fbnoscript
6 de diciembre de 2007 | #1020

En Marcos Paz: Curutchet gobierna con represión

En la noche del 19 de noviembre, cuatro jóvenes que realizaban una pintada en la plaza frente al municipio fueron “detenidos” por lo que se conoce en el pueblo como “guardia urbana”, un grupo de seguridad privada que responde directamente al intendente Curutchet y a su secretaria Palmira Chaar.

Los matones demoraron por más de dos horas a los jóvenes, los golpearon y amedrentaron a la vista de todos. Dos de los detenidos son menores.

Los trascendidos indican que la propia Palmira Chaar ordenó su detención. El jefe de estos matones, de apellido Caliba, le habría comunicado a la secretaria que venía siguiendo a estos jóvenes desde el festival del inmigrante, que eran pibes de la “Flaca Díaz” en referencia a Liliana Díaz, dirigente del Partido Obrero de Marcos Paz. Hace dos años, Caliba fue denunciado por agredir a los municipales en huelga.

Los dos menores fueron entregados a sus padres; los mayores llevados al juzgado de Mercedes. El PO convocó a movilizarse a la comisaría local por su liberación. Logramos su liberación.

Junto a los padres, a la comisión directiva del Suteba, el Polo Obrero, Tribuna docente y la UJS advertimos los atropellos que se practican en el distrito y reclamamos que se disuelva la “guardia urbana”.

En dos charlas que realizamos con Liliana Díaz en el barrio Santa Catalina y La Milagrosa se denunciaron razzias y persecuciones a la juventud por la policía y la “guardia urbana”. Los padres, indignados por la pasividad del municipio, comenzaron a visitar a la “guardia urbana” para que les explicaran cuál es su función, grabándolos y filmándolos. En la reunión que tuvieron con el intendente no se logró nada salvo promesas.

La presión llevó a que los bloques opositores del Concejo Deliberante aprobaran por unanimidad (el oficialismo se abstuvo) un proyecto de resolución que “repudia enérgicamente los excesos cometidos por los miembros de la guardia urbana con cuatro jóvenes de nuestra comunidad”. También reclama la “revisión de los estatutos de esa dependencia municipal”, en cuya formación no tuvo intervención el Consejo Deliberante.

Lo que la resolución de los opositores no plantea es la disolución de este grupo represivo, ni exige el desprocesamiento de los chicos.

El PO de Marcos Paz reclama:

* Inmediato desprocesamiento de los cuatro jóvenes.

* Disolución del aparato represivo, fuera la patrulla urbana.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios