fbnoscript
31 de marzo de 2020

Córdoba: el FIT presentó un proyecto para defender a los comedores escolares (PaiCor) y sus trabajadores

A raíz de la situación que se vive los barrios empobrecidos de la provincia, que recrudece  ante la pandemia de Coronavirus, desde la banca del Partido Obrero- Frente de Izquierda, presentamos un proyecto para defender a las y los trabajadores del Programa de Asistencia Integral de Córdoba (Paicor), propusimos un relevamiento de toda la población que requiera de la asistencia alimentaria y la provisión de los recursos a la vasta red comedores y merenderos.

Las y los trabajadores del Paicor que sostienen los comedores en las escuelas públicas de la provincia,  a partir del 1° de abril, en su mayoría, y por tiempo indefinido, quedarán sin fuente laboral y sin sustento económico alguno. Estas trabajadoras, en su mayoría mujeres jefas de hogar, se encuentran tercerizadas, es decir precarizadas, mediante empresas intermediarias que las contratan bajo la modalidad de trabajo “eventual”. 

Todos los años durante el receso invernal y de verano, se rescinde la contratación sin indemnización, ni ingreso alguno para sus trabajadoras, y año tras año son contratadas nuevamente en las mismas condiciones laborales de precariedad, siendo que prestan tareas en el ámbito público provincial de manera permanente.  Las empresas de catering se enriquecen a costa de la explotación de estas trabajadoras, mientras el Ministerio de Educación, el Ministerio de Trabajo y el propio gobierno de la provincia se deslindan de toda responsabilidad.

Frente a esta situación en medio de la pandemia, no se ha hecho esperar el reclamo de las trabajadoras, de que se garanticen sus derechos esenciales de continuidad laboral, la prohibición de despidos  y de descuentos salariales, así como también el pase a planta permanente como empleadas del estado, ya que brindan tareas en establecimientos escolares públicos. Todos estos reclamos fueron resumidos en el proyecto que presentamos, y representa un programa para la organización y la lucha del sector junto a la comunidad educativa.

El otro costado de la cuestión que abordamos en el proyecto tiene que ver con la crisis social y alimentaria que recrudece al calor de la pandemia. La magra ración diaria de comida caliente de escasos nutrientes, que hasta el momento se sostenía solo para los alumnos inscriptos, que ya era insuficiente y fue motivo de denuncias por el desborde y las largas colas en los colegios, se agrava frente a la prolongación de la cuarentena y la decisión del gobierno de  suspender el servicio.

La nueva modalidad implementada por el gobierno de Schiaretti pretende dar solución a la gran demanda con un modulo alimenticio de 13 productos básicos no perecederos. A todas luces la medida es irrisoria para abastecer a extensas poblaciones empobrecidas que no cuentan siquiera con los servicios elementales de gas natural y agua potable en sus hogares, menos aun con las condiciones de higiene y salubridad para hacer frente a la pandemia. Recordamos que en Córdoba más del 47,3% de los estudiantes que concurren a la escuela pública asisten al PaiCor, y más del 50% de la niñez y la adolescencia se encuentra por debajo de la línea de la pobreza. En este escenario, el cumplimiento de una cuarentena en los barrios, sin que el Estado cubra la demanda básica alimenticia, está destinado fracasar.

Del mismo modo, el gobierno provincial viene haciendo oídos sordos al reclamo de relevamiento del tropel de nuevas familias trabajadoras, de monotributistas, cuentapropistas, vendedores ambulantes, que quedaron desempleados durante la pandemia, tampoco de los miles que fueron despedidos con el silencio cómplice de las conducciones sindicales y del propio gobierno provincial. Lejos de atender a los reclamos, peligrosamente se extreman las condiciones que acentuarán el hambre en la provincia.

Con el proyecto presentado, planteamos el relevamiento de todas las personas en estado de vulnerabilidad económica y social, a los fines de brindar la adecuada asistencia alimentaria, y  la extensión del PaiCor a todas aquellas familias que lo soliciten. Impulsamos la organización en los barrios, junto a las y los trabajadores, para que en el periodo de cuarentena, la asistencia sea completa e integral por medio de la entrega de mercadería necesaria para suplir el servicio ordinario de provisión de raciones calientes. Asimismo, reclamamos que se destinen los recursos necesarios a los comedores y merenderos comunitarios, el aumento de las raciones diarias, y el estricto control de su contenido nutricional.

Por último, para atender a esta situación es necesario que de inmediato se reabra la Legislatura provincial, su cierre de hecho es una medida absolutamente contraria a lo que realmente necesitan debatir y resolver las mayorías trabajadoras para abordar la crisis sanitaria, social y alimenticia que genera el coronavirus.

Compartir