29/09/1994 | 428

Después de las protestas vecinales a mediados del año pasado (Morón, Moreno, etc.), por los cortes indiscriminados de luz, se firmó un “acuerdo-marco” entre la gobernación, el foro de municipios y las empresas Edesur y Edenor, con el aval del gobierno nacional, para evitar nuevos conflictos sociales.


Este acuerdo marco consta de 13 artículos. Los más destacados dicen:


Art. 1º: Se califica a los barrios obreros con las categorías “A”, “B”, “B1”, “B2” y barrios carenciados. Mientras se nos engrupe con que entramos al Primer Mundo, todavía nos caratulan como verdaderos “kelpers” en nuestro propio país.


Art. 8º: “Obligaciones” de las compañías distribuidoras:


Inciso c: Instalar en el plazo de 60 a 120 días, uno o más medidores colectivos. Un medidor colectivo o “comunitario” registrará un único consumo de cuatro manzanas. En Villa Jardín abarcaría a 500 o más casas. Esto llevaría a la división de los vecinos y a las peleas; nos convertiría en vigilantes del otro, exigiendo un “consumo razonable”.


Art. 7º: Obligaciones a cargo de las municipalidades:


Inciso c: Formar dentro de los 30 días del “convenio” una comisión representativa de cada núcleo de viviendas “que sea la encargada de recaudar y pagar el importe de cada suministro”. No sólo nos convertiremos en vigilantes, sino también en empleados gratis (forros) de Edesur.


En el mismo artículo 7 inciso 2, dice: “aportar financieramente, en el marco del presente acuerdo, el importe equivalente al canon municipal implícito en la facturación efectivamente cobrada a los usuarios, el que se aplicará a la cancelación de los eventuales saldos impagos de la facturación corriente de los asentamientos categorías “A” y “B1” de su jurisdicción hasta su regularización definitiva”.


También dice en el art. 7º que: “A partir de la fecha de la firma del acuerdo, la municipalidad tiene un plazo de 15 meses para la apertura de las calles de 6 m de ancho para facilitar la colocación de los medidores individuales”.


¡Son las propias empresas privatizadas las que le bajan línea a la municipalidad! Esto deja a las claras que las municipalidades son testaferros de los capitalistas. Como se podrá apreciar, todo un rosario de imposiciones contra los trabajadores.

También te puede interesar:

La banca del PO exigió una licitación, la apertura de las cuentas públicas y la interpelación a Ivancich.
Organicemos el rechazo y una salida que defienda los intereses populares.
Estos ataques hay que responderlos con la organización de usuarios y trabajadores.
El gobierno les pide a las distribuidoras que incluyan en la boleta el monto subsidiado por el Estado.