fbnoscript
13 de diciembre de 2019

Quilmes: tasazo de Molina pactado con Mayra Mendoza

A poco días del traspaso de autoridades, el pasado 7 de diciembre, por casi unanimidad- la excepción fue una concejal del GEN- el Concejo Deliberante de Quilmes votó un aumento de la tasa por servicios municipales del 48%, con  la facultad para que la actual Intendenta, Mayra Mendoza, pueda extender el monto por un 15% más durante el 2020. Tanto los concejales de Cambiemos como los del Frente de Todos, de Mayra Mendoza, votaron un nuevo saqueo al bolsillo de los trabajadores.

Sin ninguna duda el Gobierno entrante de Mayra Mendoza acordó este nuevo tasazo contra los trabajadores, que fue el producto de la mesa de transición conformada con la gestión saliente de Martiniano Molina. Los indicadores que ubican los niveles de pobreza por encima del 40%, la proliferación de despidos, las inundaciones, el cierre de fábricas, ninguna de estas cuestiones fue considerada a la hora de tomar esta medida contra los vecinos del distrito.

Super bono antes de la retirada

Justo antes de entregar la intendencia salió a la luz que en Quilmes, Martiniano Molina otorgò cuantiosas sumas, en concepto de “licencias no gozadas”, a sus funcionarios, que en algunos casos llegan hasta el  millón de pesos (El Termómetro 10/12). Se trata de un escándalo de magnitudes monumentales: mientas los trabajadores municipales cobran salarios cuya media se encuentra muy por debajo de la canasta familiar (alrededor de $20.000) Molina y su banda se llevan un cuantioso bono de despedida. Según informes periodísticos, esto significa para el municipio un costo millonario, el botín de guerra del cual se ha hecho una gestión que ha fracasado en toda la línea.

Retrotraer los tasazos y el saqueo.

Las gestiones de Molina le han facilitado a la recientemente asumida Intendenta la tarea de proceder a una medida antipopular a horas de haber asumido. El aumento de las tasas municipales no refleja la evolución de los salarios, ni mucho menos el poder adquiscitivo de los vecinos y trabajadores quilmeños.

Tan solo el caso de los más de 200 despidos en la papelera Kimberly Clark refleja las penurias y dificultades que atraviesan los trabajadores del distrito en el cuadro de una ofensiva contra los sectores populares, que ha tenido como protagonista al gobierno de Cambiemos y como su principal socio a quienes ahora asumen la gestión del distrito.

Desde el Partido Obrero sostenemos el planteo de: retrotraer el aumento de las tasas municipales; por un aumento del salario mínimo para que sea igual al costo de la canasta familiar ; 82 % móvil para los jubilados; Retrotraer los despidos y reapertura de las fábricas que han cerrado, comenzando por la inmediata  reactivación de Kimberly Clark; por un impuesto a la especulación inmobiliaria y a las grandes empresas del distrito para financiar las obras públicas y las viviendas que requieren los vecinos y trabajadores de Quilmes.

En esta nota:

Compartir

Comentarios