fbnoscript
17 de febrero de 2020

Chubut: Arcioni quiere pagarle a los trabajadores estatales con bonos basura

Tantea pagarle a los estatales con una “cuasimoneda”

En una cálida reunión entablada con la dirección de ATE provincial, del burócrata Guillermo Quiroga, del riñón de “Cachorro” Godoy, el gobierno de Mariano Arcioni ofreció pagar con un "bono de emisión provincial" a los trabajadores estatales las deudas generadas por el sistemático incumplimiento de las cláusulas gatillo del 2019 y 2020. Si bien el gobierno no ha brindado detalles oficiales, se trataría de una “cuasimoneda” que pagaría una tasa de interés de entre el 7 y el 8% y estaría asegurada con regalías petroleras.

Cabe mencionar que los proveedores de la provincia llevan casi dos años sin cobrar una deuda de 2.883 millones de pesos en bonos Ticadep (títulos de la deuda provincial). Ya existe en Chubut una historia reciente de bonos basura, en este caso Arcioni ha ido más lejos y comienza a tantear a las direcciones sindicales, para dividir al movimiento de lucha.

Una economía colapsada

La posibilidad de emitir una cuasimoneda en Chubut ya había resonado en lo más álgido de la crisis del 2019. Ahora la situación financiera de la provincia se ha agravado y está profundamente enlazada al devenir de la crisis de deuda a nivel nacional, con el FMI y los acreedores privados. Arcioni viene de recibir 1000 millones de pesos por parte del gobierno nacional, para poder terminar de pagar los aguinaldos y los sueldos de diciembre. Le solicitó al ministro Martín Guzmán poder colocar 2500 millones de pesos en Letras del Tesoro, le autorizaron 800 y le dijeron “no hay más”. Chubut viene emitiendo deuda en pesos a corto plazo para pagar salarios desde octubre de 2019, muchas de ellas tienen al Anses como acreedor, a tasas del 95%.

La semana pasada un estudio de abogados que representa a una porción de los acreedores de la deuda provincial, Latham&Watkins, amenazó directamente al gobernador y a varios funcionarios con tomar acciones legales si se anuncia cualquier tipo de “reperfilamiento” de la deuda. La respuesta de Arcioni fue emitir un decreto para contratar a la banca Morgan y al Citicorp para gestionar una propuesta de reestructuración de la deuda provincial, que desde 2010 cuenta con un mecanismo semi-colonial de capitalización por medio de un fideicomiso a cargo del Deustche Bank y el Banco Comafi, que tiene las regalías de la petrolera de los Bulgheroni, Panamerican Energy, como garantía de pago. Las regalías son depositadas antes en dicho fideicomiso, el remanente es lo que le queda a la provincia para afrontar gastos corrientes. Este mecanismo no es cuestionado ni mucho menos por el arco político patronal, que a su vez mantiene en el misterio el destino de gran parte de los dólares que ingresaron con la emisión de los bonos provinciales. Existe un acuerdo entre el oficialismo, el PJ provincial y Juntos por el Cambio en la necesidad urgente de reestructurar la deuda, pero el espinoso camino de la reestructuración nacional pone palos en la rueda de esta salida capitalista.

Rebelión en ATE y los docentes van por el no inicio

En paralelo, seccionales como la de Comodoro Rivadavia, encabezada por trabajadores del Hospital Regional, se han revelado contra el entreguismo de Quiroga y han llevado adelante cortes de ruta y movilizaciones sin acatar la conciliación obligatoria. A su vez, a horas del inicio del ciclo lectivo el gobierno plantea a los gremios docentes, como en diciembre, una nueva estafa: quiere hacer pasar la cancelación de la deuda que mantiene con los docentes desde julio, sin ningún cronograma que asegure la fecha del pago de haberes. 

En tanto, durante la semana pasada, y ahora con un paro de una semana, los trabajadores judiciales junto a fiscales e incluso jueces, llevan adelante protestas en toda la provincia.

El planteo del no pago y la investigación de la deuda provincial está a la orden del día y comienza a abrirse paso entre las y los trabajadores chubutenses, ya que el mismo gobierno coloca el problema de la deuda como origen de la crisis, pero con la diferencia de proponer como salida un mega-ajuste que ni siquiera ha podido tratar en la legislatura provincial por la movilización de los trabajadores y por una crisis política en sus propias filas. 

Chubut, como el país y acaso unos pasos más adelante, está entre la sombra del default y la rebelión popular.

Vamos por un congreso de delegados de base de todos los sindicatos para resolver un plan de lucha. Arcioni se debe ir por la movilización popular.

Compartir

Comentarios