fbnoscript
22 de noviembre de 2019

Incendio en el ingenio La Esperanza: un crimen de toda la clase dominante

El incendio en el ingenio La Esperanza de San Pedro Jujuy se cobró la vida de al menos 6 trabajadores, dos más permanecen desaparecidos y son numerosos los heridos. El sindicato advirtió hace tiempo de las irregularidades en materia de seguridad. Según su abogado Enrique Waschneider se realizaron numerosas denuncias sobre el peligroso estado de las instalaciones que nunca tuvieron respuesta.

Esta empresa acumula todas las consecuencias de la descomposición capitalista. Cualquier investigación seria demostrará la responsabilidad patronal y del gobierno en este crimen contra los trabajadores.

En más de 20 años en convocatoria de acreedores se sucedieron arriendos y concesiones temporales a diversos grupos patronales  y jugosos negociados con subsidios estatales millonarios. En ningún caso se invirtió para modernizar el ingenio ni recuperar su capacidad productiva. Menos aún, como se ve, en materia de seguridad para los trabajadores.

El gobernador jujeño Gerardo Morales ha sido el portavoz de la “solución final” capitalista planteando la privatización del ingenio. Fue el Estado el que viabilizó los despidos masivos de un ingenio que pasó de unos 2000 obreros hace un tiempo a solo 600 ahora. El último comprador, el tucumano Budeguer, obtuvo el ingenio en comodísimas cuotas y a precios de remate. Incorporó los 600 obreros sin derecho alguno como si fueran nuevos obreros, esto con la complicidad de Morales. A la masacre social por la aplicación de este brutal ajuste capitalista para el pueblo, ahora le sigue esta masacre que se llevó la vida de los compañeros.

Estas muertes no deben quedar impunes: se impone una investigación independiente de los hechos a cargo de delegados de los propios trabajadores para que vayan presos los responsables patronales y políticos de este crimen social. Que, asimismo, investigue toda la operación de venta a los nuevos dueños y replantee la reincorporación de los despedidos desde el 2017 y un plan productivo con trabajo bajo convenio para todos. La reconstrucción del ingenio demandará toda esta mano de obra y más.

Una vez más esta planteado que la gestión capitalista de este ingenio es solo parasitismo y ahora también muerte. Abramos el debate sobre la necesidad de expropiar el ingenio y ponerlo a funcionar bajo control de los trabajadores. No hay otra solución de fondo.

Compartir

Comentarios