18/10/2014 | 1337

Abajo la sanción a Federico Telera

Frente al ascenso del PO los “nac&pop” muestran las uñas


Cuando el intendente Lobos aumento las dietas de concejales y funcionarios políticos del municipio de Guaymallén de $26 mil a casi $40 mil, no tuvo en cuenta que la composición del Concejo Deliberante había sufrido una modificación significativa. El Concejal y dirigente del Partido Obrero Federico Telera, que ingresó este año  con el FIT,  rechazó el aumento y denunció ante la opinión pública el “dietazo” del intendente y su camarilla. El  rechazo popular fue inmediato y adquirió dimensiones enormes. El intento del intendente de apretar a Federico Telera en una reunión,  con el resto de los concejales,  agravó las cosas. Federico denunció lo ocurrido y la indignación popular creció aún más. Su denuncia entroncó con una población que repudia los salarios bajos y los despidos en la municipalidad, mientras peronistas y radicales se aumentan abultadamente sus salarios.


 


Asimilando el golpe sufrido, los concejales anunciaron que no cobrarían el aumento. Pero se trató de una maniobra. A un mes de este escándalo el Concejo Deliberante no derogó el “dietazo”, con lo cual queda vigente para el resto de la planta política del Concejo. 


 


Estas maniobras fueron acompañadas de otras, cuyo objetivo era afectar la consideración pública de nuestro compañero. El Ejecutivo llegó al ridículo de depositarle el sueldo completo sin descuentos, para denunciarlo diciendo que era falso que había rechazado el aumento. Pero el tiro, otra vez, le salió por la culata. Federico Telera mostró todas las presentaciones administrativas que había realizado renunciando al aumento. Otra vez,  el intendente debió retirarse con la cola entre las piernas. 


 


Hasta un portal oficialista dio a conocer encuestas que arrojaban un triple empate entre Federico, el FpV y la UCR, siempre considerados como bloques únicos.


 


La banca en la calle


 


En el mismo momento que fracasaba el operativo de desprestigio a Telera,  el Ejecutivo cerraba, sin previo aviso, el predio de una de las ferias más grandes de Guaymallén. Poco más de 500 feriantes se quedaban sin su trabajo. En una reunión entre nuestro concejal y los feriantes se decidió ganar la calle. 


 


Una marcha de más de 400 feriantes sitió la intendencia exigiendo la continuidad de la feria y  de los puestos de trabajo.


 


Por esta movilización,  el apoderado municipal ha iniciado una denuncia legal contra nuestro compañero por «incitación a la violencia y estafa». En el expediente de la denuncia fueron adjuntadas una serie de fotografías que marcan una acción de espionaje paraestatal, algo singular para una gestión que prometía la liberación nacional y la defensa de los derechos humanos. Esta denuncia fue ingresada al concejo deliberante con el objetivo de comenzar  a “armar” una sanción.


 


El único “crimen” que cometió Telera fue participar e impulsar  la movilización de los trabajadores de la feria, algo que es común en la acción de la banca. Se pretende que el Concejal reduzca su acción política a las cuatro paredes del Concejo, y que no intervenga en las luchas populares.


 


En oposición a cualquier sanción, defendemos  el método con el cual venimos actuando:  a partir de que distintos barrios se han organizado para pelear por la urbanización,  presentamos un proyecto de ordenanza m que establece la emergencia habitacional, con el claro objetivo de desarrollar un movimiento de lucha por la vivienda, días después distintas cooperativas ocuparon el municipio por la paralización de obras prometidas. El apoyo a las bibliotecas populares, la defensa de los centros sanitarios y sus trabajadores, así como la lucha por las 6 horas de trabajo en las oficinas fiscales,  también son parte de la acción de organización y lucha de la banca.


 


Hemos lanzado una campaña contra cualquier tipo de sanción a Federico Telera. Ya se han pronunciado organizaciones como Pueblo Unido, la secretaria general de CTA Guaymallén y la junta ejecutiva de CTA, así como delegados y activistas sindicales y barriales.