fbnoscript
12 de febrero de 2020

Río Cuarto: se presentó el Frente de Izquierda

Elecciones municipales el 29 de marzo.

El Frente de Izquierda presentó su lista para las elecciones municipales de Río Cuarto que se realizarán el próximo 29 de marzo. Guadalupe Fantin, del PTS, será candidata a Intendente, nuestra compañera del Partido Obrero Eugenia Formia será candidata a primera concejala, seguida por David Antúnez de Izquierda Socialista; completan la lista trabajadores municipales, de la construcción, docentes, jóvenes luchadores por los derechos de la mujer y las disidencias.

El Frente de Izquierda es la única alternativa para enfrentar a los candidatos de ajuste y del pago de la deuda usuraria. Un voto a la Izquierda será un refuerzo de la lucha de las mujeres y disidencias, a la lucha de la juventud, un respaldo al colectivo de trabajadores municipales fuertemente castigados por la miseria salarial, un norte para el conjunto de la clase obrera golpeada en Río Cuarto por la pobreza la desocupación y la precarización laboral. En definitiva, votar  a la izquierda es una preparación política de una salida obrera y popular a la crisis.

En efecto, nuestra lista plantea una perspectiva para que el pueblo trabajador de Río Cuarto no siga pagando una crisis para seguir beneficiando a los capitalistas para quienes vienen gobernando el PJ-Kirchnerismo y el macrismo, que intentarán entrampar a la población en una falsa polarización.

Llamosas, el actual Intendente peronista, se encamina a realizar una campaña similar a la que realizó Schiaretti el año pasado, basada en un plan de obras al servicio del capital con un exponencial endeudamiento. Río Cuarto ha sido el primer municipio que reperfiló su deuda ante la imposibilidad de pagarla. El reperfilamiento de la deuda municipal, lejos de resolver la crisis, la agrava porque se realiza a tasas usurarias. Se trata de un acuerdo de crisis que solo tiene como objetivo pavimentar la reelección de Llamosas,  sacando de debate el peso de una política que resulta una hipoteca para las necesidades más apremiantes de la población que vive de su trabajo.

Sin embargo, Llamosas ha obtenido un amplio reagrupamiento de los partidos patronales. En su lista se concentran el gobierno provincial, el gobierno nacional de Fernández y el kirchnerismo, los partidarios de Lavagna y otros partidos menores como el PS y Compromiso Federal. Hasta el derechista partido de Gómez Centurión ha salido a apoyar públicamente la reelección del actual intendente.  También se suma la burocracia sindical de la CTA, que anteriormente había presentado lista propia.

En la oposición, finalmente el macrismo se integró a la lista encabezada por el radical Gabriel Abrile. Luego de una fuerte crisis que casi termina con dos listas, la cuestión se saldó por la presión nacional que metió el PRO. Igualmente Cambiemos arrastra una importante crisis;  un personaje político  como Humberto Roggero, que responde directamente a Pichetto, ha salido a respaldar la reelección de Llamosas. Se sabe en Córdoba que Schiaretti y Macri comparten la misma base social.

Las demás listas que se presentan, como las de los radicales díscolos de Besso y Scopa, “Alianza Riocuartenses por la Ciudad”, ni hablar del Partido Libertario y la UCEDE, compiten por servir a los mismos intereses antipopulares.  El centroizquierda “Respeto” que obtuviera una importante elección en 2016, se ha fraccionado principalmente por los graves hechos de violencia de género de su principal referente Pablo Carrizo, quien ha girado hacia el kirchnerismo. Mientras Carrizo busca ganar el voto con un discurso de “autogestión”, cada vez se corre más al terreno de los capitalistas.

Párrafo aparte merece el MST, que luego de inscribir la alianza Frente de Izquierda-Unidad, se negó a conformar la lista y retiro su personería de la alianza. El retiro del MST se debe a que pretendían ocupar las candidaturas de Intendente o primer Concejal sin ninguna clase de fundamento para tal pretensión. Hay que recordar que en el 2016 el MST no presentó lista de candidatos en Río Cuarto y alquiló su personería electoral a “Respeto”. El MST entregó su legalidad a un personaje misógino y punteril, y nunca denunció ni se delimitó de las todas acciones repudiables de Carrizo.  Ahora decide romper el FIT-Unidad por una cuestión de cargos, que aparte no le corresponden. Esperamos que el MST reflexione de su accionar divisionista en Río Cuarto y se sume a la lista y a la campaña del FIT.

Llamamos a la población trabajadora a organizar el apoyo a la lista del FIT, a sumarse a una campaña por votos y fiscales, para reforzar la lucha de la clase obrera, las mujeres y la juventud. Vamos con la izquierda para que la crisis la paguen los capitalistas.

Compartir

No cars.

Comentarios