fbnoscript
22 de abril de 2020

Mendoza: el gobierno admite que no puede pagar los salarios

Una provocación contra los trabajadores.

Lisandro Nieri, ministro de gobierno mendocino, declaró que “no podemos dar certeza del pago de sueldos” (refiriéndose a los de mayo) en una conferencia de prensa desde la Casa de Gobierno. El anuncio del Ministro es una verdadera provocación en el momento que los trabajadores (fundamentalmente de los hospitales) están reclamando por atrasos en los pagos, por la miseria salarial y por la precarización creciente, todo esto en el medio de la pandemia. El radical de Rodolfo Suárez reconoce las serias dificultades económicas que tiene la provincia y confirma las denuncias y análisis que desarrollamos desde las páginas de Prensa Obrera y declara que se las quiere hacer pagar a los trabajadores.

No se nos escapa que con la conferencia se busca ejercer presión sobre el gobierno nacional para que gire más fondos, ya que según Nieri la recaudación vino retrocediendo durante el período enero-febrero y en marzo directamente se desplomó (la recaudación provincial equivale al 48% del financiamiento presupuestario de Mendoza, mientras que el 52% restante es financiado por los fondos de coparticipación nacional). Pero la “presión” fundamental es sobre los trabajadores que en estos días se manifestaron con reclamos como los de los hospitales Central y Notti, o los de la municipalidad de San Rafael, solo por mostrar algunos ejemplos.

Actitud distinta es con los acreedores y capitalistas. En la misma conferencia el ministro de Suárez dejó claro que los esfuerzos de la provincia están puestos en “reperfilar” la deuda provincial. Una verdadera provocación para el pueblo trabajador de Mendoza, los esfuerzos para pagarle a los buitres y especuladores financieros al mismo tiempo que se siembra la incertidumbre entre las familiar trabajadoras por el pago de sus salarios.

El último recurso de la provincia es la emisión de cuasimonedas, que significa el reconocimiento de la incapacidad del gobierno nacional para capitanear la crisis y del desmembramiento del sistema monetario nacional. En términos concretos es una doble confiscación al salario de los trabajadores por la devaluación del peso en relación al dólar y de la cuasimoneda, de circulación local, en relación a los dos anteriores.

La emergencia establece la suspensión del pago de deuda provincial y nacional, como primera medida para defender los salarios. La nacionalización del sistema bancario y el comercio exterior, para asegurar que el ahorro nacional no lo sigan fugando y sea utilizado para un plan de reorganización económica que comience con la reapertura de las fábricas alimenticias.

Los trabajadores están llamados a intervenir para que la crisis se resuelva a favor de los intereses populares.

 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios