente del reforzamiento del Frente de Izquierda que hoy interviene sobre las bases programáticas históricas del FIT desde 2011. Otra victoria de la orientación del XXVI Congreso del PO. Votemos al FIT Unidad para sacarnos de encima al FMI y a los políticos de la grieta trucha. Votemos al FIT Unidad para que la crisis la paguen los capitalistas. Votemos al FIT Unidad por una salida de los trabajadores y la izquierda que no es otra cosa que nuestro propio gobierno, el de los trabajadores. Muchas gracias.

En esta nota:

Compartir

Comentarios