fbnoscript
30 de junio de 2020

Jorge Macri ataca a los trabajadores de la salud en plena pandemia

El intendente de Vicente López, Jorge Macri, ha decidido pisar el acelerador en el punto más álgido de la pandemia con el objetivo de atacar a los trabajadores del Hospital Houssay, en particular, y a la salud de los trabajadores del distrito, en general. El pasado 19 de junio oficializó el reglamento que había dispuesto la Secretaría de Salud del distrito para los trabajadores del Hospital Houssay, donde se dispone que “faltar a la moral, decencia o reglas de buenas costumbres”, y utilizar las instalaciones para otro fin que no sea “actividades asistenciales o académicas” sería incurrir en una “falta grave” que puede conllevar una sanción. En un cuadro de crecimiento de los contagios en el distrito y en su personal de salud, el intendente quiere penalizar la organización de los trabajadores.

El carácter represivo de esta decisión se contrapone con la política anticuarentena que aplica el propio Jorge Macri al presentar un protocolo para reabrir los templos de la comuna con la idea de “cuidar la salud mental” (Clarín 3/06). Mientras se disparan los contagios, el intendente cede al lobby religioso, a la vez que dispone de un reglamento coercitivo contra el personal de salud.

Ante esta situación, es necesario aplicar un protocolo preventivo en el personal de salud y no punitivo. Sucede que, desde el comienzo de la cuarentena, la única “prevención” que desarrolló la dirección del Houssay fue tomar la temperatura, con termómetros que dan entre 32° y 34°, es decir que no funcionan. Estas últimas semanas se empezaron a realizar testeos de anticuerpos, pero los mismos no se realizan a todo el personal y no son tan efectivos como los hisopados. Enfermeros del hospital denuncian que, ante la presencia de síntomas, les niegan el hisopado y los envían a atenderse al distrito en el que viven.

Las autoridades han avisado a los trabajadores que a partir del lunes 29 retomarán el régimen de trabajo regular -venían trabajando medio turno-, lo que llevará a un amontonamiento de personal que hará imposible el respeto de la medida más esencial, que es el distanciamiento social, cuando ingresamos al punto más alto de la curva de contagios.

El objetivo del ataque

Tan sólo unos días después de decretar el reglamento, la gestión municipal redujo el funcionamiento de todas las dependencias de salud del distrito. En las Unidades de Atención Primaria, recortaron las horas extras generando que los “reemplazantes de guardia” pierdan directamente sus ingresos. En este último caso, los recortes llegan desde el 50% al 100% de los ingresos.

Esto último evidencia la precariedad que domina los contratos de los trabajadores del municipio que se ve reflejada en la limitada atención social y sanitaria que el municipio brinda a los trabajadores del distrito en plena pandemia. Un ataque al personal de la salud, en el momento en que es más requerido, está dirigido a preparar el terreno para un ataque a las condiciones laborales del conjunto de los municipales.

La única salida

La necesidad de hisopados periódicos para todo el personal, la marcha atrás en la modificación de los turnos del personal y el funcionamiento pleno de las dependencias, son reclamos elementales de los trabajadores del hospital que van destinados a proteger la salud de los trabajadores del distrito.

Es necesario que los sindicatos de municipales, estatales y profesionales de la salud rechacen este amedrentamiento convocando asambleas -empezando por el Hospital Houssay, epicentro de la lucha contra el Covid-19-  para discutir y llevar adelante un plan de lucha que ponga en la agenda de Jorge Macri los reclamos de todos los trabajadores del distrito.

 

Compartir