fbnoscript
13 de septiembre de 2019

Otro regalo del gobierno a los pulpos del transporte

Para desactivar el lock-out, Macri-Dietrich resuelven más subsidios

En el día de hoy, funcionarios del área de Transporte garantizaron a las patronales del sector mayores subsidios –según informa Ambito Financiero- para desactivar el lock out que una de estas cámaras había anunciado a partir del próximo domingo en el servicio nocturno.

El titular de ACTA (Asociación Civil del Ttransporte Automotor) había anunciado la suspensión del servicio de colectivos en horario nocturno (22 a 5am) así como durante las 24hs los días domingo y feriados, lo que amenazaba con afectar la prestación de 18 líneas de la ciudad de Buenos Aires y del conurbano a partir del domingo 15.

Esto no sólo implicaba un empeoramiento del servicio (señalemos que el servicio nocturno hoy por hoy ya es pésimo, caracterizado por líneas que no funcionan y una escasa frecuencia). También implicaba que los choferes de las líneas verían recortadas horas extra y bonificaciones salariales.

La cámara empresaria en cuestión aducía una fuerte suba de costos desde la devaluación post Paso y la no compensación de los mismos a través de aumento en las tarifas (que el gobierno trata de evitar para no echar más combustible al malestar popular) o en los subsidios. La presión patronal finalmente parece haber dado resultados.

Ante la crisis del régimen de subsidios vigente hasta el 2015 y con el objetivo de destinar la mayor cantidad de recursos estatales al pago de la deuda y a subsidiar a otros sectores capitalistas (por ejemplo a través de la reducción de las retenciones a exportaciones) el gobierno de Macri aplicó un enorme tarifazo en el transporte público, con un aumento en 4 años del 600%, trasladando directamente los costos al bolsillo de los trabajadores.

Sin embargo, el tarifazo sistemático no terminó con los subsidios,  sino que éstos se mantuvieron debido a que los costos se incrementaron a través de las devaluaciones y la inflación.

Entre el kirchnerismo y el macrismo, vía subsidios o tarifazos, hay una continuidad en la defensa de estos grupos empresarios.

Se trata de un armado parasitario, organizado para asegurar ganancias a empresas que monopolizan la prestación de servicios concesionados por el Estado sin siquiera garantizar un servicio de calidad. La consecuencia de este esquema es por un lado la concentración desmedida de líneas en pocas empresas (Metropol, DOTA) que se beneficiaron con los subsidios y por el otro el vaciamiento de otras líneas como Expreso Lomas: las patronales obtienen beneficios aunque no haya inversión. La burocracia de la UTA es cómplice y socia de este esquema, que se completa con una superexplotación de los choferes.

La pretensión de obtener más subsidios o nuevos tarifazos debe ser rechazada, así como el propio lock out. Para los trabajadores y usuarios está planteado pelear por la apertura de los libros de las empresas y la nacionalización del transporte público bajo gestión obrera para terminar con este esquema parasitario.

 

Compartir

Comentarios