fbnoscript
14 de abril de 2005 | #895

Tarde de furia en Villa Luro

Miles de beneficiarios de los planes Jefas y Jefes de Hogar se encontraron -al llegar al banco- con la abrupta decisión del Ministerio de Desarrollo Social de que sólo le extenderían la tarjeta de cobro a algunos compañeros, según coincidiera la terminación de su DNI con el día. Un abuso, porque ni el Ministerio, ni el Gobierno de la Ciudad habían avisado previamente.
 
En el Banco Ciudad de Villa Luro, ese viernes se agolparon miles de compañeros esperando cobrar de una buena vez la miserable suma de 150 pesos. Algunos con retraso de más de dos semanas en el cobro. Cuatro cuadras de cola y un avance lento. El rumor de que el banco sólo atendería hasta las 15 y dejaría al 70% de la gente fuera del cobro creó una fuerte indignación, que se agravó cuando una señora sufrió un ataque de epilepsia y la Policía se presentó para correr a los gritos a la gente que la estaba auxiliando. Los compañeros empezaron a responderle con gritos y denuncias contra el gobierno de Ibarra y sus funcionarios.
 
Desde dos horas antes, compañeros del PO recorrieron la cola planteando la necesidad de cobrar ese mismo día o de lo contrario ocupar el banco y realizar un piquete en la puerta. La gente comenzó con cánticos: “Queremos cobrar, queremos cobrar”, “la puerta no se cierra” y consignas en contra de Ibarra. En la cola, grandes grupos debatían la política del gobierno de Ibarra y de Kirchner. Había críticas a los aumentos de precios, los pagos al FMI, contra la burocracia villera, etc.
 
A las 16, el banco intentó cerrar la persiana, que estuvo a punto de ser destruida por el accionar de centenares de personas que ocuparon las instalaciones y garantizaron el reparto de la tarjeta hasta las 18:15 de esa tarde.
 
Los compañeros del PO aprovechamos la situación para contactar a compañeros de la Villa 6 Cildañez, Constitución, La Boca, Pompeya, etc.
 
La situación política es favorable para difundir nuestro programa y planteos, para oponer a la mafia reciclada de los Menem y los Grosso una alternativa obrera y socialista en la Ciudad.

Compartir