30/05/2013 | 1270

Actividades de Jorge Altamira

Con abogados y judiciales


El jueves 23, Jorge Altamira se reunió con abogados y empleados judiciales, convocados por Apel y por la agrupación Judiciales en Lucha, en el marco de la campaña política del Partido Obrero.


Altamira abrió la reunión desarrollando la posición de la izquierda revolucionaria frente al Código Penal, "el corazón de la constitución del Estado". Citó la polémica con el constitucionalista Roberto Gargarella, quien había criticado nuestra consigna de perpetua a Pedraza como un "exceso de castigo". Altamira señaló los límites del garantismo, que no plantea la abolición del Código Penal, y expuso sobre la transformación de la Justicia penal en el tránsito del capitalismo al socialismo: "Una justicia basada en la deliberación popular y la resocialización", opuesta al actual sistema carcelario. Por otra parte, explicó que el pedido de perpetua a Pedraza "es la conclusión inevitable, en los términos del código vigente, del planteo de que existió un 'plan criminal' por parte de la burocracia y la policía". El tribunal que condenó a Pedraza, recordemos, consideró que el homicidio de Mariano fue una consecuencia "indeseada" por los agresores y que los jefes policiales desconocían lo que se estaba perpetrando en Barracas.


Varias intervenciones se refirieron a la actividad en los frentes de militancia, por ejemplo ante la reforma judicial K, los paros convocados por Piumato, los juicios a los genocidas de la dictadura y las movilizaciones por las inundaciones en La Plata. Altamira llamó a concentrar energías en la exposición de nuestro punto de vista sobre la reforma judicial, a elaborar un balance político de los paros de los empleados judiciales y, más en general, a reflejar toda la actividad militante en las páginas de Prensa Obrera. Destacó la campaña por reclutar más corresponsales para nuestro periódico y convocó a producir artículos que reflejen los nuevos apoyos que suscita el Partido Obrero. En varios tramos insistió sobre la oportunidad que abre a la izquierda la actual transición, signada por la bancarrota capitalista.


La reunión concluyó ratificando la continuidad de la campaña por Mariano en junio, cuando se producirán varias novedades, como el llamado a indagatoria de Pedraza y Ricardo Jaime en una causa por el desvío de fondos en el Belgrano Cargas, el juicio oral contra el ‘perito’ Roberto Locles, la difusión de los fundamentos del fallo que condenó a Pedraza y nuestra apelación ante la Cámara de Casación.


 


En Palermo


La actividad con Jorge Altamira en Palermo reunió a alrededor de cien personas, a pesar de las deficiencias que hubo en la difusión de la convocatoria.


El interés principal de la interpelación se centró en el derrumbe del centroizquierda, lo cual se explica por el hecho de que gran parte de los asistentes provenían de ese campo político. Altamira aprovechó el tema para desarrollar las limitaciones insalvables de las principales reformas realizadas por el centroizquierdismo o los K, desde el matrimonio igualitario y la asignación por hijo, hasta el régimen parlamentario. Son limitaciones vinculadas con la condición explotadora y discriminadora del capital, en especial con la agudización de su crisis histórica. El parlamentarismo es una delegación de la soberanía popular, la cual debería ejercerse en forma directa mediante la deliberación y la revocatoria de mandatos.


Altamira destacó que una parte considerable del centroizquierda podría votar al Frente de Izquierda, a pesar de las diferencias existentes, debido a que solamente el programa revolucionario rescata las reivindicaciones progresistas válidas frente al derrumbe del reformismo tradicional. Algunos votantes de la UCR y de Proyecto Sur coincidieron con esta conclusión.


Crisis económica


Las intervenciones siguientes se remitieron a la crisis económica y las propuestas del PO. Se plantearon el vaciamiento de YPF, el no pago de la deuda externa o los biocombustibles. En el abordaje de estos asuntos, Altamira citó numerosos ejemplos recientes y relató la historia de su actividad política militante. Fue contundente cuando señaló que el pago de la deuda externa servía al rescate de la banca internacional que enfrenta una quiebra.


Con respecto a las denuncias de corrupción contra Lazaro Baéz, Altamira denunció que la llamada ‘patria contratista’ viene saqueando el presupuesto desde hace décadas, pero agregó que había una disputa con las contratistas brasileñas por la construcción de hidroeléctricas en Santa Cruz. Planteó confiscar los bienes de las empresas y empresarios que robaron durante todos estos años, desde la dictadura a la democracia, desde los pulpos que se beneficiaron con la estatización de la deuda externa privada -bajo la gestión de Cavallo, en la dictadura- hasta Lázaro Báez.


Consultado por un vecino sobre la iniciativa de Maduro de armar a a dos millones de obreros, Altamira lo descartó como una bravuconada de un gobierno que ha revelado contradicciones internas mortales. Destacó que armas y violencia no son en sí revolucionarias, salvo que expresen un movimiento revolucionario y sirvan a una causa revolucionaria, cuyos protagonistas deben ser siempre las propias masas.


Hacia el final, un asistente destacó el número elevado de asistentes en las charlas en las que había participado, pero sobre todo la importancia enorme de las victorias de la izquierda y el Partido Obrero en Suteba -que hasta ese momento no se habían mencionado. Altamira agradeció que la intervención colmara ese vacío y reforzó las conclusiones del asistente.


Tras el debate, los compañeros del PO de Palermo anunciaron la apertura próxima de un nuevo local en Plaza Italia -el segundo local en Palermo. Otro compañero advirtió que, con la inauguración de una sede en Recoleta, el PO llegaría a 28 locales en la Ciudad de Buenos Aires. Todos los locales de nuestro partido se autofinancian.

También te puede interesar: