fbnoscript
21 de mayo de 2020 | #1594

El Covid-19 sigue avanzando en las villas de Capital

Por Iván BF

El total de contagiados de coronavirus en las villas de la Capital ya llega a 1.410. Esto representa el 34% de los casos totales de la Ciudad, pero en el aumento diario de los últimos días representa más del 50%. Los barrios más afectados son la Villa 31 (con 966 casos), la 1-11-14 (con 373) y la 21-24 (con 42).

En este último caso, recién el lunes 18 comenzaron a realizarse operativos de testeo. Es lo que sucedió también en la 31 y en la 1-11-14, donde los gobiernos nacional y porteño empezaron con el operativo cuando la situación ya era crítica y demostraron que la “baja” cantidad de casos se debía al bajo número de testeos. Ahora siguen siendo insuficientes, ya que en varios casos no se le hizo el hisopado a quienes conviven con personas que dieron positivo. Según informes oficiales, en la Villa 31 solo fueron testeadas 984 personas de las más de 40.000 que viven en el barrio, y el índice de positivos es del 60%.

Las condiciones habitacionales en los barrios siguen siendo terribles. El fallecimiento de Ramona Medina, militante social de la Villa 31, que había denunciado no haber tenido agua durante doce días, demuestra la responsabilidad del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y del gobierno nacional que maneja Aysa. El funcionario porteño a cargo de la urbanización del barrio, Diego Fernández, declaró que las instalaciones de agua allí son mejores que las de cualquier otra villa de la Ciudad. Es una declaración autoincriminatoria, que refleja las condiciones de insalubridad a las que condenan a miles de familias. Durante todo el último fin de semana, la Villa 1-11-14 sufrió un corte generalizado que dejó sin agua a más de diez manzanas.

Los contagios de coronavirus siguen aumentando, promovidos por el hacinamiento y la miseria. El gobierno no realiza operativos de desinfección en los pasillos ni dentro de los comedores populares (que no dan abasto a la demanda cada vez mayor), ni atiende el reclamo por la provisión de kits de higiene para las familias -cada vez con menor acceso a esos productos por el aumento de los precios.
Es en este cuadro que el Polo Obrero y el Frente de Lucha Piquetero se volvieron a movilizar por todos los reclamos. Como plantea el proyecto de ley presentado por la banca del Partido Obrero en el Frente de Izquierda en la Legislatura porteña, reclamamos la aplicación de un protocolo especial en las barriadas, que incluya testeos masivos, provisión de agua las 24 horas, desinfección de lugares comunes, reparto de kits de higiene, subsidio alimentario y económico y que se garanticen viviendas en condiciones para quienes tengan que realizar el aislamiento, entre otros puntos.

El gobierno debe responder de manera urgente a estos reclamos y rendir cuentas frente a las organizaciones, vecinos y trabajadores de la salud sobre cómo llevará adelante estas medidas.
 

Compartir