fbnoscript
19 de marzo de 2020

Reclamamos una sesión del Congreso que trate proyectos urgentes ante la pandemia

No pago de la deuda, presupuesto extraordinario y centralización de todo el sistema de salud, prohibición de despidos, seguro al desocupado, etc.

En contraste con las reuniones unilaterales que convoca el gobierno con distintos sectores políticos (hoy le tocó a los gobernadores), con la intención de mostrar una “unidad nacional” en torno a una crisis que se pretende resolver sin afectar los intereses de banqueros y acreedores de la deuda, de los laboratorios y clínicas privadas, y de las patronales que lucran con ella –y por lo tanto a expensas de la salud pública y de los trabajadores que son los que están soportando la ruina de sus economías-, los diputados del Frente de Izquierda, Romina Del Plá y Nicolás Del Caño, reclamaron que se convoque a una sesión en el Congreso para que se traten medidas urgentes que hacen a las necesidades sociales más apremiantes. 

En una nota presentada al presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, reclamaron la convocatoria a una sesión de emergencia, de cara a toda la sociedad, donde se traten “los innumerables problemas que surgen cada día producto de esta crisis, empezando por la prohibición de despidos y de las suspensiones sin goce de sueldo, el seguro al parado y subsidio a los trabajadores precarizados y monotributistas, la centralización del sistema de salud y triplicación del presupuesto del Malbrán, entre otras medidas fundamentales para enfrentar la pandemia así como el cese inmediato de los pagos de la deuda externa para disponer el total de los recursos a conjurar la pandemia y sus consecuencias sociales y económicas”. 

Estos planteos, junto con una exhaustiva enumeración de medidas y reclamos para proteger a los trabajadores (“Los 20 puntos”), fueron presentados en el día de ayer (miércoles 18), por escrito, al presidente Alberto Fernández, en la reunión a la que convocó a los jefes de todos los bloques parlamentarios. Pero fue claro que esa reunión no tuvo la intención de incorporar demandas de fondo, sino alinear a toda la oposición en la defensa incondicional de las medidas que está tomando el gobierno (“usted es el comandante, nosotros estamos acá para acompañar lo que decida” –sostuvo Mario Negri, líder de la oposición derechista de Juntos Por el Cambio). Romina se destacó por hacer un aporte concreto: señalar los problemas que enfrenta la mayoría laboriosa del país ante esta crisis, y plantear un programa de salida -que por supuesto fue escuchado y luego desestimado. Por eso los diputados del Frente de Izquierda no fueron parte de la conferencia de prensa posterior, armada con el único propósito de reforzar la subordinación de todos los partidos a la política gubernamental. 

 


Como señala la nota presentada por los diputados del FIT en el día de hoy, existen todos los recursos técnicos necesarios para poner a funcionar el Congreso, resguardando la salud de los diputados que integran grupos de riesgo y las medidas de prevención necesarias. El simple cierre del Parlamento y las legislaturas provinciales, como está ocurriendo, es una alteración autoritaria del régimen político.

No obstante, alertamos que el funcionamiento del Congreso per se, que ha demostrado ser un antro de conspiración contra los jubilados y trabajadores, no resuelve nada. No queremos una sesión que vote una nueva “ley de emergencia” y otorgue más superpoderes a un gobierno cuya política es el subsidio a los empresarios que despiden y congelan salarios, mientras se niega a garantizar la cláusula gatillo ya firmada de los docentes universitarios y de distintos gremios. 

Tenemos un planteo antagónico, que parte del rescate de los trabajadores (los ocupados y los desocupados, los millones que están precarizados sin protección alguna, forzados a elegir entre detener su actividad para protegerse del virus o a morirse de hambre para proteger su salud), y que exige el no pago de la deuda para concentrar los recursos nacionales en las necesidades sociales como la salud, que debe ser centralizada y estatizada bajo control de los trabajadores. Para que se traten estos proyectos, reclamamos una sesión urgente. 

Esta es la nota presentada hoy:

Sr. Presidente de la HCDN
Dr. Sergio Massa
Nos dirigimos a Usted a fin de reiterarle por esta vía nuestra convicción de que ante la situación extraordinaria en la que nos encontramos frente a la pandemia del coronavirus, el Congreso no puede permanecer cerrado, debe sesionar a fin de considerar cómo afrontar la grave situación planteada. A fin de dar respuestas a los innumerables problemas que surgen cada día producto de esta crisis, empezando, en nuestro caso, por la prohibición de despidos y de las suspensiones sin goce de sueldo, el seguro al parado y subsidio a los trabajadores precarizados y monotributistas, la centralización del sistema de salud y triplicación del presupuesto del Malbrán, entre otras medidas fundamentales para enfrentar la pandemia así como el cese inmediato de los pagos de la deuda externa para disponer el total de los recursos a conjurar la pandemia y sus consecuencias sociales y económicas. Todos estos proyectos deben ser discutidos en el Congreso y de cara a toda la sociedad. 
Por supuesto que no desconocemos que deberán tomarse los recaudos del caso para proteger a legisladores y legisladoras que pertenezcan a poblaciones de riesgo, extremando las medidas para respetar el distanciamiento social, apelando a medios electrónicos de comunicación y participación para aquellos y aquellas que no puedan desplazarse, e incluso buscar lugares alternativos al recinto de la Cámara de Diputados, si el ámbito físico no es apto para cumplimentar las disposiciones vigentes. Estando los distintos recursos técnicos disponibles, sólo depende de la voluntad política de la presidencia poner en tratamiento los proyectos que hacen a medidas urgentes para responder a las necesidades sociales más elementales que requiere la situación que vivimos.


 


 

En esta nota:

Compartir

No cars.

Comentarios