fbnoscript
23 de abril de 2020 | #1590

Hay una salida para que la crisis no la paguen los trabajadores

Se han generalizado en estos días las excepciones para sectores económicos y regiones geográficas. Pesan intereses económicos importantes que desean terminar con la cuarentena en sus zonas de influencia. Se está colocando en riesgo a franjas numerosas de la población en función del lucro capitalista.

Mientras tanto, la precariedad del sistema sanitario se evidencia en la extensión de casos entre sus profesionales. Y también en los fuertes brotes en geriátricos, que tendrían que ser los lugares más seguros para la población de riesgo.

Pasan las semanas y no ha habido una movilización de recursos significativos para reforzar el sistema sanitario.

La cuarentena también es incompatible con el hambre. Sin embargo, se mantienen los despidos y suspensiones a la baja. No se aumenta la ayuda alimentaria a los comedores populares. Millones han quedado fuera del Ingreso Familiar de Emergencia, y se sigue demorando su cobro para quienes han sido admitidos.

Quieren aprovechar la emergencia sanitaria para destrozar los derechos de los trabajadores. Y abrir paso, de hecho, a la reforma laboral que vienen alentando.

Mientras tanto, ponen en juego la salud de la población en función de esta agenda.

Más que nunca, los comités obreros electos por los trabajadores, los mandatos a los cuerpos de delegados para actuar, están en el orden del día. Defensa integral del salario, ningún despido, control obrero de la esencialidad y de las condiciones sanitarias donde la actividad sea imprescindible a las necesidades sociales, apertura de cuentas. Que la crisis no la pague el pueblo trabajador. Sólo afectando al gran capital y desconociendo la deuda externa podemos amasar los recursos que necesitamos para defender la vida de nuestro pueblo y abrir paso a una reorganización integral del país sobre nuevas bases sociales.

Por el camino de la lucha del frigorífico Penta, del paro de repartidores, de los reclamos de trabajadores de la salud y de la defensa de las condiciones de trabajo del sindicato del Neumático.

 

Compartir