fbnoscript
7 de abril de 2005 | #894

El negocio detrás del Plan Mi PC

El ministro de Economía Roberto Lavagna presentó el plan "Mi PC Argentina" destinado a mitigar la brecha digital con la venta masiva de computadoras financiadas en 40 cuotas. Este proyecto representa un negocio para las dos empresas que lideraron la iniciativa: Microsoft e Intel. Entérese en esta nota cómo un grupo de 50 personas pudo conseguir una financiación de 2.300 millones de dólares para introducir 400.000 nuevas PCs en 2005, y si los vientos soplan a favor, 10.000.000 en cinco años.
 
Artículo publicado en ARGENPRESS.info, 3/4
 
Podríamos decir que esta historia comenzó con una conversación que mantuvo Roberto Lavagna con el ex CEO de Intel, Craig Barrett, y siguió con una rápida incorporación de Microsoft. La idea de incorporar en los hogares argentinos 10.000.000 de PCs en cinco años fue anunciada por primera vez en noviembre de 2004, durante el coloquio de Idea. Después de cuatro meses, el gobierno junto a las dos empresas promotoras de este plan realizaron el anuncio oficial, con una salvedad: Microsoft e Intel no hablan de dos millones de PCs por año. Estiman que venderán 200.000 máquinas de aquí a tres meses y 400.000 en todo 2005. Conclusiones preliminares: primero, el gobierno tiene una visión sobredimensionada del posible mercado de PCs; segundo, las empresas involucradas saldrán ganando en este negocio que a primera vista excluye a otros fabricantes, tanto de software como de hardware.
 
Este plan comprende la venta de una computadora accesible y financiada en pesos, mediante 40 cuotas de 47,60 pesos por mes (1.904 pesos) para el modelo básico del programa o un plan de 40 cuotas de 62,20 pesos (2.488 pesos) por mes para un segundo modelo. La modalidad para acceder es sencilla: las personas interesadas se acercan a los bancos que están participando (Banco Nación, Banco de la Provincia de Buenos Aires y bancos privados), con un recibo de sueldo mínimo de 700 pesos (esto puede variar según la categoría social de las personas) e inmediatamente se les entrega el crédito, en forma de cheque, para comprar la PC en alguno de los 1.000 puntos de ventas (la cantidad de lugares donde se podrán vender no queda clara. Para Microsoft e Intel, son 1.000 y para Lavagna 1.500). Mediante la venta masiva de computadoras, las dos empresas que lideran este proyecto estiman que reducirán la brecha digital.
 
Creemos que ambas empresas están preocupadas por lograr que las personas que viven en los puntos más alejados del país, también puedan comprar su PC, previamente accediendo a bienes tan básicos como la electricidad, el agua y el alimento. Según comentó Sorop en la conferencia de prensa posterior al anuncio, "estarán atentos para que los puntos de ventas lleguen a todos los rincones del país".
 
Inclusión versus exclusión
 
Tanto Pedro Sorop, gerente general de Microsoft Argentina, como Esteban Galuzzi, gerente general de Intel Argentina, enfatizaron que este es un programa abierto, donde todos los jugadores del mercado están invitados a participar. ¿Será tan así? Quizás los promotores del software libre no hayan escuchado nada relacionado con este plan, ni otros fabricantes de procesadores, como AMD. José Yazbek, gerente de ventas para Brasil y el Cono Sur de AMD, manifestó: "El proyecto comenzó con un grupo de empresas muy limitado. Desafortunadamente no hemos calificado para estar presentes en el proyecto de 'Mi PC Argentina'. Sí participamos de distintas reuniones con el gobierno pero ellos nos dijeron que debíamos pedirle autorización a Intel. Tuvimos que pedirle a Intel que nos abra una puerta, pero efectivamente, existe un conflicto de intereses".
 
Todas las máquinas "Mi PC" saldrán con estas dos marcas: Microsoft e Intel. Si tenemos en cuenta que las cadenas de retail venden computadoras, la mayoría con sistemas operativos Linux, no es tan descabellado pensar que mediante este plan la empresa de Bill Gates busca posicionarse nuevamente donde estaba perdiendo terreno. Recordemos las palabras de Alfredo E. Uthurralt, gerente comercial de Musimundo: "El plan es un negocio de Microsoft para cubrir el lugar que perdió de participación en el mercado con la llegada de Linux. Lo que está haciendo es tratar de emparejar el mercado y las posibilidades de todos los demás retailers con los grandes, como Frávega y Garbarino. También es una oportunidad de Intel de llegar a un mercado como es el de la máquina de primer precio (las que oscilan entre los 1.000 y 1.300 pesos) en el cual disputa su lugar con AMD".
 
Está claro que las empresas quieren que sus productos sean vendidos; también está claro que nadie hace beneficencia. Está claro que la brecha digital, que es una brecha social y política, no se salda vendiendo computadoras en 1.000 puntos de venta. Los proyectos para terminar con la brecha digital no pueden ser delineados por 50 personas que trabajan para vender computadoras financiadas en 40 cuotas, ni mediante la intervención de dos empresas excluyentes; es decir, es muy importante intentar resolver este problema, pero cuando la forma de hacerlo es mediante lo que el sistema denomina negocio (obtener de un asunto todo el provecho posible, sin otra mira que el interés propio), la brecha no logrará saldarse, por más que se hable de una promesa cumplida.
 
¿Quién financia este proyecto?
 
Para Roberto Lavagna, "el programa es un ejemplo de lo que debería ocurrir en otros sectores; el Estado y la sociedad toda tiene prioridades muy urgentes, sobre todo en el área social. Por eso, en este programa el Estado no ha puesto plata, sino que ha actuado como decisor de una estrategia de país y coordinador". La financiación, que será de 2.300 millones de dólares, correrá por cuenta del Banco Nación, con 1.500 millones; el Banco Provincia, con 500 millones, y bancos privados, con 300 millones. Las empresas, por su parte, obtendrán un 30% menos de ganancias sobre las computadoras marca "Mi PC".
 
 
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios