fbnoscript
10 de diciembre de 2019

Neuquén: el control del ENIM entre acuerdos y secretismo

Por Corresponsal

El ENIM es el Ente Autárquico que administra los fondos producidos por el yacimiento El Mangrullo, y fue una conquista de las puebladas en Cutral Có y Plaza Huincul. Ambos municipios ingresan sumas multimillonarias en concepto de regalías del yacimiento operado por la petrolera Pampa. El Consejo de Administración del ENIM lo eligen entre ambas municipalidades, e históricamente ha sido un botín que se reparten entre los intendentes de ambas localidades.

En la última sesión del Concejo Deliberante de la ciudad de Cutral-Co, antes que asuman las nuevas autoridades, ingresó al recinto el tratamiento sobre tablas de la elección de los dos directores del ENIM que le corresponden a esta ciudad.

Tamaño apuro por resolver los directores de la caja millonaria que posee el Ente se debe a que la composición del Concejo entrante, a pesar de tener mayoría riosequista, no reúne la mayoría especial necesarias para garantizar la continuidad de una dupla del palo: el actual director, Osvaldo Giménez, que renovaría su mandato, y el presidente del Concejo, Cristian Perotti, un lugarteniente riosequista.

La propuesta de votación sobre tablas, abrió la puerta a la interna riosequista. Sucede que el concejal Claudio Sandoval, movido por sus propios intereses, se propuso él mismo como director del Ente restándole los votos necesarios a Perotti para poder ser electo. Pero los negocios se cocinan en secreto. Tras un largo cuarto intermedio que implicó una reunión privada entre los concejales del oficialismo, finalmente Sandoval se bajó de su candidatura y votó por Perotti (Cutralcoalinstante 12/9). Lo pactado es un secreto para los pobladores de Cutral Có, ya que la votación en sesión apenas fue un reflejo de esa reunión en la trastienda.

Los dos riosequistas votados, siguen la orientación de otro riosequista, Raúl Seoane, quien llevó adelante los negocios más ruinosos de la historia del ENIM.

¿Y por Plaza cómo andamos?

Por su parte, el Concejo Deliberante de Plaza Huincul discutió a puertas cerradas sus candidatos a integrar el directorio.

El debate se desarrolló primero en comisiones, dónde ni la prensa pudo tomar nota de lo que allí sucedió. Es que al invertirse la relación de fuerzas en el Concejo Deliberante de Plaza Huincul- ahora con mayoría del MPN- debían asegurarse que quiénes accedan por este municipio al directorio del Ente respondan a los intereses del partido que gobierna la provincia. Finalmente las votaciones fueron unánimes, y sin escándalo, lo cual desnuda que en la nueva formación del Concejo la oposición, vinculada al Frente de Todos y al riosequismo, sostiene la sociedad para la repartija del botín, votando a dos rabiosos integrantes del MPN.

Por una salida de los trabajadores

El pueblo de la Comarca Petrolera debe sacar conclusiones claras sobre lo ocurrido con el ENIM en estos últimos días. Es claro que el secretismo es el método con que funciona y se definen autoridades del Ente para mantenerlo como una caja negra de la cual poco se sabe, a la que se le echa mano para llevar adelante suculentos negocios que nada tienen que ver con la “reconversión productiva”, ni mucho menos con intereses populares.

Desde el Partido Obrero y el FIT-U hemos marcado en sucesivas campañas electorales, la necesidad democratizar el ENIM. Que sus autoridades sean electas, y revocables, mediante el voto popular directo; con una auditoría independiente y la apertura de sus libros y cuentas bancarias al control obrero. Solo de esta forma el Ente podrá estar al servicio de resolver las necesidades urgentes de vecinos y trabajadores de la comarca petrolera.

En esta nota:

Compartir

Comentarios