30/01/1996 | 481

Abajo el Convenio Fiat-Smata

José Rodríguez, el ‘patrón’ del Smata, firmó con la FIAT, para la futura planta en Córdoba y la de Sevel en Palomar,  un convenio que provocó la admiración de lo más negrero que vegeta en el país. El convenio de la FIAT estaba siendo discutido con la UOM, pero sorpresivamente el gobierno, la patronal y el Smata  anunciaron que el convenio pasaba a la jurisdicción del Smata. En total secreto, la patronal negoció a dos puntas (con la UOM y el Smata) y terminó firmando con el mejor postor, es decir, con el más entreguista.


El convenio se mantiene en secreto  bajo siete llaves, no se ha dado a conocer el texto íntegro, pero por lo que publicaron algunos diarios surge que Rodríguez firmó:


• semana laboral de 44 horas con turnos y francos rotativos para los sábados. “De esta manera, se garantiza una movilidad de turnos de trabajo adaptables a las variaciones de producción sin mayores costos por horas extras” (Ambito Financiero, 18/1).


• se respetan las vacaciones en verano sólo para los 14 días. “Cuando superen esa cantidad de días, a partir del quinto año de trabajo, la empresa podrá decidir en qué momento se hará efectiva la licencia” (ídem).


•  Se establece la polifuncionalidad, eliminándose las categorías, y el obrero deberá realizar todas las tareas. Los equipos de producción se dividirán “a la manera de células” (Ambito Financiero) repartiéndose entre sus integrantes todas las tareas.


• Claro está que el salario no será polifuncional sino de miseria y vinculado a la productividad. El básico “estaría sujeto a un piso de producción diario de vehículos. A partir de esa cantidad, las mayores ganancias serían repartidas entre la empresa y los empleados según la forma en que se determine” (ídem).


 


Según la UOM, en el convenio firmado por el Smata se establece un jornal de 3,78 pesos la hora cuando para iguales tareas en Cormec es de 6,07 pesos la hora (La Nación, 19/1). Según Ignacio Tello, de la UOM Córdoba, “nosotros no estamos dispuestos a permitir semejante canallada”, lo cual empantanó la discusión entre la UOM y la patronal de FIAT. Ante la falta de acuerdo, la FIAT lo llamó a Rodríguez, quien gustoso firmó la ‘canallada’.


En Prensa Obrera (Nº 469, 17/10/95), habíamos denunciado que la UOM en forma secreta había alcanzado un pre-acuerdo de convenio con la FIAT que establecía “seis días laborables” con “francos semanales variables”. Además, “la jornada de trabajo individual será efectuada con una base plurisemanal a ser definida consensuadamente”.


 


En cuanto a las vacaciones, cuando superen los 14 días, “se contemplará la facultad de otorgar las vacaciones en forma colectiva y/o individual en dos épocas desde diciembre hasta febrero y desde julio hasta agosto … ”.


El pre-acuerdo UOM-FIAT establecía el régimen de ‘polifuncionalidad’, con una remuneración “variable y vinculada a indicadores que midan los efectivos resultados gestionales globales, contemplando pautas como productividad, calidad, eficiencia … ”.


Como se puede apreciar el convenio firmado por el SMATA y la FIAT es un calco del pre-acuerdo UOM-FIAT. La diferencia radicaría en las escalas salariales básicas que en el convenio firmado por el Smata serían un 40 por ciento inferiores a las que cobran los metalúrgicos.


El anuncio del convenio FIAT-SMATA provocó la protesta de la UOM. Lorenzo Miguel fue a verlo a Menem, quien lo escuchó en silencio, según los diarios, es decir no le dio bola. Ahora la UOM hará una presentación ante la Justicia…


Lo que está en claro es que la patronal de la FIAT manejó el convenio a dos puntas y como en un remate firmó con quien le daba más. Como burocracia, Lorenzo Miguel perdió en la competencia antiobrera con Rodríguez, quien de este modo se aseguraría  la jurisdicción gremial de la FIAT, con el cobro de los suculentos porcentajes de cuota sindical, obra social y otros menesteres.


Abajo el Convenio Fiat-Smata. Plenario de Delegados y Asamblea en la UOM. Plenario y Asamblea en el Smata


La firma del convenio FIAT-SMATA revela  todas las trampas que el gobierno y las patronales están dispuestas a hacer para bajar los salarios y aumentar la superexplotación de los obreros.  Para el gobierno y las patronales, no hay jurisdicción gremial que valga y así es que no tuvieron empacho en reconocerle al SMATA la jurisdicción  de la FIAT, que antes se le había otorgado a la UOM.


El convenio SMATA-FIAT es un golpe a los obreros mecánicos y metalúrgicos. A los mecánicos, porque todas las patronales automotrices quieren convenios semejantes para sus fábricas.  El año pasado, José Rodríguez firmó un convenio entreguista con la General Motors y desde entonces  todas las patronales automotrices están imponiendo en las fábricas clausulas de ese convenio. El convenio de la FIAT es parecido al de General Motors.


Es un golpe a los metalúrgicos, porque las patronales autopartistas quieren ‘igualdad de condiciones’ con las automotrices. Se viene entonces una ofensiva de las autopartistas para bajar los salarios, meter la polivalencia, los turnos rotativos y  fraccionar las vacaciones.


La consigna  que unifica hoy a metalúrgicos y mecánicos entonces es: ABAJO EL CONVENIO FIAT-SMATA.  Con este gran reclamo, los delegados y activistas deben exigir la realización de plenarios y asambleas en metalúrgicos y mecánicos. Este reclamo es supervigente en la UOM  que dice que el convenio es una ‘canallada’.


Estos  plenarios y  asambleas metalúrgicas deben hacer un llamado a los obreros mecánicos para rechazar en forma conjunta el convenio firmado por el ‘patrón’ Rodríguez y la FIAT y designar  una comisión común mandatada para discutir el convenio sobre la base de:


 


• jornada máxima de 8 horas. Pago de las horas extras.


• salario mínimo de 1.500 pesos.


• respeto integral de las categorías. No a la polifuncionalidad.


• Vacaciones en verano.


• En caso de disminución de la producción, reparto de las horas de trabajo entre todo el plantel obrero sin afectar el salario.


 

También te puede interesar:

Editorial. Escribe Néstor Pitrola
La petrolera registró una pérdida de 85.000 millones de pesos en el segundo trimestre del año.
La empresa de envíos cesanteó a tres empleados, entre ellos dos delegados sindicales.
Importante concentración de una tenaz lucha que lleva 7 meses y que contó con despedidos de Vialidad e Infraestructura.