fbnoscript
7 de abril de 2020

“Si levantan la cuarentena en estas condiciones, vamos a una tragedia”

Gabriel Solano criticó que la Legislatura porteña no discutiera la situación sanitaria de la Ciudad.

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires convocó para la mañana de este martes 7 de abril a una sesión de la Legislatura porteña. Mientras transcurre la prolongación del aislamiento obligatorio decretado ante la pandemia por coronavirus, la sesión cobraba una enorme importancia, dada la cantidad de temas vinculados a las problemáticas sanitarias y sociales generadas producto de la crisis sobre los que urgen medidas e intervención estatal. Sin embargo, toda la sesión se redujo a la aprobación de un nuevo endeudamiento, en ese caso, con sede en Londres. 

El legislador del Frente de Izquierda, Gabriel Solano fue contundente al respecto y, al momento de intervenir, sostuvo que en esos términos la sesión era un sinsentido: “En un mundo conmovido por la pandemia, cuando hay una gran presión para que se levante la cuarentena, pero no hay respiradores, no hay camas, no hay testeos, lo que tenemos para tratar es un proyecto de endeudamiento con jurisdicción en Londres, sin objetivos precisados, sin tasa de interés precisada. No estamos de acuerdo. Si le preguntamos a cualquier vecino de la Ciudad nos dará la razón: es una oportunidad perdida”.

“Es una Legislatura que no discute nada sobre los trabajadores de la salud”, resumió Solano. La situación es de extrema gravedad: los enfermeros están trabajando doble jornada, en el sistema de salud público y en el privado, y a los residentes y concurrentes se les vence el período laboral en los próximos días. Solano destacó que es doblemente grave porque no se discute cuando sí hay proyectos presentados que resolverían estas situaciones, como el pase a carrera profesional de los enfermeros o el pase a planta de médicos residentes y de los concurrentes, propuestos por el Frente de Izquierda. 

Solano también destacó que no se debatió nada sobre el sistema de salud público, en un cuadro en que hay solamente 240 camas de terapia intensiva en toda la Ciudad y destacó el caso más grave, el del barrio de Lugano: “Presentamos un proyecto para que se entreguen camas de internación en el barrio de Lugano, que está en la Comuna más pobre de la Ciudad y no tiene ni una, pero no se hizo nada”. Todo el sistema de salud público de la Ciudad cuenta con un 30% de las camas con las que cuenta el sistema privado.

También se refirió a los respiradores: “Se compraron todos los respiradores que existen en el país: 250”. Y comparó: “Nueva York tiene 20 millones de habitantes y 37 mil respiradores y todos los medios de comunicación informan que la población contagiada se está muriendo. Argentina tiene el doble de habitantes y el 25% de respiradores”.

Solano también mencionó la ausencia de medidas de reorganización económica y social para paliar el impacto social de la pandemia y la parálisis económica en los sectores con menos recursos: “Los trabajadores no cuentan con recursos de salubridad e higiene. Y tampoco los van a tener porque no hay en el mercado y Argentina no los produce. No hay barbijos, no hay respiradores porque China no los manda y trabajan con los que pueden producir algunas Pymes acá porque no obligan a las grandes empresas a que reorganicen su matriz productiva. Tampoco obligan a textiles a que fabriquen material de sanidad”.

“Los comedores escolares están colapsados”, y agregó: “se entrega poca comida. Hay que aumentar los bolsones porque los padres no pueden trabajar. En la Ciudad de Buenos Aires se ha pagado cada peso de deuda. Dicen que no es problema, que hay plata para la deuda, pero para barritas de cereal no hay”.

En ese punto, Solano se refirió a la urgente necesidad que se centralizase el conjunto del sistema de salud: “No es una locura, el Presidente casi lo hace, estuvo a punto de firmar el decreto, pero cedió ante la negativa de las empresas privadas de la salud. Lo hacen en todo el mundo: lo hizo Irlanda, lo están haciendo en Nueva York, pero la Ciudad de Buenos Aires no lo discute, no se animan ante las corporaciones privadas de la salud”.

Solano sentenció: “Lo que sucede es que estamos ante un lobby capitalista, que encabezan la UIA y la CGT, que se fueron a reunir con Alberto Fernández para levantar la cuarentena. Pero ¿hay entonces condiciones en la Ciudad para levantar la cuarentena? No. No está en condiciones la Ciudad de Buenos Aires para la atención cuando crezcan exponencialmente los contagios, pero al lobby empresarial no le importa. Lo que hay no es una capacidad de control del virus o de atención a los enfermos sino una enorme presión capitalista por levantar la cuarentena. Si levantan la cuarentena en estas condiciones, vamos a una tragedia”.

“Nos convocan para un endeudamiento en dólares por si hay un problema legal. No vamos a saludar esta sesión. Hay que discutir una salida a la crisis sanitaria de la ciudad que es de colapso”, concluyó Solano. 

 

 

Compartir