fbnoscript
15 de agosto de 2019 | #1560

Buenos Aires: El desplome de Vidal (y Macri)

La derrota del macrismo en la provincia de Buenos Aires no ha tenido atenuantes. Alberto Fernández supera a Macri por 20 puntos porcentuales de diferencia. La distancia que la fórmula Kicillof-Magario obtuvo frente a Vidal se achica apenas un 3%, contradiciendo a quienes consideraban que se iba a producir un corte de boleta favorable a la actual gobernadora.  Sin duda alguna, el PJ-kirchnerismo ha canalizado el rechazo generalizado de la población bonaerense frente a las actuales condiciones de vida en toda la provincia y el correlato directo del ajuste nacional montado por Macri y el FMI. Así como Vidal recibió el voto masivo para sacarse de encima al PJ que había gobernado ajustando la provincia, hoy, le da la espalda a la gobernadora que agudizó todos los ataques a la población laboriosa bonaerense. El impacto de la crisis capitalista en la provincia ha sido de profundidad. El aumento incesante de la pobreza, los cierres permanentes de fábricas producto de la crisis económica, el deterioro de la salud y la educación pública impactaron de lleno en el score electoral de la actual gobernadora y su troupe de intendentes. Las muertes de Sandra y Rubén tras la explosión en la escuela de Moreno fueron la expresión más brutal del ajuste en la educación llevada adelante por Vidal y su ministro Gabriel Sánchez Zinny. El crimen de Monte, la constatación de que no acabó con ninguna mafia.

Vidal contaba con la promesa de Macri de la devolución del millonario “fondo de resarcimiento del conurbano” que se esfumó tras la crisis que llevó al acuerdo con el FMI. El pasaje de subsidios a las privatizadas de Nación a la provincia -compromiso de ajuste asumido por Vidal- consumió el mismo monto del fondo de resarcimiento y dejó a Vidal sin la posibilidad de usar la “billetera” para intentar reactivar la obra pública y cooptar nuevos punteros. Por el contrario, Vidal ha sido una pieza fundamental del ajuste en curso, imponiendo presupuestos provinciales recortados y un compromiso fiscal con los municipios de fuerte restricción del gasto. Con una provincia agudamente endeudada en dólares (el 80% de los 12.000 millones de dólares totales) y sin posibilidades de financiamiento nacional, Vidal ha sido identificada como la responsable directa del ajuste y el ataque a los trabajadores en toda la provincia. Esto explica que no se trató solamente de las consecuencias -para Vidal- del derrumbe de Macri. La tentativa de desdoblar la elección de la provincia de Buenos Aires y realizarla antes de las presidenciales fue abortada no sólo porque significaba restarle el apoyo a Macri, sino también porque una derrota por adelantado en el principal distrito del país hubiera producido un tembladeral generalizado varios meses antes de las primarias presidenciales.

El Frente de Izquierda-U

El Frente de Izquierda ha realizado una elección que ronda los 340 mil votos en las diferentes categorías, conquistando una votación similar a las elecciones legislativas de 2017. A pesar de la extorsión a la que fueron sometidos los trabajadores para optar por los principales bloques capitalistas, la izquierda defiende una votación que nos coloca en las puertas de superar el piso para la conquista de una nueva bancada obrera en la Cámara de Diputados. La votación registra, ya en las primarias, un corte de boleta favorable a Néstor Pitrola, mayormente en detrimento de la candidatura de Sergio Massa. A diferencia de otras oportunidades, el voto al FIT-U se distribuye en forma homogénea en casi toda la provincia. Se destacan en este punto, distritos donde no habíamos superado el piso proscriptivo de las Paso como el caso de Colón, San Pedro, Saladillo, Villa Gesell o Ramallo, expresando como en muchos otros distritos, nuevos reagrupamientos de fuerzas del Partido Obrero y la izquierda. La elección en grandes distritos como La Plata, Bahía Blanca o Vicente López, en la categoría de diputados nacionales alcanza el 5% también con importantes votaciones locales. Luego se destacan las elecciones en distritos que superan el 4% como La Matanza, Puan, Morón, San Martín, Tres de Febrero, Alte Brown, Ituzaingó, Hurlingham y Salto. Con estos resultados, la izquierda se coloca en el cuarto lugar en la provincia, defendiendo un bloque de independencia política.

La campaña hacia las Paso en la provincia de Buenos Aires ha tenido un definido contenido político y estratégico. Estuvimos desenvolviendo nuestra orientación en cada una de las luchas como la de Fate, Interpack o Textilana, los docentes y estudiantes, la lucha de las las enormes movilizaciones del Polo Obrero y los trabajadores desocupados y cada lucha del movimiento de la mujer por sus reivindicaciones. Peleamos cada adhesión al Frente de Izquierda orientados a terminar con el régimen de ajuste y ataque a los trabajadores de Macri y  el FMI y abrir curso a una alternativa independiente de los bloques patronales en pugna. Al mismo tiempo, establecimos una clara delimitación con el PJ-kirchnerismo que en particular en la provincia llevó hasta el final el co-gobierno con Vidal, votando cada una de sus leyes e incluso ocupando puestos en la gestión de Cambiemos como es el caso del massismo. La consigna que encabezó la campaña, “que la crisis la paguen los capitalistas, por una salida de los trabajadores”, se ha demostrado como un acierto estratégico a la luz del desmadre económico que atraviesa la Argentina en los días posteriores a las elecciones. La clase capitalista y sus partidos procesan una crisis sin precedentes que rápidamente descargan sobre los trabajadores con mega devaluaciones y un nuevo pico inflacionario que pulveriza el salario y las condiciones de vida de la población. La campaña realizada en la gran provincia industrial del país juega un papel clave de preparación consciente de los trabajadores para enfrentar esta etapa que se abre. Redoblemos la campaña política en las fábricas, lugares de trabajo y estudio. Más que nunca, impulsaremos antes y después de octubre la intervención y la lucha independiente de la clase obrera junto a la izquierda revolucionaria y los explotados para derrotar los planes del FMI, la reforma laboral y todos sus ataques y abrir curso a un gobierno de trabajadores.

Compartir

Comentarios