fbnoscript
22 de agosto de 2019 | #1561

No a la tregua, paro activo de 36 horas

Macri y Alberto Fernández han hecho ya una costumbre de hablar por teléfono para coordinar una negociación sobre el manejo de la crisis nacional.

Se está cocinando un pacto para encaminar la transición política entre las PASO y la entrega del poder en diciembre.

El acuerdo entre ambos parte de convalidar la devaluación de un 27% y la pérdida, por lo tanto, del poder adquisitivo de salarios y jubilaciones.

Fernández ha anunciado que se congelen las discusiones paritarias los primeros 6 meses de su gobierno.

También avanzan en las negociaciones de la reforma laboral y previsional que pide el gran capital.

Este pacto devaluador se traslada a los direcciones de los sindicatos y organizaciones piqueteras en la forma de una tregua con el gobierno.

Frente a la convocatoria al Consejo de Salario Mínimo, la CGT y la CTA han hecho el planteo correcto de que el valor debe ser igual al de la canasta familiar.

No han tomado, sin embargo, medida de lucha alguna para que esto se vuelva realidad.

Contrasta con los 50 mil piqueteros que colmaron la Plaza de Mayo hace una semana.

Contrasta con la convocatoria del Plenario Sindical Combativo, en estas horas, a movilizarse por un paro activo nacional de 36 horas y un programa de emergencia de la clase obrera.

El grito contra la tregua se escucha también en el Chubutazo contra el robo de los salarios que realiza el albertista gobernador Arcioni para pagar la deuda provincial.

Rechacemos la tregua y ganemos las calles por:

Aumento inmediato de salarios y jubilaciones, ajustados a la inflación. Reapertura de paritarias. Abolición del impuesto al salario.
Prohibición de despidos y suspensiones. Reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario.

No pago de la deuda. Nacionalización de la banca y el comercio exterior.

Paro activo nacional de 36 horas y plan de lucha. Congreso de delegados de base de todo el movimiento obrero, ocupado y desocupado, con mandato de asambleas.

Fuera el régimen del FMI. Gobierno de los trabajadores.

Compartir

Comentarios