fbnoscript
31 de marzo de 2005 | #893

Cooptación de desocupados al régimen castrense

La Nación del 22/3 saluda alborozada desde su editorial la creación del Servicio Cívico Voluntario, que consiste en la incorporación de 6.000 jóvenes desocupados de entre 18 y 23 años a los cuarteles militares, y bajo su disciplina, donde recibirían “formación técnica”.
 
Impulsores de esta medida son los ministros Pampuro y Filmus, de las carteras de Defensa y Educación, respectivamente, quienes pretenden “sacar de la calle” a numerosos jóvenes para luego “reinsertarlos en la vida laboral”.
 
Prometen pagarles a cada uno unos 300 pesos para que durante dos años concurran de 8 a 17 a los mencionados cuarteles para capacitarse como jardineros, electricistas, sastres, talabarteros, herreros, etc.
 
Pampuro pone los cuarteles y Filmus la “currícula”. Los profesores serán “los muy buenos técnicos y artesanos que se están por jubilar”.
 
Transcurridos los dos años, los alumnos podrán seguir prestando servicio en alguna de las fuerzas armadas. Seguramente por trescientos mangos y en calidad de colimbas.
 
La Nación reivindica esta medida pues “representa una buena oportunidad para acercar a las Fuerzas Armadas a la sociedad civil”.
 
Se trata, sin duda, de regimentar al sector más dinámico de quienes no tienen empleo.
 
Por otro lado, desvaloriza y deslegitima a la escuela pública, y entrega a un gran número de jóvenes a la despótica y enajenante disciplina de los cuarteles donde, seguro, no faltará la “palabra del Señor” a manos de algún capellán del palo de Baseotto.
 
Las organizaciones políticas, sociales y piqueteras, al igual que los sindicatos docentes y organizaciones estudiantiles, deben repudiar esta medida y exigir la disolución del servicio.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios