fbnoscript
13 de septiembre de 2007 | #1009

Kirchner le regala tierras públicas a la “burguesía nacional”

La dama en la UIA

La reciente visita de Néstor Kirchner a la Unión Industrial no sólo fue acompañada de promesas antiobreras. Como prueba de su compromiso con la “burguesía nacional”, Kirchner llegó a la central patronal con una gigantesca “ofrenda”, claro que no de su patrimonio: la entrega de un predio fiscal en el barrio de Barracas, para que la UIA construya allí su propio centro de exposiciones.

En esa zona se promovieron en los últimos meses violentos desalojos contra familias sin techo que ocuparon terrenos. Ahora se explica la saña con que fueron expulsados: el gobierno preparaba una usurpación en favor de los mayores explotadores de la Argentina. “Las negociaciones entre el gobierno y los industriales —relata Clarín del 6/9— se venían realizando en extremo secreto”, como se corresponde con un hecho delictivo. El mismo diario destaca que el predio se ubica “en uno de los barrios porteños que mayor recuperación viene registrando en el precio del metro cuadrado” (ídem). Nadie oculta, por lo tanto, el negocio inmobiliario que viene envuelto en el “regalo” kirchnerista. Como ya ocurre con La Rural, la UIA podrá explotar el predio ferial para todo tipo de eventos, obteniendo ingresos extraordinarios —y millonarios— sobre un terreno gratuito.

Tras los pasos de Menem y De la Rúa

Hace dieciséis años, Carlos Menem le vendió a la Sociedad Rural el predio ferial de Palermo, por una suma muy inferior a la de su real valor inmobiliario. Por esa operación, Menem fue procesado penalmente. Luego, De la Rúa corrió la misma suerte por haber convalidado el negociado. El predio de Palermo, de todos modos, ni siquiera fue explotado por la Sociedad Rural: la “entidad del campo” sólo sirvió de pantalla para que el grupo capitalista Ogden —del actual candidato De Narváez—se quedara con las instalaciones, usufructuándolas para todo tipo de actividades. Seguramente, algún Macri, Roggio o De Narváez hará lo mismo con el predio de Barracas. Pero en este caso, Kirchner fue más lejos que Menem: ni siquiera malvende los terrenos, sencillamente quiere regalarlos. Mientras tanto, las organizaciones de los sin techo peregrinan por tierras en el sur de la ciudad. Es que el Estado, el gran propietario de los terrenos ociosos, los ha reservado para el gran capital.

Denunciamos esta gigantesca malversación de Kirchner, que supera al negociado menemista de La Rural. El próximo jueves 13, el Partido Obrero marchará a la Legislatura de la Ciudad para rechazar esta sesión y reclamar que las tierras de Barracas sean urbanizadas en favor de los sin techo.

En esta nota:

Compartir

Comentarios