fbnoscript
3 de octubre de 2007 | #1012

Orán: Siguen los desmontes y la depredación

En el último tiempo, los desmontes han crecido en forma alarmante en toda la provincia de Salta. En 2006 se desmontaron cerca de 300 mil hectáreas.

En Orán se han habilitado desmontes en áreas que están incluidas como reservas de la biosfera por la Unesco.

En esta localidad las consecuencias de los desmontes son devastadoras. La deforestación ha provocado la expulsión de aborígenes y su concentración en la periferia de la ciudad de Orán donde viven en condiciones de absoluta miseria. También están provocando el aumento y la aparición en las ciudades cercanas de enfermedades como la leishaniasis y el hantavirus. Por supuesto que a todo esto se agrega el peligro de aludes e inundaciones como consecuencia de la perdida de la cobertura del suelo en una zona muy lluviosa.

Otra vez El Tabacal

A pesar de existir una orden judicial que le prohíbe al Ingenio El Tabacal realizar extracción de madera de las tierras donde habita la comunidad ava guaraní, la empresa Seabord Corporation, propietaria del ingenio está extrayendo gran cantidad de madera.

Los habitantes de la comunidad intentaron denunciarlo en la comisaría de Yrigoyen, donde recibieron como respuesta que “el ingeniero Guillermo Jakúlica -gerente de Relaciones Institucionales del Ingenio Tabacal- había hablado con el comisario y le dijo que no reciba ninguna denuncia de nuestra parte, ya que las máquinas de Madenor SRL (un aserradero de Orán) actuaban bajo su dirección y al otro día presentaría escrituras y mapas satelitales que ‘probarían’ la propiedad de las tierras por parte del Ingenio” .

Una situación similar vivieron los peritos antropólogos que actúan en el litigio entre El Tabacal y la Comunidad ava guaraní La Estación por esas tierras, cuando denunciaron que la seguridad privada del ingenio impedía el peritaje bajo las órdenes de Lara Gros, actual diputado provincial y candidato a intendente de Orán en la lista de Urtubey.

El crecimiento de la exportación de azúcar y el enorme negocio de la soja están poniendo en serio riesgo a la población oranense y al medio ambiente que los rodea.

Suspensión inmediata de los desmontes hasta la elaboración de un plan agrario bajo control de trabajadores y campesinos basado en la nacionalización de los grandes latifundios que impulse la creación de puestos de trabajo, la preservación del medio ambiente y el desarrollo urbano de Orán.

Compartir