fbnoscript
23 de mayo de 2020

Salta: reincorporación inmediata de los trabajadores del Hospital de Salud Animal

Los trabajadores que se desempeñaban como operarios del Hospital de Salud Animal de Salta fueron despedidos por la intendenta Bettina Romero, motivo por el que hace más de 11 días pusieron en pie un acampe, con trabajadores encadenados y huelga de hambre, en reclamo de su reincorporación.

En lugar de responder a este reclamo, la intendenta avanzo en la persecución y hostigamiento, al punto de amenazarlos con denuncias penales (de acuerdo a lo denunciado por los trabajadores), violentando el derecho a huelga y a reclamar.

La política de despidos en el hospital veterinario responde al vaciamiento de las dependencias municipales, poniendo de manifiesto la continuidad heredada de los gobiernos de Isa y Sáenz en el municipio.

Después de años de reclamo, por parte de asociaciones proteccionistas, Sáenz inauguró hace 1 año el hospital veterinario, con graves problemas de funcionamiento: inestabilidad laboral para sus trabajadores, nombrados solo hasta diciembre de 2019. Carencia en una verdadera infraestructura hospitalaria de alta complejidad, y sin vehículos suficientes para atender emergencias.

Desde el primer día de su mandato, Bettina Romero se negó a renovar los nombramientos de operarios y veterinarios, que se desempeñaban allí. Sin embargo, ante el reclamo de sus trabajadores, la población y las asociaciones proteccionistas, la Intendenta realizó nombramientos, pero solo a una parte de los trabajadores.

Desde principios de 2020, y durante la cuarentena, la Intendenta despidió a 5 operarios. De acuerdo a las denuncias, durante la pandemia, el ejecutivo municipal no les permitía utilizar los baños, haciendo peligrar su salud por no poder acceder a medidas de higiene.

El ajuste también fue denunciado por los trabajadores de los cementerios, que reclaman barbijos, guantes, mamelucos y que incluso denuncian que a los trabajadores en situación de riesgo se los obliga a trabajar. En el caso de los trabajadores de Tránsito, sus delegados denuncian que tienen móviles parados por falta de baterías, no tienen grúas y los baños están en estado deplorable.

El ataque a los trabajadores del hospital veterinario es parte del ajuste que el romerismo municipal pretende imponer a los municipales y a los vecinos, con el concurso de los bloques que integran el Concejo Deliberante, quienes en su inmensa mayoría votó la prórroga del presupuesto 2019 y un impuestazo del casi el 70 % hasta fin de año. El presupuesto congelado mantiene los sueldos de los trabajadores municipales por debajo de la canasta de pobreza, en tanto que para obras públicas solo alcanza para finalizar las obras que estaban en ejecución.

No es el mismo trato con las grandes contratistas privadas de la obra pública, o de la privilegiada empresa recolectora de residuos, Agrotécnica Fueguina, a la que el ejecutivo municipal le garantiza un contrato de más de 1.000 millones, es decir 3 millones de pesos por día (ajusta sus honorarios con la inflación). El Partido Obrero ha denunciado penalmente a la empresa y al gobierno por la contaminación que sufren los vecinos de la zona sudeste y reclama el resarcimiento a los vecinos de Salta por los daños causados.

Nuestra tradición se forjó en la lucha junto a los trabajadores municipales por aumentos salariales y mejora en las condiciones de trabajo. Llamamos a la población a rodear de solidaridad el reclamo de los trabajadores que se desempeñaban en el hospital veterinario.

-Exigimos la reincorporación inmediata de todos los operarios, el pase a planta de inmediato, salario igual a la canasta familiar y el reequipamiento del Hospital de mascotas para que la población trabajadora pueda acceder gratuitamente a este servicio. Presupuesto para insumos de higiene, infraestructura y equipamiento para la atención de pacientes que necesiten cirugías y tratamientos de complejidad. Rechazamos todo tipo de persecución y aprietes.

-Reclamamos que las grandes fortunas de la ciudad paguen un impuesto extraordinario, para financiar el equipamiento de todas las dependencias municipales e iniciar un plan de obras públicas.

 

En esta nota:

Compartir