Políticas

14/8/2018

A qué viene el secretario de Defensa de Trump

James Mattis se reunirá este miércoles con Oscar Aguad.

@jacyntweets

El secretario de Defensa de Estados Unidos, el general (RE) James Mattis, llegó a Argentina en el marco de una gira regional que incluye Brasil, Chile y Colombia.


Se trata de un tour político de primer nivel para afianzar la alianza entre el imperialismo y esos gobiernos sudamericanos. En la agenda se encuentran la situación de Venezuela, la injerencia de China y Rusia en el continente, la venta de equipamiento militar y la “cooperación” militar, en el cuadro de grandes tensiones comerciales y belicistas. En Argentina, se reunirá con el ministro de Defensa Oscar Aguad, con el que trataría además la reciente reforma de las fuerzas armadas y la posible participación argentina en ´misiones de paz´ auspiciadas por las Naciones Unidas (El Cornista, 13/8). El próximo viernes, precisamente, está previsto que Macri, acompañado por Aguad y Patricia Bullrich, inaugure en Jujuy las “nuevas funciones” de las fuerzas armadas con el despliegue de 500 militares en la frontera norte, que se incrementarán hasta llegar a 3.000 a fin de año (Infobae, 14/8). Significará el debut del decreto presidencial de finales de julio, que habilitó la participación de los militares en la represión interna, en nombre de la “lucha contra el narcotráfico y el terrorismo”, una doctrina dictada por el Pentágono yanqui, que Mattis representa. Vale aclarar que el despliegue de militares en la frontera para brindar “apoyo logístico” a las fuerzas de seguridad no es una novedad en sí misma, ya que comenzó durante los gobiernos kirchneristas. Con el gobierno de Macri se renovaron los vínculos de cooperación con el aparato represivo norteamericano.


El otro tema de preocupación de los yanquis es la presencia de una estación satelital china en Neuquén, como ventiló en un amplio artículo The New York Times a finales del mes pasado. Un artículo de La Nación (13/8) señala que “así como los chinos se asentaron en Neuquén, los norteamericanos también anunciaron que pondrán un pie en la misma provincia”, por medio de una base que detrás de una fachada humanitaria escondería el propósito de custodiar sus intereses en Vaca Muerta y vigilar a los asiáticos. La competencia con China y Rusia por el dominio militar del espacio se cristalizó recientemente con la decisión de Trump de formar una Fuerza Espacial, la sexta rama militar norteamericana. La escalada bélica apuntala la escalada comercial y económica que enfrenta a los yanquis con las potencias rivales en el marco de la crisis mundial. Los yanquis tienen además intereses económicos en la provincia patagónica, empezando por Vaca Muerta, el mayor yacimiento de shale gas del mundo, que ocupa una superficie similar al tamaño de Suiza. La alianza militar con vistas hacia el Pacífico será el eje del paso de Mattis por Chile.


La gira de Mattis comenzó en Brasil. Allí disertó en la Escuela de Guerra de Rio de Janeiro, donde elogió el papel del gobierno golpista de Temer y condenó al “régimen opresor” de Venezuela. “Nos ponemos del lado de Brasil y de otros países de la región contra esta inestabilidad y apoyamos al pueblo de Venezuela, que se encuentra en medio de una tragedia forzada por un régimen opresor” (Clarín, 14/8), lanzó el secretario, reforzando la política de presiones sobre el gobierno venezolano. Este será también el punto saliente de su paso por Colombia, país donde la “cooperación” con el imperialismo en “la lucha contra el narcotráfico”, al cabo de dos décadas y media, ha hecho estragos.