fbnoscript
13 de octubre de 2019

El conurbano sur bajo el agua

El temporal de este fin de semana ha vuelto a poner de manifiesto la endeblez de todos los discursos municipales, provinciales y nacionales, respecto a la obra pública, y  particularmente a las obras hídricas.

Los barrios de los distintos distritos de la zona sur del conurbano bonaerense se encuentran en estos momentos en una situación alarmante. No solo se trata de la lucha por salvar los artículos y bienes más importantes de los hogares más humildes, sino que los barrios se encuentran completamente sitiados por el agua. Es lo que pasa en lugares como la Matera, Eucalytus y y todo lo que costea el arroyo las piedras y San Francisco, en Quilmes; El Progreso, Independencia, B. Obrero, Olimpo, Santa Catalina y los principales barrios de Cuartel XI en Lomas de Zamora; el 9 de Abril de E. Echeverría está afectado ante el desborde del Arroyo Santa Catalina; en Avellaneda es critica la situación en Inflamable, Corina, Tranquila y Dock Sud; Lujan, km 26, la Esperanza, el Parque, San Nicolás, La Sirena, son los principales barrios afectados en F. Varela; en Alte. Brown colapsan los barrios Las lilas, Longchamps, El Trebol, Claypole, Solano y Glew; Villa Jardín, Villa Porá, Monte Chingolo, V. Obrera, Gerli, en Lanús; Ranelagh, Hudson y El Pato, entre algunos de los barrios de Berazategui; y la lista sigue y se extiende por todos lados.

Nos encontramos ante el fracaso de una política integral del gobierno de Cambiemos y de su complicidad con el PJ-kirchnerismo que durante más de una década han ninguneado el problema de las inundaciones en pos de privilegiar los negocios inmobiliarios, las obras necesarias para las grandes edificaciones en las zonas céntricas y la proliferación de barrios privados y countries.

Las obras de pavimentación características de periodos pre-electorales han servido para agravar este problema, ya que al no ser acompañadas de las obras necesarias para desagotar las lluvias reducen la superficie del drenaje natural de las aguas.

La situación tomada en su conjunto implica una crisis sanitaria más profunda. Es que no solo se trata del colapso de los barrios por las inundaciones sino que el caudal de agua ha hecho desbordar los arroyos contaminados, el riachuelo, las cloacas, los basurales y los agentes contaminantes que se encuentran en los suelos de todos los barrios pobres. Se trata de un crimen contra la integridad y la saludad de las familias trabajadoras, perpetrado por un régimen de especuladores, vaciadores y representantes de los negocios capitalistas, que han fugado los recursos económicos del país bajo los designios del FMI mientras la población se ahoga en la miseria.

Macri, Vidal y los intendentes son responsables de esta situación. A ellos les cabe la falta de inversión en obras hídricas, infraestructura, preservación de los espacios verdes y reservas naturales, saneamiento ambiental, tratamiento de residuos y urbanización de los barrios. Necesitamos ya un plan de obras públicas bajo control de los trabajadores y el resarcimiento inmediato a todos los damnificados.

Solo los trabajadores y trabajadoras organizados políticamente podremos darle una salida definitiva al hundimiento civilizatorio al cual nos conducen los partidos patronales. Y solo el Frente de Izquierda Unidad expresa esta perspectiva histórica.

En esta nota:

Compartir

Comentarios