05/12/1995 | 476

¡A la francesa, compañeros!

Si a fines del año pasado, la crisis mexicana se propagó como un ‘efecto tequila’ por la mayor parte de los ‘mercados’, ¿no sería la oportunidad de seguir el ejemplo francés y propagar el ‘efecto galo’ entre los trabajadores de todo el mundo y, en lo que nos concierne, en Argentina?


Es una cuestión de pura lógica: a los mismos problemas, las mismas soluciones. La presente crisis francesa, al igual que el ‘cierre’ de oficinas del gobierno de Clinton el mes pasado, demuestra que incluso los poderosos estados imperialistas atraviesan una crisis fiscal gigantesca, que refleja un prolongado estancamiento económico de conjunto, es decir, la necesidad de usar el dinero público para socorrer a los capitalistas que quiebran. En el caso francés, el poderoso banco Credit Lyonnais se va a tragar más de 20.000 millones de dólares en su prevista ‘reestructuración’.


Para descargar esta crisis sobre las espaldas de la clase obrera, el gobierno francés prevé aumentar los aportes de los trabajadores a la seguridad social y reducir el presupuesto de educación y las inversiones públicas, y proceder a la privatización de las jubilaciones y la salud. Conocido, ¿no? A esto han respondido los estudiantes y obreros de Francia con la huelga general y las manifestaciones de masas. Es cierto que en la conciencia de las masas francesas tienen un enorme peso las conquistas como el seguro al parado, la salud gratuita y la jubilación garantizada. Pero lo que más debe haber influido en lanzarlas a la calle es el espectáculo de miseria, degradación y retroceso que observan entre los explotados de los países en que la burguesía consiguió imponer su programa. Por ejemplo, Argentina.  Y la degradación que vienen observando entre ellos mismos. Pero no es la primera vez que los franceses aprenden de las derrotas ajenas e impulsan a otros a la gran lucha.


¿Cuál es la enseñanza? Que hay que ir a una lucha de conjunto, a la huelga general, a forzar a la capitulación completa a los gobiernos entreguistas. La lucha en cuotas no rinde, desgasta. Las acciones aisladas no hacen retroceder a los gobiernos, destruyen la convicción de lucha de las masas. Las ‘tácticas geniales’ de acelerar y frenar, gritar y no hacer, negociar en lugar de golpear, no sirven para nada.


Los De Gennaro y los Palacios (no se puede siquiera hablar de los Martínez) han fracasado, no sólo en Argentina sino por sobre todo en Francia. La huelga francesa se desató y se profundiza por la completa desobediencia de las bases respecto de la burocracia sindical. En Francia también, ésta quiere ‘participar’, sea socialista, comunista o cristiana.


¿No llegamos, acaso, a fin de año en Argentina, con los sindicalistas ‘combativos’ ‘saludando a la bandera’, esperando para actuar el apoyo de un Volando o de un Sábato, o el guiño de un Macri o de un ‘Cavallo’ Alvarez, con sus organizaciones paralizadas, mientras los trabajadores y los estudiantes están luchando en Córdoba, Tierra del Fuego, Aurora, Río Negro,Tucumán y Salta, La Matanza y General Sarmiento?


¿No es un hecho de lo más vergonzoso que estos ‘combativos’ hubieran atacado al movimiento de desocupados de Neuquén, que lucha por el seguro al parado, una de las reivindicaciones que defienden los franceses, que esos desocupados de Neuquén arrancaron en parte, cosa que no lograron de ninguna manera y en ningún lugar ningún burócrata combativo?


Actuar ‘a la francesa’ significa que los nuevos luchadores del movimiento obrero coordinen sus acciones en cada zona, en cada provincia y aun dentro de los sindicatos, para impulsar y organizar la lucha que nos lleve a la huelga general.


‘A la francesa’ significa impulsar Asambleas Populares en todas las provincias y ciudades, como un poder de oposición a los corruptos gobiernos existentes, para imponer que la crisis la paguen ellos -abriendo las cuentas del Estado y de los capitalistas, expropiando a los que han lucrado a costa de los trabajadores y del patrimonio público, no pagando la deuda externa, obligando a contratar a todo ciudadano en edad de trabajar, a pagar un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar, a recuperar el sistema jubilatorio para los trabajadores y pagar el histórico 82% móvil, y por último y fundamental, a impedir la privatización de la salud e imponer una salud gratuita y estatal financiada con un impuesto a los capitalistas.


Llamamos a los activistas que actúan bajo la orientación centroizquierdista o izquierdista democratizante a aprender del ejemplo francés. A dejar de lado sus  consignas desmoralizadoras.


¡Toda gran lucha de los trabajadores no expresa otra cosa que la tendencia de los explotados a  reorganizar la sociedad sobre bases socialistas!

También te puede interesar:

Según el Indec, la actividad se ubicó por debajo de julio y el bimestre cerró a la baja.
Romina Del Plá, candidata del FIT-U, denunció que el desempleo oscila el 20% entre los menores de 29 años, según el Indec.
El organismo publicó el informe estadístico sobre el empleo en el país.
En el marco de la jornada nacional de lucha del Frente Nacional Piquetero.
La derrota del gobierno en las Paso es señal de que el ajuste se siente en las familias obreras.