09/05/1996 | 493

A la ‘Unidad de Izquierda Popular’

6 de mayo de 1996

El mes pasado mantuvimos varias reuniones con vuestras organizaciones, para discutir la formación de un frente de izquierda para las elecciones de Capital del próximo 30 de junio.

 

En esas reuniones, la delegación del Partido Obrero insistió en que el frente debía llevar como candidatos a dirigentes y militantes de los partidos de izquierda. Ustedes se opusieron en forma unánime a este criterio elemental, con el argumento de que se trataba de una propuesta inviable, imposible e impráctica, porque nunca nos pondríamos de acuerdo en los criterios de selección de las candidaturas. Sin reparar en lo absurdo de plantear una unidad incapaz de elaborar criterios de unidad, cuando el trabajo unitario impone siempre la adopción de esos criterios, sea para designar oradores, responsabilidades o tareas; sin reparar en ese absurdo, ustedes sostuvieron que se debían designar candidatos extra-partidarios, en las figuras de Alejandro Olmos y David Viñas. Dijimos también en esas reuniones que la experiencia de Pino Solanas no les había enseñado nada.

 

Les propusimos como criterio de designación de los candidatos una interna abierta luego de un acto que haríamos el 1º de Mayo (acto al cual varias de las organizaciones presentes se opusieron, aunque luego participaran del que ustedes hicieron ese día), señalando que sería un buen factor de movilización militante. Dijimos también que, de no aceptarse este criterio, podíamos recurrir a los resultados electorales de cada partido en el distrito en las dos últimas oportunidades.

 

No hubo caso. Para ustedes, sin Olmos y Viñas el frente era inviable. Para nosotros el asunto era de principios, porque no podíamos aceptar que gente sin organización, sin militancia organizada y sin responsabilidad política ante una organización, pudiera encabezar una alianza de izquierda. Significaría un repudio a la militancia organizada y lo contrario exactamente de lo que deberíamos trasmitir al pueblo explotado durante la campaña electoral, es decir que si quieren triunfar deben organizarse y luchar en una organización.

 

Queda claro que ninguno de los varios criterios que expusimos ‘favorecía’ electoralmente al Partido Obrero.

 

El Partido Obrero tiene una larga lucha a favor del frente de izquierda, como lo prueban las luchas cotidianas, las elecciones sindicales y varias elecciones nacionales. Por eso, no fue con entusiasmo que calificamos a un frente Olmos-Viñas, en nuestra prensa, como “aborto de izquierda”.

 

En la presentación de vuestra alianza ante la justicia, el pasado 30 de abril, ustedes ratificaron la candidatura de Olmos a intendente y al día siguiente hicieron un acto del 1º de Mayo en esa perspectiva política. Plasmaron un frente de izquierda que no es tal, al llevar a un ex nacionalista de derecha como candidato a intendente.

 

No lograron la candidatura de David Viñas, que nos habían pretendido imponer como condición, porque el escritor cedió a las presiones de sus amigos frepasistas que acaban de firmar una solicitada de apoyo a Eduardo Jozami.

 

Ahora pareciera que lo mismo va a ocurrir con Olmos, ante lo cual ustedes tomaron el recaudo de presentar ante la justicia una candidatura alternativa, integralmente compuesta por dirigentes de vuestros partidos. Lo inviable se transformaría así en viable, lo impráctico en práctico y lo imposible en posible. Vuestra propuesta ‘extrapartidaria’, en cambio, habría entrado ahora en el limbo de la fantasía. Olmos también desertaría por las presiones de su entorno frepasista, y quizá no solamente de éste. Ambas deserciones desnudan que con estos candidatos ustedes estaban armando un frente frepasista vergonzante y no de izquierda.

 

Los hechos son contundentes y, todavía más que eso, brutales. Pero hay que relatarlos como son y caracterizarlos como corresponde. Nada une más que la claridad.

 

Aunque un frente de ustedes, sin Olmos ni Viñas ni ‘extrapartidarios, no podría ser ya, debido a estos antecedentes, un frente de izquierda consecuente sino de otras características, nuestro partido entiende que, a pesar de esas brutales limitaciones, podría ser una oportunidad de lucha: de lucha contra el convenio Fiat-Smata, que está siendo apoyado por todas las burocracias sindicales sin excepción; contra el encarecimiento y la privatización de la salud y la destrucción de las obras sociales; contra la destrucción capitalista de la educación; contra el saqueo imperialista del país; por estatuyentes que usen la tribuna parlamentaria para organizar a los explotados contra los explotadores.

 

Reclamamos, por lo tanto, el ingreso a vuestro frente con la plenitud de nuestros derechos y con la autoridad que nos da haber planteado la única perspectiva política concreta de un frente de izquierda.

 

Las circunstancias nos imponen, lamentablemente, que hagamos concesiones extremadamente importantes. Nuestro partido no podrá ya integrar el frente en las boletas electorales, debido a que ha vencido el período de inscripción de alianzas. Otra concesión política fundamental es que, por la misma razón, no podríamos reclamar un cambio del nombre de la alianza, que descalifica a la izquierda clasista y distorsiona la función histórica que debe tener una izquierda consecuente.

 

Es nuestro derecho, sin embargo, discutir el programa de la Alianza, en particular por la ausencia total de medidas concretas en el programa que ustedes han inscripto en la justicia electoral. Queremos plantear reivindicaciones concretas sobre salarios, jubilación privada, jornada laboral, paritarias, educación y salud, organización política del municipio, lucha contra el aparato represivo; cuestiones sobre las que tenemos que llamar la atención de los trabajadores en la campaña electoral y la Estatuyente.

 

Con relación a las candidaturas,  nos corresponde de pleno derecho, de acuerdo a la forma en que ustedes mismos han diseñado la lista para el caso de no contar con Olmos, la primera candidatura a estatuyente, en función de nuestra mayor representatividad relativa a otras organizaciones, según los resultados de las dos últimas elecciones en el distrito.

 

Una vez más nuestro partido se empeña en agotar todas las posibilidades de unidad de la izquierda contra la burguesía y el imperialismo mundiales.

 

En esta nota